Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Ramón Poblete : Llegó el comandante Fidel y mandó a parar
Columnas
2009-02-19
2895 lecturas

Ramón Poblete
especial para G-80

Llegó el comandante Fidel y mandó a parar

Con una precisa y calculada operación política, el Comandante Fidel puso en su sitio a Bachelet, al “progresismo” chileno y a la Internacional Socialista. La pretensión de éstos –utilizar las relaciones diplomáticas entre Chile y Cuba para iniciar un trabajo de zapa de largo plazo con el fin de llevar la restauración capitalista a la Isla de la Libertad– quedó sepultada por un buen tiempo.

En los últimos años hemos presenciado como Cuba progresivamente ha ido conquistando más y más espacios diplomáticos para eludir el cerco con el que pretendió encerrarla el imperialismo, en especial tras el derrumbe del socialismo europeo. La estrategia de choque de los EEUU, detrás de la cual está el exilio cubano de Miami, ha revelado ser un completo fracaso.

En otros bloques imperialistas, en especial en la Unión Europea, empiezan a buscarse otras estrategias frente a Cuba. El objetivo sigue siendo el mismo: restaurar el capitalismo en Cuba y acabar con las conquistas políticas y sociales de la Revolución Cubana. Pero se buscan otros caminos para llegar a ese fin, intentando por medio de la diplomacia y las relaciones comerciales ir abriendo progresivamente forados en el andamiaje del socialismo cubano, para seguir un curso parecido al que ha seguido China.

Uno de los actores políticos tras esa estrategia es la socialdemocracia, agrupada en la Internacional Socialista. Cuando Fidel dejó su cargo de Presidente del Consejo de Ministros, los distintos bloques imperialistas se prepararon para la “inevitable transición”. La socialdemocracia designó a José Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno español, como encargado político de esa eventual transición.

La idea de la socialdemocracia es lograr, mediante buenos oficios de personeros “cercanos” a la dirección cubana, ir convenciendo a los líderes de la isla de realizar una apertura cada vez mayor, que tiene dos ejes centrales: la instauración de una democracia liberal en lo político y de una economía de mercado en lo económico (1).

El Partido Socialista de Chile, afiliado a la Internacional Socialista, comparte estos propósitos restauradores. Recordemos que en noviembre de 1996, durante la visita de Fidel a Chile, Hortensia Bussi, viuda de Salvador Allende (de la cual el presidente estaba separado de hecho y que sólo por razones protocolares fue su primera dama), mordió la mano que le dio de comer en el exilio y pidió restaurar la democracia burguesa en Cuba.

En ese contexto, el “progresismo” chileno decidió usar el viaje a Cuba de Michelle Bachelet como una plataforma política para la estrategia de restauración gradual. Para esa estrategia, el bloqueo estadounidense es contraproducente, pues, en su particular visión, sólo fortalece las posiciones más “duras” dentro del gobierno cubano. En palabras del diputado PPD Antonio Leal: “Terminar con el boicot impuesto hace 50 años, en medio de una brutal guerra fría, es la llave maestra para abrir a Cuba a las dos grandes universalizaciones epocales: la democracia y el mercado, y en ambos casos la dirigencia y el pueblo cubano deberán decidir cómo se concilia eso con su actual régimen político monopartidista y cuál es el modelo con el que se enfrenta el cambio hacia una economía abierta y competitiva” (2).

El enfrentamiento entre el “progresismo”, por una parte, y la Democracia Cristiana y la Alianza, por otra, es el traslado a la escena política nacional del choque entre las estrategias de EEUU y la UE, comandada esta última por la socialdemocracia, y de quien capitalizaría la eventual “transición” cubana. Los seudoprogresistas chilenos no iban a Cuba en son de amistad, sino cumpliendo una muy específica misión política.

Por supuesto, la dirección cubana estaba al tanto de esta estrategia. Su apuesta era aprovechar los conflictos interimperialistas en provecho propio, para debilitar el bloqueo y a su enemigo inmediato, EEUU. Ello la obligaba a un cuidadoso gallito diplomático, que le permitiera, por una parte, sacar dividendos políticos tangibles (acuerdos políticos y comerciales, condena al bloqueo), así como neutralizar la operación política de la socialdemocracia.

Cuando el viaje ya era un hecho y ambas cancillerías afinaban los últimos detalles, Bachelet comenzó a develar sus cartas. Incluyó en su visita una entrevista al arzobispo de La Habana, como un gesto “blando” a la disidencia y, sobre todo, para posicionarla como eventual mediadora neutral entre el gobierno cubano y los sectores disidentes. Ya en Cuba, Bachelet no trepidó en cometer la grosería de romper el protocolo y dar una entrevista en el Palacio de Gobierno, desairando públicamente a su anfitrión, Raúl. El gesto reforzaba la imagen de mediadora situada sobre las partes.

La respuesta cubana fue precisa y eficaz. Bastó recordarle a Bachelet, por medio de una de las reflexiones de Fidel, que nuestro país tiene algunos temas internacionales pendientes y que no está en condiciones, por lo tanto, de ser mediador en otras latitudes. En una palabra, confrontó al seudoprogresismo con sus “muertos en el clóset”. Como la intervención la hizo Fidel, Cuba no arriesgaba ninguna revancha diplomática. Los acuerdos entre Chile y Cuba ya estaban firmados y los éxitos diplomáticos no se pusieron en riesgo. Pero la estrategia socialdemócrata caía al suelo herida de muerte.

La reacción del “progresismo” chileno fue la esperada. Se sacó la careta de amigo de Cuba y desde todas sus tribunas vomitó contra Fidel y sugirió que había una lucha al interior de la dirección cubana, como forma de mitigar la derrota sufrida. Adoptando el lenguaje de las administraciones estadounidenses, Sergio Muñoz destiló su veneno en el gobiernista diario La Nación: “Es tiempo de distinguir entre los intereses de la nación cubana y los de una dictadura a la que también le llegará su hora” (3). Ni Bush lo habría dicho mejor.

En la izquierda, las reacciones de muchos de sus personeros fueron una vergüenza. Manuel Cabieses, conocida calcetinera de Bachelet que inventó el término “femicidio político”, calificó la publicación de Fidel como una equivocación: “se equivocó Fidel, pero tenía razón” tituló una columna de opinión, sólo algunas semanas después de dedicar un número completo de su revista “Punto Final” a la Revolución Cubana.

Guillermo Teillier, presidente del PC y precandidato presidencial por ese partido, se alineó con el gobierno, calificó la intervención de Fidel como inoportuna y señaló que el tema de la mediterraneidad boliviana es un asunto bilateral (4). En una columna anterior señalamos que el pacto con la Concertación constituía la bancarrota política del Juntos Podemos. Las declaraciones de Teillier confirman ese juicio, pues es evidente que el PC ha perdido toda independencia política para opinar distinto del gobierno, preocupado más de asegurar unos cuantos cupos parlamentarios que de defender los principios de la izquierda.

La intervención de Fidel no hizo sino señalar la distancia enorme entre la revolución cubana y los oportunistas del “progresismo”, pobres y tristes caniches amaestrados del gran capital. Con la enorme autoridad política y moral que le ha otorgado la historia, Fidel señaló una clara línea divisoria entre la izquierda auténtica y los que se disfrazan de ella para confundir a los pueblos.
 
Ramón Poblete
ramon.poblete.m@gmail.com

   1. El programa del Partido Socialdemócrata Cubano plantea el reconocimiento del derecho de todos los cubanos a “invertir en la economía, crear empresas propias o mixtas en la producción y los servicios, contratar obreros, técnicos y especialistas para las mismas según acuerdo libre entre ellos y a participar libremente en el mercado nacional e internacional”. Naturalmente, este es un derecho que no pueden ejercerlo todos, pues, si así ocurriera, no quedaría a nadie a quien contratar. Forzosamente, este es un derecho para una minoría capitalista que debe estar, en la práctica, conculcado para la mayoría.
   2. “Desideologizar la visita de Bachelet a Cuba”, Diario electrónico El Mostrador, 9 de febrero, http://www.elmostrador.cl/index.php?/noticias/articulo/desideologizar-la-visita-de-bachelet-a-cuba/.
   3. Sergio Muñoz, “La Provocación”, La Nación, 17 de febrero de 2009, p. 32.
   4. Como recordó acertadamente la periodista Pamela Jiles, hace sólo unos años, en una acto de bienvenida a Evo Morales, Teillier y otros dirigentes de izquierda “gritaban a voz en cuello ‘mar para Bolivia’”.




Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



168.540 lecturas en total tienen las 52 columnas de Ramón Poblete con 3.241 lecturas en promedio por columna
Columnas de Ramón Poblete
2010-06-15
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (III) PC, un retroceso de 75 años
5053 lecturas

2010-04-22
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (II) La Concertación o las tribulaciones de los mayordomos
3567 lecturas

2010-02-25
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (I) Los empresarios salen del clóset (1)
2950 lecturas

2009-12-20
Asamblea Constituyente y Nacionalización del Cobre, el único programa mínimo
3736 lecturas

2009-11-19
Las aristas políticas del debate Caputo - Riesco
4559 lecturas

2009-10-28
El asalto final de Bachelet contra la educación pública
2738 lecturas

2009-09-28
La izquierda sin candidato
2729 lecturas

2009-08-18
El caos electoral de la izquierda
2628 lecturas

2009-07-06
Concertación y Empresariado, la renovación de una vieja alianza
2667 lecturas

2009-05-20
Las candidaturas de la izquierda
2646 lecturas

2009-04-06
MPT, nuevo instrumento político para los trabajadores y el pueblo
3233 lecturas

2009-03-30
Disparen contra Navarro
2868 lecturas

2009-02-19
Llegó el comandante Fidel y mandó a parar
2896 lecturas

2009-02-11
Pacto con la Concertación, bancarrota del Juntos Podemos
2889 lecturas

2009-01-30
Marx y el materialismo dialéctico
4025 lecturas

2009-01-05
¿Y si gana Frei?
3008 lecturas

2009-01-04
¿Keynesiano? No, gracias
2915 lecturas

2009-01-02
¿Y si gana Piñera?
3167 lecturas

2008-11-11
2009, año de rupturas (2ª parte y final)
2833 lecturas

2008-11-10
2009, año de rupturas (1ª parte)
2968 lecturas

2008-11-07
Capital, capital a interés, capital ficticio
3095 lecturas

2008-11-04
Las elecciones municipales: el festival de las cuentas alegres
2822 lecturas

2008-10-21
Premio Nobel de Economía: Jurel tipo salmón
3476 lecturas

2008-10-06
Guillermo Teillier ¿precandidato del Juntos Podemos o de la Concertación?
3076 lecturas

2008-09-27
Crisis del capitalismo global ¿fin del neoliberalismo?
3501 lecturas

2008-09-11
La izquierda y el once, 35 años después
2738 lecturas

2008-07-30
El pacto de macetero
3393 lecturas

2008-07-23
Música de rebeldía
3986 lecturas

2008-07-03
LGE, las lecciones de un nuevo escenario político
2806 lecturas

2008-05-03
De la huelga de los subcontratistas al 1º de Mayo: los trabajadores se ponen al frente
2840 lecturas

2008-04-23
Los trabajadores venezolanos, vanguardia en la lucha por el socialismo
2710 lecturas

2008-04-22
Tribunal Constitucional: el baile de mascaras entre el conservadurismo y el progresismo
2742 lecturas

2008-04-20
Santa Yasna Mártir o la licuefacción moral de la Concertación
3347 lecturas

2008-04-03
Lenin, el Príncipe Rojo (IV Parte: el Imperialismo)
4540 lecturas

2008-03-24
Los ricos también roban
2641 lecturas

2008-03-02
Probosta
3035 lecturas

2008-02-28
Lenin, el Príncipe Rojo (III Parte)
2919 lecturas

2008-02-07
Lenin, el Príncipe Rojo (II Parte)
3444 lecturas

2008-02-04
Compañero Volodia Teitelboim, Chile escucha...
2988 lecturas

2008-01-24
Lenin, el Príncipe Rojo (I Parte)
3642 lecturas

2008-01-18
Golpe Blanco en La Moneda
3086 lecturas

2008-01-04
El elocuente silencio de Bachelet
4082 lecturas

2007-12-05
El socialismo del siglo XXI ha muerto, ¡Viva el socialismo!
3194 lecturas

2007-11-26
Del gobierno ciudadano al cogobierno con la derecha
2880 lecturas

2007-10-30
El pacto por omisión: crónica de una izquierda extraviada
3619 lecturas

2007-10-24
Tonticidio político
3350 lecturas

2007-09-12
El país lleva 34 años muerto, General Bernales
3426 lecturas

2007-09-11
El Capital, el conejo y el sombrero
3420 lecturas

2007-08-31
Grandezas y miserias del “discolismo”
3174 lecturas

2007-08-22
Los trabajadores patean el tablero neoliberal
2965 lecturas

2007-08-02
Cómo no leer El Capital
4047 lecturas

2007-05-29
Mensaje presidencial: la Bolsa o la Vida
3481 lecturas




Hay 10 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA