Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Ramón Poblete : Marx y el materialismo dialéctico
Columnas
2009-01-30
4023 lecturas

Ramón Poblete
especial para G80

Marx y el materialismo dialéctico

La cita más célebre del Quijote de la Mancha, “dejad que los perros ladren, Sancho, es señal de que avanzamos”, no figura en ninguna parte de la opus magna de Cervantes; el poema más conocido de Jorge Luis Borges, “Instantes”, no fue escrito por Borges. Se trata en ambos casos de falsificaciones que por repetidas han tomado fuerza de verdad. Del mismo modo, a Karl Marx se ha atribuido la invención del llamado “materialismo dialéctico”, una mezcolanza ecléctica nacida de los teóricos de la II Internacional, en especial del menchevique Georgi Plejanov. De ese regurgitado teórico se alimentaron a su vez los filósofos estalinistas que a fines de los años veinte del s. XX compilaron y dieron forma definitiva al “materialismo dialéctico”.

En el marco de la última versión de “La Fiesta de los Abrazos”, organizada por el Partido Comunista, se realizó una presentación del libro “Resumen del Tomo I de El Capital”, compilado por Alejandro Yánez. En dicha presentación, Francisco Herreros, director de “El Siglo” expuso su ponencia “La inapelable vigencia de Marx”, donde destaca como uno de los aportes más importantes de Marx el que “en filosofía, estableció sólidamente el materialismo dialéctico”. En descargo de Herreros, digamos que la tradición “curricular” de los partidos que se inspiran o dicen inspirarse en Marx ha “establecido sólidamente” el ramo de materialismo dialéctico como parte de la malla básica de formación de sus cuadros. Herreros no hace sino recoger una mentira que se ha vuelto sentido común.

Para evitar equívocos, definiremos el materialismo dialéctico como la doctrina filosófica que se caracteriza por:

    * Postular la existencia de un problema fundamental de la filosofía, la relación de la materia con la conciencia, y afirmar que es la materia la que determina la conciencia, siendo ésta un derivado de aquélla.
    * Entender la materialidad esencialmente como materialidad del mundo natural; a esta materia se agrega la cualidad de ser “dialéctica”.
    * Concebir el conocimiento como “reflejo”, como la impresión que provoca la materia sobre la conciencia.
    * Separar la doctrina filosófica general, el materialismo dialéctico, de su aplicación al estudio de la sociedad, el materialismo histórico.
    * Tener una concepción acrítica y cuasi positivista de la ciencia.

Marx utilizó en muy pocas ocasiones el término “materialismo dialéctico” y siempre lo hizo como sinónimo de materialismo histórico. Para Marx no hay sino “concepción materialista de la historia” y nunca concibió una doctrina filosófica separada y anterior a ésta. A diferencia del materialismo dialéctico, la concepción de Marx se caracteriza por:

    * No hay problema fundamental de la filosofía, porque la propia filosofía es un problema, una excrecencia ideológica que nace de determinada praxis histórico-social; lo fundamental para Marx es entonces entender esa praxis y las formas ideológicas en que los seres humanos toman conciencia de ésta.
    * El “materialismo” de Marx se refiere, fundamentalmente, a la materialidad de las relaciones sociales, a la existencia de relaciones entre los seres humanos que existen objetivamente, independientemente de la conciencia de éstos, pero que son producto de su propia actividad. La dialéctica es la dialéctica de las relaciones sociales, de la unidad e interpenetración mutua de objeto y sujeto en la creación y transformación de la “naturaleza social” que es la sociedad humana.
    * El conocimiento se entiende como producción: conocemos aquello que producimos. Es el caso de las categorías de la economía política (precio, ganancia, capital), formas de conocimiento que son producidas simultáneamente con la reproducción de las relaciones sociales capitalistas por intermedio del mercado.
    * El corolario es que no hay separación entre DIAMAT e HISTMAT, siguiendo la terminología oficial soviética. Para Marx, “no hay más ciencia que la ciencia de la historia”.
    * La ciencia es también una manifestación ideológica que nace de determinadas relaciones sociales. A la idea de un sujeto exterior al objeto, de la que surge la fantasía erótica máxima de la ciencia burguesa, la idea de poder acceder al objeto sin interferencias del sujeto, Marx opone la identidad sujeto-objeto, de la que nace, ante todo, una teoría crítica. El socialismo científico debe entenderse, antes que nada, como socialismo crítico.

El materialismo dialéctico nace en el seno de la II Internacional como una interpretación de las ideas de Marx de la que el propio Marx siempre tomó distancia. Sus fuentes están en la influencia de la ideología burguesa positivista y su ideal del “progreso”, la creciente atracción de capas intelectuales y pequeñoburguesas hacia la socialdemocracia y la burocratización del movimiento obrero y el estrechamiento economicista de sus horizontes.

Georgi Plejanov sistematizó la “filosofía de Marx” y dio su forma al materialismo dialéctico. Lenin abrevó en esa fuente, a pesar de su distancia política con Plejanov, pero en 1914-1916, después de la gran conmoción que significó la I Guerra Mundial y la traición de los jefes de la socialdemocracia, toma distancia de ese materialismo para burócratas y, lectura de Hegel mediante, da un viraje filosófico más acorde con su propia praxis política.

Tras la muerte de Lenin se consolidan las tendencias burocráticas en la sociedad soviética, de las que el ascenso de Stalin al poder fue el momento culminante. Los filósofos oficiales de Stalin toman el materialismo dialéctico plejanoviano y lo transforman en el materialismo dialéctico estalinista, el DIAMAT.  

El DIAMAT es la ideología del reflujo del movimiento revolucionario y del triunfo de las tendencias burocráticas. La actividad crítico-práctica de los individuos y clases sociales, problema central en Marx, es desplazado por el ya mencionado “problema central de la filosofía”, desplazamiento que coincide con el desplazamiento real que la clase obrera, protagonista central del Octubre Rojo, tiene en la vida del Estado soviético hacia fines de los años 20. Si el sujeto es expulsado de la filosofía como problema central es porque ya ha sido expulsado de la dirección política de la revolución en la práctica.

El materialismo dialéctico no fue sólo una inocente materia dentro del currículum oficial de los cuadros de la izquierda “marxista-leninista”. Como ideología del grupo dirigente soviético, expresó y fundamentó sus intereses políticos y tuvo efectos políticos prácticos muy significativos y determinantes en la historia del movimiento revolucionario.

Un ejemplo muy cercano. La política del KOMINTERN hacia América Latina estuvo cruzada por las concepciones escoláticas del DIAMAT, especialmente por su esquematismo y rígido etapismo histórico (1). En 1929, en la I Conferencia de Partidos Comunistas de América Latina realizada en Buenos Aires, se definió como la tarea política fundamental de los comunistas en el continente la “revolución democrático-burguesa antifeudal y antiimperialista” y, por lo tanto, a la burguesía como una de sus fuerzas motrices, pues se suponía que jugaba un rol progresista. Ninguno de los dirigentes del KOMINTERN estuvo jamás en América Latina y extrapolaron a nuestro continente la situación de Asia (2).

Los intentos de realizar análisis concretos de la realidad social latinoamericana – como los notables “Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana” (1927), de José Carlos Mariátegui –fueron relegados a una situación marginal (3).

El triunfo de la Revolución Cubana significó un golpe bajo la línea de flotación al etapismo y a la idea de revolución democrático burguesa y dio origen a un florecimiento de la reflexión política y social marxista en América Latina (influencia que se puede ver, por ejemplo, en la Teoría de la Dependencia), influyendo incluso en el surgimiento de una reflexión teológica original y revolucionaria, la Teología de la Liberación.

La burguesía, tan ensalzada por la teoría de la revolución democrático-burguesa, por supuesto que no se dio por enterada y siguió sus propios intereses de clase, alineándose con el imperialismo y la oligarquía terrateniente cada vez que el movimiento obrero fue demasiado insolente. La “revolución democrático-burguesa” fue una fuente permanente o bien de claudicaciones o bien de derrotas. La caída de la Unidad Popular, con la burguesía “progresista” encabezada por la DC sumada a la conspiración golpista, fue una refutación dolora y trágica del DIAMAT estalinista y su rígido etapismo.  

Los viejos hábitos mentales y políticos son difíciles de erradicar. La izquierda chilena está hoy resucitando la vieja concepción frentepopulista de la “burguesía progresista” para levantar un frente político contra la exclusión que no hará sino consolidar la institucionalidad neoliberal, por la vía de intentar fortalecer a una de las fracciones del bloque dominante en desmedro de la otra.

Una nueva izquierda, que levante el proyecto democrático, revolucionario y socialista de Salvador Allende, deberá necesariamente dejar de lado el pesado lastre escolástico del “materialismo dialéctico” y reencontrarse con el núcleo central del comunismo crítico de Marx, la “filosofía de la praxis” (4). Una nueva lectura de Marx desde América Latina debe considerar, necesariamente, los aportes de Mariátegui, del Che, de la Teología de la Liberación, de Paulo Freire, por mencionar sólo algunos. Sólo de esa forma la izquierda podrá armarse ideológicamente para conducir las grandes batallas de los trabajadores y el pueblo, batallas que empiezan a dibujarse en el horizonte de la gran crisis capitalista, y para dar cuenta de la rica praxis de liberación que  los oprimidos del continente están llevando a cabo.
 
Notas

   1. El etapismo es la concepción de la sucesión rígida de los modos de producción (comunismo primitivo, esclavismo, feudalismo, capitalismo, socialismo-comunismo). Es una extrapolación a nivel universal de la evolución histórica de Europa e importa, por lo tanto, un fuerte eurocentrismo. Es la absolutización de un esquema histórico planteado por Marx en el Manifiesto, esquema que el mismo Marx entendió como una posible trayectoria histórica, pero no como una ley obligatoria, una especie de teleología histórica.
   2. Respecto de Asia la concepción de la revolución democrática burguesa y el carácter progresista de la burguesía, línea política oficial del KOMINTERN, no tuvo tampoco mucho éxito que digamos. Mientras el Ejecutivo de la Internacional recomendaba a los comunistas chinos la alianza con el Kuomingtang, el ala derecha del Kuomingtang reprimía a los obreros y provocaba masacres como las del levantamiento de Shangai. La Revolución China triunfaría, años más tarde, contra la línea oficial de la III Internacional.
   3. Sólo después de mucho tiempo de establecidas las definiciones políticas centrales comenzó un trabajo serio y sistemático de estudio teórico de la realidad de América Latina. En los años 40 se desarrollarán los estudios de Caio Prado sobre la sociedad colonial brasileña, que intentan abordar las características específicas de la dominación imperialista en el Brasil. La polémica sobre el carácter feudal o capitalista de América ocuparía un lugar central en las discusiones teóricas de la segunda mitad del s. XX, por su relación con el problema de la caracterización de la revolución en América Latina: revolución democrática burguesa o revolución socialista.
   4. El término “Filosofía de la Praxis” fue acuñado por el marxista italiano Antonio Labriola,  a fines del s. XIX. Labriola había llegado, hacia 1880, antes de su encuentro con el marxismo, a una concepción de la historia muy cercana a la que desarrollaron Marx y Engels décadas antes. Antonio Gramsci hará suya la definición de Labriola del marxismo como “filosofía de la praxis”.

Ramón Poblete
ramon.poblete.m@gmail.com

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



168.529 lecturas en total tienen las 52 columnas de Ramón Poblete con 3.241 lecturas en promedio por columna
Columnas de Ramón Poblete
2010-06-15
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (III) PC, un retroceso de 75 años
5053 lecturas

2010-04-22
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (II) La Concertación o las tribulaciones de los mayordomos
3566 lecturas

2010-02-25
El nuevo escenario político tras el triunfo de Piñera (I) Los empresarios salen del clóset (1)
2949 lecturas

2009-12-20
Asamblea Constituyente y Nacionalización del Cobre, el único programa mínimo
3735 lecturas

2009-11-19
Las aristas políticas del debate Caputo - Riesco
4559 lecturas

2009-10-28
El asalto final de Bachelet contra la educación pública
2738 lecturas

2009-09-28
La izquierda sin candidato
2728 lecturas

2009-08-18
El caos electoral de la izquierda
2627 lecturas

2009-07-06
Concertación y Empresariado, la renovación de una vieja alianza
2666 lecturas

2009-05-20
Las candidaturas de la izquierda
2646 lecturas

2009-04-06
MPT, nuevo instrumento político para los trabajadores y el pueblo
3233 lecturas

2009-03-30
Disparen contra Navarro
2868 lecturas

2009-02-19
Llegó el comandante Fidel y mandó a parar
2895 lecturas

2009-02-11
Pacto con la Concertación, bancarrota del Juntos Podemos
2889 lecturas

2009-01-30
Marx y el materialismo dialéctico
4024 lecturas

2009-01-05
¿Y si gana Frei?
3008 lecturas

2009-01-04
¿Keynesiano? No, gracias
2915 lecturas

2009-01-02
¿Y si gana Piñera?
3166 lecturas

2008-11-11
2009, año de rupturas (2ª parte y final)
2833 lecturas

2008-11-10
2009, año de rupturas (1ª parte)
2968 lecturas

2008-11-07
Capital, capital a interés, capital ficticio
3095 lecturas

2008-11-04
Las elecciones municipales: el festival de las cuentas alegres
2822 lecturas

2008-10-21
Premio Nobel de Economía: Jurel tipo salmón
3476 lecturas

2008-10-06
Guillermo Teillier ¿precandidato del Juntos Podemos o de la Concertación?
3076 lecturas

2008-09-27
Crisis del capitalismo global ¿fin del neoliberalismo?
3501 lecturas

2008-09-11
La izquierda y el once, 35 años después
2738 lecturas

2008-07-30
El pacto de macetero
3393 lecturas

2008-07-23
Música de rebeldía
3986 lecturas

2008-07-03
LGE, las lecciones de un nuevo escenario político
2806 lecturas

2008-05-03
De la huelga de los subcontratistas al 1º de Mayo: los trabajadores se ponen al frente
2840 lecturas

2008-04-23
Los trabajadores venezolanos, vanguardia en la lucha por el socialismo
2710 lecturas

2008-04-22
Tribunal Constitucional: el baile de mascaras entre el conservadurismo y el progresismo
2742 lecturas

2008-04-20
Santa Yasna Mártir o la licuefacción moral de la Concertación
3347 lecturas

2008-04-03
Lenin, el Príncipe Rojo (IV Parte: el Imperialismo)
4540 lecturas

2008-03-24
Los ricos también roban
2641 lecturas

2008-03-02
Probosta
3035 lecturas

2008-02-28
Lenin, el Príncipe Rojo (III Parte)
2919 lecturas

2008-02-07
Lenin, el Príncipe Rojo (II Parte)
3444 lecturas

2008-02-04
Compañero Volodia Teitelboim, Chile escucha...
2988 lecturas

2008-01-24
Lenin, el Príncipe Rojo (I Parte)
3641 lecturas

2008-01-18
Golpe Blanco en La Moneda
3086 lecturas

2008-01-04
El elocuente silencio de Bachelet
4082 lecturas

2007-12-05
El socialismo del siglo XXI ha muerto, ¡Viva el socialismo!
3194 lecturas

2007-11-26
Del gobierno ciudadano al cogobierno con la derecha
2880 lecturas

2007-10-30
El pacto por omisión: crónica de una izquierda extraviada
3619 lecturas

2007-10-24
Tonticidio político
3350 lecturas

2007-09-12
El país lleva 34 años muerto, General Bernales
3426 lecturas

2007-09-11
El Capital, el conejo y el sombrero
3420 lecturas

2007-08-31
Grandezas y miserias del “discolismo”
3174 lecturas

2007-08-22
Los trabajadores patean el tablero neoliberal
2965 lecturas

2007-08-02
Cómo no leer El Capital
4046 lecturas

2007-05-29
Mensaje presidencial: la Bolsa o la Vida
3481 lecturas




Hay 15 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA