Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Benjamín Gonzalez : Las grietas en el poder del discurso
Columnas
2013-01-24
2470 lecturas

Benjamín Gonzalez
especial para G80

Las grietas en el poder del discurso

“En una sociedad como la nuestra son bien conocidos los procedimientos de exclusión. El más evidente, y el más familiar también, es lo prohibido. Se sabe que no se tiene derecho a decirlo todo, que no se puede hablar de todo en cualquier circunstancia, que cualquiera, en fin, no puede hablar de cualquier cosa”. De esta forma, Michel Foucault en su conferencia de presentación como profesor en el Collège de France en 1970, introducía y resumía (de forma somera, para luego desarrollar el tema) cómo funciona una de las tantas exclusiones del discurso: lo prohibido. Se resume en que no todos pueden hablar de todo en cualquier parte.

Sin embargo, estas barreras que crean los que detentan el poder del discurso (o sea, los que pueden hablar de todo, en cualquier parte) a veces muestran pequeñas fisuras, grietas por donde los molestos gritos de los que están (estamos) bajo la oficialidad del sistema, se cuelan.

Para comprobar esto, basta con mirar lo ocurrido en la última noche de la versión número cuarenta y cuatro del Festival del Huaso de Olmué. Roberto Márquez, el vocalista de Illapu, banda que se presentaba en el certamen, aprovechó la vitrina del escenario (transmitido en vivo por televisión abierta a lo largo y ancho del país) para tocar temas y proclamar consignas a favor del pueblo mapuche, las cuales de otra forma, no se ven en la televisión. Incluso, dieron el espacio para que entrara un grupo de estudiantes con un lienzo y micrófono abierto para recordar que el movimiento estudiantil no está muerto.

Sin embargo, esta “arrancada de tarros” no es nueva en escenarios de este tipo. Hace un par de años ocurrió algo similar con Juana Fe en el proscenio antes mencionado, aprovecharon de disparar contra el montaje en el caso bombas, dedicando una de sus canciones a Joan Jara, a Patagonia sin represas, al insurrecto Magallanes, los presos políticos mapuches y anarquistas.

En el Festival de Viña del Mar pasado, recordada es la carta abierta que leyó Manuel García al Presidente Piñera en apoyo, nuevamente, a los mapuche y estudiantes (“Los estudiantes no lo dejarán dormir si usted no los deja soñar”). Guardando absolutamente todas y cada una de las proporciones, esto también se vio en versiones anteriores, como la participación el 2011 de Calle 13, con un show cargado de mensajes políticos, incluso, en su espalda versaba con plumón: “Fuerza Mapuche”. Recordadas son también las presentaciones de Los Prisioneros en escenarios como el Festival de Viña del Mar y la Teletón, donde dispararon contra la Iglesia, el gobierno de turno, la hipocresía de la política chilena y la dictadura.

En otro ámbito pero también en la misma línea, ¿de qué otra forma hubiera podido decir lo que dije en mi discurso de licenciatura de los cuartos medios del Instituto Nacional generación 2012, si no me hubiera camuflado entre los que detentan el poder del discurso, para saltar esa barrera de lo prohibido de la que hablaba Foucault y estando desde el otro lado, pisar esa valla?

Ahora bien, la línea divisoria de “filtrarse en las grietas que deja el sistema para bombardearlo desde ahí” es muy delgada del otro extremo: “estar y ser parte del sistema”. Y también, hay que entender estas acciones solo como “saludos a la bandera” y formas de visibilizar ciertos temas aprovechando la vitrina, pero nunca como el único camino de “lucha” posible. Es decir, mi discurso y las intervenciones de los artistas antes mencionados, no pasan de ser un verso, una anécdota, o a lo más, el punta pie inicial a una discusión mucho más grande e importante. Pero, vuelvo a repetir, es necesario, desde mi perspectiva, aprovechar los pocos espacios que aún brindan los que detentan el poder.

Eduardo Galeano diría respecto a estas intromisiones en el sistema que más arriba describí, que: “Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no nos sacan del subdesarrollo, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenen la alegría de hacer, y la traduzcan en actos. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable”.

Benjamín Gonzalez

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



318.717 lecturas en total tienen las 2 columnas de Benjamín Gonzalez con 159.359 lecturas en promedio por columna
Columnas de Benjamín Gonzalez
2013-01-24
Las grietas en el poder del discurso
2471 lecturas

2012-12-29
Discurso de Graduación 2012 de 4os Medios del Instituto Nacional
316246 lecturas




Hay 13 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA