Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Ramón Poblete : El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (II) La Concertación o las tribulaciones de los mayordomos
Columnas
2010-04-22
3566 lecturas

Ramón Poblete
especial para G80

El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (II) La Concertación o las tribulaciones de los mayordomos

A un mes de iniciado el gobierno de la Alianza por Chile, no hay señales aún de la restauración conservadora que se suponía iba a representar la llegada del multimillonario Sebastián Piñera a La Moneda. Por el contrario, en uno de sus primeros proyectos importantes como presidente, Piñera ha propuesto una muy acotada reforma tributaria -reforma de macetero se la hubiera llamado en los años 60-, desafiando los clichés del eje "libremercadismo-estatismo" con que ambas fracciones del bloque dominante gustan presentarse en público.

A dos razones obedece la ausencia señalada: la primera es que el ala "liberal" que representa Piñera, al contrario que el eje más "ultramontano" de la UDI y los desalojistas de RN, busca acumular momentum político por la vía de atraer a la Democracia Cristiana y rebarajar el naipe de las coaliciones que durante dos décadas han cogobernado el país (1); la segunda, más de fondo, es de orden histórico y estructural: la burguesía chilena no necesita una restauración conservadora, sencillamente porque no hay nada que restaurar. Los veinte años de gobiernos concertacionistas no constituyeron una ruptura de la lógica neoliberal, sino, por el contrario, su legitimación y profundización. La discusión entre las fracciones del bloque dominante es de ritmos y énfasis, no de estructuras.

Dos de las "señales" políticas que se han esgrimido como indicativas de cierta voluntad restauradora -la ola de despidos post terremoto y el nombramiento de Iván Andrusco como Director de Gendarmería-, una vez bien analizadas descubrimos que no son tales.

Los despidos post terremoto obedecen a la misma lógica que la ola de despidos del 2008 en el contexto de la crisis capitalista mundial: el ajuste por la vía de descargar sobre los trabajadores los costos de una crisis de la que no son responsables. Respecto a Andrusco, hay un mal cálculo político de Piñera, al pensar que las organizaciones de DDHH iban a hacer la vista gorda con él como lo hicieron con Lagos y Bachelet cuando nombraron a este mismo esbirro para altos cargos públicos (Lagos lo ascendió a general bajo su mandato; Bachelet, por su parte, lo envió el año 2004 como parte de una delegación de alto nivel para el tema de ¡derechos humanos! a la ONU) (2).

Por supuesto que Piñera no ha echado por la borda la agenda de la derecha conservadora. Pero sabe que necesita construir un consenso político amplio al interior del bloque dominante antes de emprender cualquier iniciativa al respecto. Sabe que la Concertación, que está deseosa de regresar al poder ejecutivo el 2014 para recuperar las posiciones y prebendas que constituían la base de su política clientelista, necesita reposicionarse en términos de imagen haciendo como que defiende a los más pobres frente a la "voracidad empresarial" de Piñera. A su vez, el ala liberal de la alianza busca seguir penetrando en los sectores medios, cuyo viraje hacia la Alianza explica en mayor proporción el triunfo de Piñera el 17 de enero pasado.

En medio de ese escenario se ha desarrollado el vía crucis concertacionista, fuera por primera vez del ejecutivo en veinte años. Los resultados del reciente "cónclave", que dejaron esperando a quienes aguardaban una "autocrítica", y la batalla por los liderazgos internos muestran claramente que, con el gobierno de Piñera, la ex coalición oficialista no percibe amenazas de fondo, sino sólo la normal diferencia entre fracciones del bloque dominante que se alternan en el ejercicio del poder ejecutivo.

A ello ha contribuido ciertamente la mantención -en parte por cálculo político de Piñera, en parte por su imposibilidad de conseguir cuadros medios- de centenares de cuadros intermedios concertacionistas en el aparato estatal. Los partidos de la Concertación, convertidos hace ya muchos años en agencias de colocación, no pueden arriesgarse a una política más confrontacional (que tampoco tienen motivos para desear) contra el nuevo gobierno sin afrontar a la vez el riesgo de romper la frágil cadena de lealtades que supone el no controlar esta vez los nombramientos.

Entusiastas de la ciencia ficción y la literatura fantástica habían especulado que, una vez en la oposición, la Concertación iba a retomar sus antiguos vínculos con los movimientos sociales, corrigiendo de esa forma los vicios y pecados que la llevaron a perder el gobierno. Contra los deseos píos de esos inocentes chocan las profundas transformaciones sufridas por los partidos concertacionistas y, como sustrato estructural, de la estructura de clases bajo el patrón de acumulación neoliberal del capitalismo criollo.  

Los de la Concertación se han convertido en partidos de burguesía mediana y pequeña (no confundir con pequeña burguesía) y de capas medias acomodadas con vínculos clientelistas hacia los trabajadores y las capas medias más pobres, a los que utilizan contra la gran burguesía en su disputa por los puestos de conducción del capitalismo chileno. Luchan por un acceso "igualitario" a los directorios de las grandes empresas, lo que se traduce, en definitiva, en una política elitista al servicio del gran capital (3). En su más modesta escala, aplican las mismas lógicas depredadoras y delincuenciales que los segmentos empresariales de más tonelaje, como queda demostrado por la mega estafa montada por el "progresismo" con las becas Valech, en una coordinada acción entre la empresa privada bajo dirección concertacionista (la UNIACC) y el aparato estatal (la división de Educación Superior del Ministerio de Educación).

Esa es la razón por la cual la Concertación no sólo no impulsó ningún cambio democrático de fondo al modelo neoliberal instaurado por la dictadura, sino que lo legitimaron y profundizaron. Esa es la razón por la cual la Concertación no impulsará tampoco en el futuro ningún cambio democrático de fondo. Esa es la razón por la cual es profundamente equivocada la postura de la izquierda ex extraparlamentaria que insiste en aliarse con la Concertación y que, en la práctica, se ha subordinado a la agenda política de ésta. Se trata de una izquierda que ha perdido sus vínculos con las masas, que hoy confía más en la maniobra cortesana que en la movilización de masas y que se siente cómoda en su papel de lacayos.

Desde el punto de vista de una política de izquierda clasista y anticapitalista, no se puede renunciar a priori a la posibilidad de volver a atraer a esa izquierda a posiciones independientes y que, aún no siendo revolucionarias, luchan consecuentemente por reformas democráticas. Sin embargo, eso pasará, inevitablemente, por la constitución de polos de acumulación de fuerzas político-sociales que a) rompan clara y definitivamente con ambas fracciones del bloque dominante, b) articulen la solidaridad y la lucha populares, c) busquen reordenar el eje político hacia la antinomia explotadores-explotados, d) estén dispuestas a disputar a la burguesía en todos los terrenos de lucha, en particular el terreno electoral y e) anuden todo lo anterior en torno a un programa de reformas democráticas antineoliberales que apunten a la superación anticapitalista del neoliberalismo.
 
Notas

(1) Los llamados que El Mercurio, La Tercera y los think tanks conservadores hacen a Piñera exigiendo aplicar el recetario neoliberal más ortodoxo no son prueba de que Piñera está aplicando esas recetas ortodoxas, sino, por el contrario, de que no lo está haciendo. El domingo 18 de abril, Axel Buchheister, extremista entre los extremistas de derecha, insinuó en La Tercera que tal vez el de Piñera se estaba convirtiendo el quinto gobierno de la Concertación.
(2) El año 2004 el PC estaba negociando un acuerdo electoral municipal con la Concertación, por lo que Hugo Gutiérrez y Lorena Pizarro -ambos militantes PC- no podían levantar mucho la voz para defender los DDHH en ese momento. Enhorabuena ha desaparecido esa restricción.
(3) El fondo de la crítica concertacionista a los "conflictos de interés" de Piñera es ése: en la lucha por la igualdad entre fracciones de la elite, no permitir ninguna ventaja al "enemigo". Júzguese, a la luz de ésto, la consistencia política del semanario del PC, "El Siglo", que, al estar pauteado por la agenda de los "conflictos de interés" planteada por la Concertación, se ha convertido en "mortero de corto alcance" de los intereses de una de las fracciones de la elite binominal en la lucha con la otra. La cercanía de la pasada Semana Santa nos autoriza a decir: "Perdónalos, Señor, porque no saben lo que hacen".

Ramón Poblete
Ramón.poblete.m@gmail.com

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



168.530 lecturas en total tienen las 52 columnas de Ramón Poblete con 3.241 lecturas en promedio por columna
Columnas de Ramón Poblete
2010-06-15
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (III) PC, un retroceso de 75 años
5053 lecturas

2010-04-22
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (II) La Concertación o las tribulaciones de los mayordomos
3567 lecturas

2010-02-25
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (I) Los empresarios salen del clóset (1)
2949 lecturas

2009-12-20
Asamblea Constituyente y Nacionalización del Cobre, el único programa mínimo
3735 lecturas

2009-11-19
Las aristas políticas del debate Caputo - Riesco
4559 lecturas

2009-10-28
El asalto final de Bachelet contra la educación pública
2738 lecturas

2009-09-28
La izquierda sin candidato
2728 lecturas

2009-08-18
El caos electoral de la izquierda
2627 lecturas

2009-07-06
Concertación y Empresariado, la renovación de una vieja alianza
2666 lecturas

2009-05-20
Las candidaturas de la izquierda
2646 lecturas

2009-04-06
MPT, nuevo instrumento político para los trabajadores y el pueblo
3233 lecturas

2009-03-30
Disparen contra Navarro
2868 lecturas

2009-02-19
Llegó el comandante Fidel y mandó a parar
2895 lecturas

2009-02-11
Pacto con la Concertación, bancarrota del Juntos Podemos
2889 lecturas

2009-01-30
Marx y el materialismo dialéctico
4024 lecturas

2009-01-05
¿Y si gana Frei?
3008 lecturas

2009-01-04
¿Keynesiano? No, gracias
2915 lecturas

2009-01-02
¿Y si gana Piñera?
3166 lecturas

2008-11-11
2009, año de rupturas (2ª parte y final)
2833 lecturas

2008-11-10
2009, año de rupturas (1ª parte)
2968 lecturas

2008-11-07
Capital, capital a interés, capital ficticio
3095 lecturas

2008-11-04
Las elecciones municipales: el festival de las cuentas alegres
2822 lecturas

2008-10-21
Premio Nobel de Economía: Jurel tipo salmón
3476 lecturas

2008-10-06
Guillermo Teillier ¿precandidato del Juntos Podemos o de la Concertación?
3076 lecturas

2008-09-27
Crisis del capitalismo global ¿fin del neoliberalismo?
3501 lecturas

2008-09-11
La izquierda y el once, 35 años después
2738 lecturas

2008-07-30
El pacto de macetero
3393 lecturas

2008-07-23
Música de rebeldía
3986 lecturas

2008-07-03
LGE, las lecciones de un nuevo escenario político
2806 lecturas

2008-05-03
De la huelga de los subcontratistas al 1º de Mayo: los trabajadores se ponen al frente
2840 lecturas

2008-04-23
Los trabajadores venezolanos, vanguardia en la lucha por el socialismo
2710 lecturas

2008-04-22
Tribunal Constitucional: el baile de mascaras entre el conservadurismo y el progresismo
2742 lecturas

2008-04-20
Santa Yasna Mártir o la licuefacción moral de la Concertación
3347 lecturas

2008-04-03
Lenin, el Príncipe Rojo (IV Parte: el Imperialismo)
4540 lecturas

2008-03-24
Los ricos también roban
2641 lecturas

2008-03-02
Probosta
3035 lecturas

2008-02-28
Lenin, el Príncipe Rojo (III Parte)
2919 lecturas

2008-02-07
Lenin, el Príncipe Rojo (II Parte)
3444 lecturas

2008-02-04
Compañero Volodia Teitelboim, Chile escucha...
2988 lecturas

2008-01-24
Lenin, el Príncipe Rojo (I Parte)
3641 lecturas

2008-01-18
Golpe Blanco en La Moneda
3086 lecturas

2008-01-04
El elocuente silencio de Bachelet
4082 lecturas

2007-12-05
El socialismo del siglo XXI ha muerto, ¡Viva el socialismo!
3194 lecturas

2007-11-26
Del gobierno ciudadano al cogobierno con la derecha
2880 lecturas

2007-10-30
El pacto por omisión: crónica de una izquierda extraviada
3619 lecturas

2007-10-24
Tonticidio político
3350 lecturas

2007-09-12
El país lleva 34 años muerto, General Bernales
3426 lecturas

2007-09-11
El Capital, el conejo y el sombrero
3420 lecturas

2007-08-31
Grandezas y miserias del “discolismo”
3174 lecturas

2007-08-22
Los trabajadores patean el tablero neoliberal
2965 lecturas

2007-08-02
Cómo no leer El Capital
4046 lecturas

2007-05-29
Mensaje presidencial: la Bolsa o la Vida
3481 lecturas




Hay 16 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA