Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Ramón Poblete : La izquierda sin candidato
Columnas
2009-09-28
2728 lecturas

Ramón Poblete
especial para G80

La izquierda sin candidato

Cerradas las inscripciones electorales y concluido el primer debate presidencial, que claro que la izquierda que busca construir una alternativa política popular se ha quedado sin candidato. Dos de los candidatos -Piñera y Frei- representan la continuidad de los acuerdos políticos fundamentales de la llamada “transición”. Marco Enríquez-Ominami, por su parte, constituye una oferta de renovación política, pero al interior del bloque dominante. Jorge Arrate, finalmente, es un mero apéndice político del pacto electoral entre la Concertación y el Juntos Podemos, pacto que, lejos de ser meramente instrumental, tiene un alcance estratégico que significa la renuncia de una parte de la izquierda a construir alternativa al duopolio Alianza-Concertación.

El cuadro de candidatos se cerró con la renuncia de Alejandro Navarro. Ésta, cuyos signos se multiplicaban desde hacía varias semanas, era absolutamente esperable. La estrategia de Navarro y su pandilla política siempre fue mejorar su posición negociadora con las dirigencias concertacionistas. Se habían encontrado hasta ahora con el obstáculo que suponía la existencia, inesperada para ellos, de una fuerte ala de izquierda al interior del MAS. Hace alrededor de un mes, Fernando Zamorano -el matón político de Navarro- se encargó de defenestrar a los sectores de izquierda de la Comisión Política del MAS y organizó en Vallenar la elección de una directiva funcional a la estrategia conciliadora.

Con la nueva directiva, una semana antes de la renuncia de Navarro el MAS había cerrado un acuerdo parlamentario con el PRI, partido surgido como desprendimiento por la derecha de la Concertación. Este acuerdo echaba por tierra las esperanzas tanto de la izquierda del MAS como las de los grupos políticos que se habían sumado a la campaña de Navarro, como G80, respecto de que la del senador fuera una campaña política presidencial en la línea de constituir una alternativa de izquierda.

El episodio Navarro debe servir para extraer conclusiones políticas de fondo respecto de los llamados “díscolos” concertacionistas, esa fauna de damnificados de las luchas intestinas de la Concertación que buscan albergue transitorio en la izquierda. Esos “díscolos” siempre estarán dispuestos a adoptar una fraseología izquierdista y a levantar en alto los íconos políticos del allendismo para atraerse a sectores a la izquierda de la Concertación y convertirlos en masa de maniobra para resarcirse de sus derrotas políticas al interior de la coalición de gobierno. Están dispuestos incluso a adoptar de palabra algunas demandas programáticas claves, como la exigencia de una Asamblea Constituyente o la nacionalización del cobre y otros recursos básicos. Pero siempre buscarán evitar romper clara y definitivamente con la Concertación, permitiéndose así mantener los puentes negociadores, que a la larga convertirán en sal y agua hasta los programas más radicales.

Es el caso de Jorge Arrate, el niño símbolo del pacto Concertación-Juntos Podemos. Arrate, que fue el enterrador del allendismo en el PS, se presenta como candidato “allendista” y levanta -para satisfacción de la galería izquierdista- un programa donde no faltan, como no, la Asamblea Constituyente y la nacionalización del cobre. El pacto parlamentario tras Arrate, sin embargo, está articulado alrededor de la Concertación, cuyos gobiernos privatizaron el cobre y legitimaron la Constitución de Pinochet. El trato deferente de Arrate hacia Frei en el debate televisivo es un indicador de que el apoyo a Frei, el gran privatizador del cobre y salvador de Pinochet, prevalecerá finalmente sobre cualquier programa. Los votos a Arrate constituirán, objetivamente, cheques en blanco en cuyo reverso ya está escrito el endoso a Frei.

Con una candidatura de izquierda que es un apéndice de la de Frei, la elección presidencial en la práctica es una pelea a tres bandas entre tres representantes del bloque en el poder. Dos de ellos, Piñera y Frei, son los continuadores de los acuerdos políticos fundamentales de la llamada transición -la puesta en régimen y legitimación de la institucionalidad neoliberal construida por la dictadura- y no ofrecen ninguna novedad respecto de los últimos 20 años. Apremiado por la encuestas, Frei se ha puesto un disfraz progresista pero se ve tan natural como Tom Hanks representando el papel de Martin Luther King.

Después de dos décadas bajo gobiernos de la Concertación, cogobiernos con la Alianza en la práctica; después de la aprobación de la LGE, echándose al bolsillo las movilizaciones multitudinarias y el apoyo ciudadano transversal a las demandas por una educación pública de calidad; después de la salvaje represión contra los mapuche, con varios asesinados, un centenar de presos políticos y un clima de ocupación y terror permanente en el Walmapu; después de la persecución a los medios de comunicación populares; después de las leyes represivas dictadas por el gobierno de Bachelet contra los que convoquen a movilizaciones; después de todo ello, nadie puede afirmar en serio que la Alianza es el mal mayor y la Concertación el mal menor. La mayor capacidad de la Concertación para cooptar al movimiento social y sus dirigentes políticos y sociales y mantener un estado de casi permanente desmovilización, reforzando así la gobernabilidad para el gran capital, parece sugerir precisamente lo contrario.

Por su parte, la candidatura de Marco Enríquez-Ominami representa una renovación política del bloque dominante, asentada en los acuerdos estructurales al interior de dicho bloque (por ejemplo, la economía de “mercado”) pero buscando espacio para un recambio político de los cuadros de dirección del aparato estatal. Muchos sectores de izquierda, desencantados, no sin justificación, de las alternativas políticas existentes, han visto en la candidatura de Enríquez la posibilidad de abrir espacios políticos en el cerrado entramado institucional de la Constitución Pinochet-Lagos, con entusiasmo unos, con la calculadora en la mano los otros.

Más allá de los pormenores, es claro que el próximo presidente va a continuar con el modelo político, económico y social de la dictadura, con los ajustes que sean del caso para buscar garantizar la gobernabilidad de los de abajo.

El contexto general en que ocurre esta situación de ausencia, por primera vez en veinte años, de una alternativa real de izquierda en las elecciones es el progresivo desdibujamiento y agotamiento político de la izquierda chilena. Atrapada en los esquemas mentales y políticos previos a 1973, convertidos hoy en mitos sin sustancia (p. e. el eje socialista-comunista, renovado hoy en tono de comedia), la izquierda es incapaz de ofrecer alternativas a los nuevos sujetos político-sociales que están emergiendo en el capitalismo tardío chileno. Arrate representa nítidamente a esa izquierda esclerotizada y crecientemente autista, que todavía se ilusiona con las supuestas contradicciones al interior del bloque dominante.

Una nueva izquierda rebelde y popular está emergiendo muy lentamente de entre las ruinas de la vieja izquierda y los viejos movimientos sociales, irremediablemente cooptados por la fracción liberal del bloque en el poder (como la CUT). Su ritmo de desarrollo es lento y debe ajustar cuentas con sus propios fantasmas teóricos y políticos. Pero posee la voluntad política de transformación que la vieja izquierda ha ido perdiendo inexorablemente, enredada en el posibilismo y su vieja lógica reformista-estalinista.

La conjunción de los movimientos sociales emergentes, de las nuevas representaciones políticas de izquierda y de una reflexión teórico-política revolucionaria crítica y renovada es la tarea de la próxima década para los sectores consecuentemente anticapitalistas.

Estas elecciones marcan un hito en ese proceso, en la medida que la vieja izquierda se va hundiendo, más o menos lentamente, con el acuerdo Concertación-Juntos Podemos como estandarte de ese hundimiento, y una nueva izquierda aún no es capaz de asomar, lo que se expresa en la ausencia de una candidatura radicalmente democrática, revolucionaria y socialista. Los amplios movimientos sociales que se levantaron en la primera mitad del gobierno de Bachelet tampoco estarán representados en esta elección.

A falta de esa alternativa, lo que resta es tomar la calculadora política y determinar qué escenario político es más conveniente para los próximos cuatro años. Cualesqueira sean los números y los cálculos, hay una certeza indiscutible: la Concertación no es el mal menor y, con la incorporación del Juntos Podemos, se levanta en el horizonte con una potencialidad renovada de gatopardismo y desarme de los sectores populares.

Ramón Poblete
ramon.poblete.m@gmail.com

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



168.535 lecturas en total tienen las 52 columnas de Ramón Poblete con 3.241 lecturas en promedio por columna
Columnas de Ramón Poblete
2010-06-15
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (III) PC, un retroceso de 75 años
5053 lecturas

2010-04-22
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (II) La Concertación o las tribulaciones de los mayordomos
3567 lecturas

2010-02-25
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (I) Los empresarios salen del clóset (1)
2949 lecturas

2009-12-20
Asamblea Constituyente y Nacionalización del Cobre, el único programa mínimo
3736 lecturas

2009-11-19
Las aristas políticas del debate Caputo - Riesco
4559 lecturas

2009-10-28
El asalto final de Bachelet contra la educación pública
2738 lecturas

2009-09-28
La izquierda sin candidato
2729 lecturas

2009-08-18
El caos electoral de la izquierda
2628 lecturas

2009-07-06
Concertación y Empresariado, la renovación de una vieja alianza
2667 lecturas

2009-05-20
Las candidaturas de la izquierda
2646 lecturas

2009-04-06
MPT, nuevo instrumento político para los trabajadores y el pueblo
3233 lecturas

2009-03-30
Disparen contra Navarro
2868 lecturas

2009-02-19
Llegó el comandante Fidel y mandó a parar
2895 lecturas

2009-02-11
Pacto con la Concertación, bancarrota del Juntos Podemos
2889 lecturas

2009-01-30
Marx y el materialismo dialéctico
4025 lecturas

2009-01-05
¿Y si gana Frei?
3008 lecturas

2009-01-04
¿Keynesiano? No, gracias
2915 lecturas

2009-01-02
¿Y si gana Piñera?
3166 lecturas

2008-11-11
2009, año de rupturas (2ª parte y final)
2833 lecturas

2008-11-10
2009, año de rupturas (1ª parte)
2968 lecturas

2008-11-07
Capital, capital a interés, capital ficticio
3095 lecturas

2008-11-04
Las elecciones municipales: el festival de las cuentas alegres
2822 lecturas

2008-10-21
Premio Nobel de Economía: Jurel tipo salmón
3476 lecturas

2008-10-06
Guillermo Teillier ¿precandidato del Juntos Podemos o de la Concertación?
3076 lecturas

2008-09-27
Crisis del capitalismo global ¿fin del neoliberalismo?
3501 lecturas

2008-09-11
La izquierda y el once, 35 años después
2738 lecturas

2008-07-30
El pacto de macetero
3393 lecturas

2008-07-23
Música de rebeldía
3986 lecturas

2008-07-03
LGE, las lecciones de un nuevo escenario político
2806 lecturas

2008-05-03
De la huelga de los subcontratistas al 1º de Mayo: los trabajadores se ponen al frente
2840 lecturas

2008-04-23
Los trabajadores venezolanos, vanguardia en la lucha por el socialismo
2710 lecturas

2008-04-22
Tribunal Constitucional: el baile de mascaras entre el conservadurismo y el progresismo
2742 lecturas

2008-04-20
Santa Yasna Mártir o la licuefacción moral de la Concertación
3347 lecturas

2008-04-03
Lenin, el Príncipe Rojo (IV Parte: el Imperialismo)
4540 lecturas

2008-03-24
Los ricos también roban
2641 lecturas

2008-03-02
Probosta
3035 lecturas

2008-02-28
Lenin, el Príncipe Rojo (III Parte)
2919 lecturas

2008-02-07
Lenin, el Príncipe Rojo (II Parte)
3444 lecturas

2008-02-04
Compañero Volodia Teitelboim, Chile escucha...
2988 lecturas

2008-01-24
Lenin, el Príncipe Rojo (I Parte)
3641 lecturas

2008-01-18
Golpe Blanco en La Moneda
3086 lecturas

2008-01-04
El elocuente silencio de Bachelet
4082 lecturas

2007-12-05
El socialismo del siglo XXI ha muerto, ¡Viva el socialismo!
3194 lecturas

2007-11-26
Del gobierno ciudadano al cogobierno con la derecha
2880 lecturas

2007-10-30
El pacto por omisión: crónica de una izquierda extraviada
3619 lecturas

2007-10-24
Tonticidio político
3350 lecturas

2007-09-12
El país lleva 34 años muerto, General Bernales
3426 lecturas

2007-09-11
El Capital, el conejo y el sombrero
3420 lecturas

2007-08-31
Grandezas y miserias del “discolismo”
3174 lecturas

2007-08-22
Los trabajadores patean el tablero neoliberal
2965 lecturas

2007-08-02
Cómo no leer El Capital
4046 lecturas

2007-05-29
Mensaje presidencial: la Bolsa o la Vida
3481 lecturas




Hay 7 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA