Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Ramón Poblete : El caos electoral de la izquierda
Columnas
2009-08-18
2627 lecturas

Ramón Poblete
especial para G80

El caos electoral de la izquierda

La coyuntura electoral del 2009 se caracteriza por una ruptura de los viejos equilibrios de la llamada “transición democrática”, basados en el duopolio Concertación-Alianza y el alineamiento del debate en torno del eje Sí-No del plebiscito de 1988. En la izquierda, la coyuntura se vive como un verdadero caos electoral, fragmentada en distintas facciones que toman posiciones desde un colaboracionismo de clases desembozado hasta un abstencionismo nihilista y sobreideologizado.

La posibilidad cierta de un relevo en la conducción del aparato estatal -pasando de manos de la Concertación a la Alianza-, la erupción de fracciones con distintos grados de confrontación con sus dirigencias, tanto en la Alianza (Kast en la UDI, Plaza en RN) como en la Concertación- donde alcanzan el mayor nivel de conflictividad, hasta el grado de levantar una candidatura presidencial paralela, la de Marco Enríquez-Ominami- y la transversalización del debate político en el bloque dominante (como muestra el programa de Enríquez) son factores que evidencian un desplazamiento del centro de equilibrio del poder en dicho bloque.

El contexto de la lucha entre las tres candidaturas neoliberales es el acuerdo de fondo que existe entre ellas sobre la mantención de las estructuras básicas de la institucionalidad pinochetista: mercantilización extrema en lo económico y social y oligarquía electoral en lo político. Es en ese contexto donde se pueden comprender los debates político-programáticos de Piñera, Frei y Enríquez. También ese es el marco para que adquieran tanta relevancia las acusaciones que se disparan diariamente por los medios en torno de cuestiones intrascendentes (el “farandulismo” de Enríquez, el indulto a un narcotraficante por Frei, el proceso por la quiebra del Banco de Talca con respecto a Piñera).

El sistema electoral chileno se parece cada vez más al estadounidense, con su acuerdo de fondo entre demócratas y republicanos sobre el sistema político y económico-social, sus debates sobre la vida personal de los candidatos, la aparición periódica de “outsiders” respecto del eje bipartidista pero “insiders” respecto del sistema y la marginalización de cualquier debate alternativo respecto de las bases imperialistas de la sociedad estadounidense.

Enríquez-Ominami emerge en este cuadro representando socialmente a una burguesía mediana y pequeña que, tras dos décadas de “transición”, no es interpretada por la vieja contienda del Sí y el No, es ajena a los grupos de poder en la Concertación y la Alianza y percibe que la pérdida de legitimidad social del sistema político es una amenaza para la paz social. Enríquez-Ominami tiene lazos empresariales tanto con el aparato estatal como con el sector privado en un rubro económico -la producción audiovisual- que es uno de los nichos de incubación de esta nueva burguesía emergente y “emprendedora”.  

Aunque el peso económico de esta burguesía mediana es ínfimo en comparación con los grandes dinosaurios empresariales -los Luksic o los Matte-, su potencial como generadora de una nueva legitimidad política del capitalismo no es desdeñable, como lo prueba el éxito con que se ha posicionado su candidatura, que ha logrado arrastrar tras sí a amplias capas y sectores sociales y políticos.

En ese sentido, Enríquez-Ominami es un “outsider”-“insider”, que en primer lugar aparece como salvavidas de la Concertación, captando y reteniendo una votación que de otro modo hubiera perdido hacia la derecha y hacia la izquierda, pero que, en una mirada más general, representa una posibilidad de renovación política al interior del bloque dominante.

En la izquierda, las candidaturas actuales oscilan entre el entreguismo que representa Jorge Arrate y las vacilaciones de Alejandro Navarro.

En Octubre del año pasado concluíamos, a propósito del lanzamiento de la precandidatura de Guillermo Teillier, que el PC iba a apoyar a la Concertación en primera vuelta o iba a presentar una candidatura de bajísimo perfil con el fin de no hacer olas a la candidatura concertacionista. Los hechos nos han dado la razón: la candidatura de Arrate es meramente testimonial y el Partido Comunista está en campaña por su verdadero candidato, Eduardo Frei, como testimonian las recientes declaraciones de la alcaldesa Claudina Núñez, quien habló de Frei como “nuestro candidato presidencial”. El periodista Iván Gutiérrez reconoció, en una columna reciente en “Crónica Digital”, que hay sectores en el Juntos Podemos que ya están pensando en bajar a Arrate y trabajar derechamente por Frei en primera vuelta.

Donde la campaña del PC por Frei alcanza su cúspide es en el semanario “El Siglo”, que ha dedicado una serie de reportajes -en que se revelarían supuestos documentos de la CIA- para hacer campaña por Frei y tender lazos entre el partido y el candidato.  

Dos parecen ser las motivaciones del PC para el acercamiento hacia Frei. Primero, una razón política: el diseño del PC de lograr conquistar algunas diputaciones busca reconstruir la tradicional mediación entre el ejecutivo y los sectores populares vía parlamento, permitiendo al PC lograr una cuota de participación dentro del régimen clientelista prebendario consagrado por la Constitución de 1980; si gana Piñera, sería muy difícil que ese diseño funcionara, pues requiere cierta capacidad de obtener las prebendas desde el ejecutivo. Segundo, una razón económica: a diferencia de Bachelet, el PC no tiene vínculos políticos directos con Frei. Para que puedan continuarse los millonarios aportes que el gobierno entrega al PC a cambio de estabilidad social, el PC busca generar esos vínculos con Frei, apoyándolo en materias sensibles para él, como la versión del supuesto asesinato de Eduardo Frei Montalva por la dictadura, y alineándose con el oficialismo en la guerra sucia entre los comandos de la Alianza y la Concertación.

Por su parte, el MAS está en los hechos quebrado respecto de la candidatura de Navarro. Un ala derechista, compuesta fundamentalmente por los operadores políticos socialistas que Navarro llevó consigo al salir del PS, y cuyo máximo exponente es Fernando Zamorano, apuesta por constituir alianzas hacia el centro político, la Concertación. Para estos sectores, la salida del PS fue sólo una maniobra política destinada a obtener mayores cuotas de poder al interior de un bloque conformado por la Concertación y el MAS. Los bajos porcentajes obtenidos por Navarro en las encuestas amenazan su posición negociadora y por ello buscan bajar a Navarro en Septiembre.

Por otro lado, existe un ala izquierda que ha ido fortaleciéndose a nivel de bases y de directivas regionales. Esta ala de izquierda -que se siente identificada con procesos políticos como los de Venezuela y Bolivia- busca constituir alianzas hacia la izquierda y construir un bloque político popular que se exprese en las luchas electorales con un claro perfil de izquierda, rompiendo claramente con el duopolio Alianza-Concertación. La apuesta de este grupo es seguir con Navarro hasta diciembre, con la lógica política de utilizar la candidatura como núcleo de agrupación del mencionado bloque popular.

El propio Navarro se ha mostrado dubitativo y vacilante al momento de definirse. Pesa en él su largo pasado concertacionista, con su lógica de componendas y cálculos políticos pequeños. Su apuesta de convertirse en líder se ha visto constreñida por esa mediocridad política con la que no ha querido ni podido romper. Sus declaraciones de apoyo a Bachelet, así como el desgraciado episodio de sus palmoteos y sonrisas con uno de los patriarcas del golpe, Agustín Edwards, muestran la baja estatura política de Navarro.

A las vacilaciones de Navarro se suman las de algunos grupos que lo apoyan desde fuera del MAS, como Nueva Izquierda y Fuerza Social, los que han echado a andar una iniciativa para unificar las candidaturas de Navarro y Arrate en una sóla candidatura de izquierda. La omisión del tema parlamentario en dicha iniciativa muestra que la idea es sumarse, sin mayores cuestionamientos, al pacto Concertación-Juntos Podemos, constituyendo de paso un espacio más o menos disimulado para una bajada “digna” de Navarro, que se presentaría como un gesto de “unidad” y no como la capitulación que efectivamente sería.

Más hacia la izquierda, las recientes definiciones electorales del MPT dificultan las posibilidades de dicho espacio federado de constituir un núcleo de agrupación y crecimiento efectivo de las fuerzas políticas anticapitalistas. Más que la definición presidencial -llamado a votar nulo en ambas vueltas-, esperable por las vacilaciones e indefiniciones de candidaturas como la de Navarro, lo que marca la duda es la definición parlamentaria, donde el MPT se ha abstenido de apoyar las candidaturas populares que están levantando algunas de las fuerzas en su seno, como ANDHA y SOL-PP. Esta definición quiebra algunos de los principios constituyentes del MPT, como la solidaridad hacia las luchas de sus organizaciones federadas, pero, sobre todo, muestra una rigidez política que dificulta la ampliación del espacio político al que el MPT debería llegar. Además, muy probablemente ANDHA y SOL-PP tomarán distancia del empeño federado.

Nacido en un contexto de giro a la derecha de lo que quedaba de la izquierda histórica chilena -análogo, guardando las proporciones, al nacimiento de la Tercera Internacional en el contexto del giro a la derecha de la socialdemocracia en la I Guerra Mundial- es esperable la existencia de cierto “linke radikalismus”, de eso que Lenin llamó la enfermedad infantil del comunismo. Pero para avanzar en la dirección de agrupar a la izquierda anticapitalista y convertirse en un referente de masas, el MPT deberá operarse del “ultraizquierdismo de nuevo cuño” que constituye un lastre político para su crecimiento.

Una de las cuestiones que cruzan al MPT es la pugna en su interior entre organizaciones que lo ven como un proto-partido, siendo el carácter federativo una especia de “mal menor”, y quienes valoran precisamente el carácter federativo del instrumento como una forma organizativa adecuada al momento político y orgánico de la izquierda anticapitalista. Las definiciones electorales del MPT de alguna manera están marcadas por esa pugna, pues buscan establecer posturas a partir de mayorías y minorías, sin agotar el debate político.

El mapa político de la izquierda anticapitalista en Chile está todavía en movimiento y es claro que los actuales instrumentos son necesariamente provisorios. Entre el entreguismo del PC y el Juntos Podemos y la esterilidad de la retórica ultraizquierdista (ver por ejemplo los análisis políticos del “portal rodriguista”), existe un espacio político por llenar por parte de la izquierda anticapitalista. Ese espacio debe ser llenado con: a) un programa de reformas democráticas de perspectiva anticapitalista, b) una estrategia que combine la lucha rupturista de masas con la utilización de aquellos espacios institucionales que permitan ligar la acción y el discurso de los sectores más radicales -hoy numéricamente exiguos- con las amplias masas despolitizadas pero crecientemente frustradas, y c) una organización que, dando cuenta de la heterogeneidad de las organizaciones anticapitalistas actualmente existentes, pueda efectivamente conducir y convertirse en factor de agrupamiento y acumulación de fuerzas.

No puede volver a repetirse que las fuerzas revolucionarias abandonen el espacio electoral a la burguesía y dejen sin conducción ni alternativa política a millones de chilenos en momentos que la mayor crisis capitalista de las últimas décadas golpea a los trabajadores y al pueblo. De la capacidad de llenar ese espacio, proyectando sobre él las luchas sociopolíticas de crecientes sectores populares, dependerá en gran medida el futuro de esa izquierda anticapitalista en Chile.
 
Ramón Poblete
ramon.poblete.m@gmail.com

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



168.532 lecturas en total tienen las 52 columnas de Ramón Poblete con 3.241 lecturas en promedio por columna
Columnas de Ramón Poblete
2010-06-15
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (III) PC, un retroceso de 75 años
5053 lecturas

2010-04-22
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (II) La Concertación o las tribulaciones de los mayordomos
3567 lecturas

2010-02-25
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (I) Los empresarios salen del clóset (1)
2949 lecturas

2009-12-20
Asamblea Constituyente y Nacionalización del Cobre, el único programa mínimo
3735 lecturas

2009-11-19
Las aristas políticas del debate Caputo - Riesco
4559 lecturas

2009-10-28
El asalto final de Bachelet contra la educación pública
2738 lecturas

2009-09-28
La izquierda sin candidato
2728 lecturas

2009-08-18
El caos electoral de la izquierda
2628 lecturas

2009-07-06
Concertación y Empresariado, la renovación de una vieja alianza
2667 lecturas

2009-05-20
Las candidaturas de la izquierda
2646 lecturas

2009-04-06
MPT, nuevo instrumento político para los trabajadores y el pueblo
3233 lecturas

2009-03-30
Disparen contra Navarro
2868 lecturas

2009-02-19
Llegó el comandante Fidel y mandó a parar
2895 lecturas

2009-02-11
Pacto con la Concertación, bancarrota del Juntos Podemos
2889 lecturas

2009-01-30
Marx y el materialismo dialéctico
4024 lecturas

2009-01-05
¿Y si gana Frei?
3008 lecturas

2009-01-04
¿Keynesiano? No, gracias
2915 lecturas

2009-01-02
¿Y si gana Piñera?
3166 lecturas

2008-11-11
2009, año de rupturas (2ª parte y final)
2833 lecturas

2008-11-10
2009, año de rupturas (1ª parte)
2968 lecturas

2008-11-07
Capital, capital a interés, capital ficticio
3095 lecturas

2008-11-04
Las elecciones municipales: el festival de las cuentas alegres
2822 lecturas

2008-10-21
Premio Nobel de Economía: Jurel tipo salmón
3476 lecturas

2008-10-06
Guillermo Teillier ¿precandidato del Juntos Podemos o de la Concertación?
3076 lecturas

2008-09-27
Crisis del capitalismo global ¿fin del neoliberalismo?
3501 lecturas

2008-09-11
La izquierda y el once, 35 años después
2738 lecturas

2008-07-30
El pacto de macetero
3393 lecturas

2008-07-23
Música de rebeldía
3986 lecturas

2008-07-03
LGE, las lecciones de un nuevo escenario político
2806 lecturas

2008-05-03
De la huelga de los subcontratistas al 1º de Mayo: los trabajadores se ponen al frente
2840 lecturas

2008-04-23
Los trabajadores venezolanos, vanguardia en la lucha por el socialismo
2710 lecturas

2008-04-22
Tribunal Constitucional: el baile de mascaras entre el conservadurismo y el progresismo
2742 lecturas

2008-04-20
Santa Yasna Mártir o la licuefacción moral de la Concertación
3347 lecturas

2008-04-03
Lenin, el Príncipe Rojo (IV Parte: el Imperialismo)
4540 lecturas

2008-03-24
Los ricos también roban
2641 lecturas

2008-03-02
Probosta
3035 lecturas

2008-02-28
Lenin, el Príncipe Rojo (III Parte)
2919 lecturas

2008-02-07
Lenin, el Príncipe Rojo (II Parte)
3444 lecturas

2008-02-04
Compañero Volodia Teitelboim, Chile escucha...
2988 lecturas

2008-01-24
Lenin, el Príncipe Rojo (I Parte)
3641 lecturas

2008-01-18
Golpe Blanco en La Moneda
3086 lecturas

2008-01-04
El elocuente silencio de Bachelet
4082 lecturas

2007-12-05
El socialismo del siglo XXI ha muerto, ¡Viva el socialismo!
3194 lecturas

2007-11-26
Del gobierno ciudadano al cogobierno con la derecha
2880 lecturas

2007-10-30
El pacto por omisión: crónica de una izquierda extraviada
3619 lecturas

2007-10-24
Tonticidio político
3350 lecturas

2007-09-12
El país lleva 34 años muerto, General Bernales
3426 lecturas

2007-09-11
El Capital, el conejo y el sombrero
3420 lecturas

2007-08-31
Grandezas y miserias del “discolismo”
3174 lecturas

2007-08-22
Los trabajadores patean el tablero neoliberal
2965 lecturas

2007-08-02
Cómo no leer El Capital
4046 lecturas

2007-05-29
Mensaje presidencial: la Bolsa o la Vida
3481 lecturas




Hay 11 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA