Noticias
2007-02-20
3899 lecturas

LA CREMA DEL NEGOCIO
REFORMA PREVISIONAL:

La reforma previsional, presentada como la piedra angular de la red de protección social que impulsa el gobierno de Michelle Bachelet, es uno de los proyectos de mayor profundidad social inducido por los gobiernos de la Concertación.

No es anodina una iniciativa que de la noche a la mañana (a decir verdad, de aquí a dos años) permitirá que las personas mayores de 65 años que no consiguieron durante su vida reunir fondos para una jubilación, gocen de una pensión de 75 mil pesos, lo que se duplicaría en el caso de una pareja. La nueva pensión debiera comenzar a regir a partir de julio de 2008, para alcanzar el valor completo al año siguiente. Esta demora ha sido, en principio, lo único rechazado por algunos parlamentarios -por cierto, de la oposición de derecha-. Por lo tanto es altamente probable que el proyecto no halle mayores obstáculos en su proceso legislativo. Tal como ha dicho el gobierno, será el gran proyecto de ley del año entrante.

El Sistema de Pensiones Solidarias, que es la cara no sólo más atractiva sino más valiosa del proyecto, es una red protectora, una especie de renta mínima universal para las personas que han quedado fuera del sistema de pensiones, como las dueñas de casa, los trabajadores independientes o las temporeras. Pero la reforma también ayudará a los que han cotizado de manera insuficiente. En estos casos, el Estado otorgará un subsidio proporcional a todos aquellos jubilados con pensiones menores a los 200 mil pesos, aspecto de la reforma que debiera estar operativo hacia 2012.

Una iniciativa de esta naturaleza no ha tenido referente alguno en nuestra historia reciente, por lo cual prácticamente ningún grupo social, gremial o político se ha opuesto a esta cara del proyecto. El Estado, tal vez a la manera de un Estado neoliberal subsidiario (que ha de atender por distintas razones a los excluidos del mercado), como un Estado activo que recupera atribuciones propias del Wellfare State (como desea creer y desea verse la Concertación), ha ido en rescate de sus ciudadanos más debilitados, en este caso los más ancianos y empobrecidos. Una acción que, sin embargo, es paralela, acaso tangencial, al sistema previsional. La reforma previsional, aun cuando parezca una paradoja, no ha tocado el sistema de fondos de pensiones administrados por el sector privado a través de las AFPs.

El subsidio es grande, y por su volumen tiene ribetes similares a las políticas de un Estado benefactor. Posiblemente lo parezca, pero su inspiración no puede estar más lejos de aquello. La vocación de la reforma es la cristalización del modelo de libre mercado y del Estado subsidiario. Si en este caso son muchos, tal vez demasiados, los que han quedado fuera del mercado, la obligación -a cargo del Fisco, de los ingresos del cobre, de los impuestos que pagan todos incluso los más pobres, como es el alto IVA-, se traspasará al futuro y pesará sobre los otros cientos de problemas sociales que arrastra nuestro país. LA “CREMA” DEL NEGOCIO El proyecto de reforma, que es una importante innovación en las políticas públicas orientadas a los extremos sociales, es sin duda un subsidio a los más pobres, pero también es la validación del sistema de capitalización individual, al que ha dejado intacto. Al no tocarlo, al tomar el Estado la carga social del sistema, lo que hace es consolidar a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPs) como sistema único de previsión y como puntal financiero de la economía chilena.

El Estado, el gobierno en este caso, asume los costos y premia a las administradoras con lo que los analistas denominan la “crema” del negocio. Bajo la lógica del mercado, lo que hace no es sólo subsidiar a los más pobres, sino también subsidiar a las administradoras. Neoliberalismo en su versión más vul- gar, o “capitalismo entre compadres”, como alguna vez le llamó Stiglitz.

La reforma a la previsión se adapta de manera estricta a las bases libremercadistas diseñadas durante la dictadura. El sistema elaborado hacia los inicios de 1980 por José Piñera y Miguel Kast ha demostrado su absoluto fracaso en cuanto sistema previsional, pero queda hoy reforzado por el Estado al certificarlo como el único administrador de los ahorros de los trabajadores.

Del mismo modo como la salud y la educación han pasado a ser áreas clave para la inversión y el comercio -en ambos casos también con el subsidio del Estado en aquellos márgenes del mercado no rentables-, la administración privada de la previsión (y pese a haber demostrado su completa ineficiencia, es necesario repetirlo) continúa -ahora liberada de su más pesado lastre-, como un gran negocio para el gran capital y como la brújula de la economía chilena. A fin de cuentas, son las administradoras, en acuerdo con los gobiernos, las que deciden dónde, cómo y en qué condiciones invertir. En suma, el poder que les ha otorgado el capital de los trabajadores le da poder sobre las decisiones y, claro está, sobre los propios trabajadores. El sistema previsional chileno, como muchos observadores han constatado, fue diseñado no para generar buenas jubilaciones a los trabajadores, sino para entregarle poder al sector privado sobre la conducción económica.

REFORMAR SIN CAMBIAR

Habrá subsidio a los más pobres, pero ello no significa que el sistema previsional cambiará. El resto de la población trabajadora, aquella que obtendrá pensiones superiores a los 200 mil pesos (¿serán los afortunados?), no recibirá apoyo del Estado y tampoco tiene certeza de ver mejoradas sus rentas en el futuro. Para este gran volumen de futuros jubilados, calculado en dos tercios del total, si bien el horizonte no es la indigencia extrema, sí será una certera pobreza.

El gobierno ha legitimado el legado de la dictadura, señala Raúl de la Puente, presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), “el sistema, en su conjunto, independientemente de la entrega del subsidio estatal, se ha legitimado, se ha reforzado. Se legitima un sistema injusto, que no da pensiones decentes a los trabajadores en su vejez. Es un pésimo negocio para los dueños del capital, que somos los trabajadores, y un gran negocio para sus administradores.

El legado de Pinochet -agrega De la Puente- está en el sistema previsional y en esta reforma. Se pretende una reforma pero se mantiene la estructura, basada en una capitalización individual administrada por privados en la cual pasa al mercado un derecho para que sea un negocio. No dista de la educación, que basa en el mercado el derecho a una educación de calidad, de la salud, con la creación de las Isapres, las que se han tenido que corregir con el Plan Auge. Todo ese legado no ha sido cambiado. Veremos qué pasa en la educación, y ya hemos visto qué ha pasado en la previsión. Se ha perfeccionado el sistema, ya sea para abaratar costos, para mejorar competencia, para ampliar las inversiones”.

Así también lo ha observado el ensayista Jorge Vergara Estévez, quien relaciona la privatización de todos estos servicios con la mala distribución de los ingresos. En un artículo titulado Una dictadura exitosa, Vergara señala que las “modernizaciones” de los 80 (educación privada, AFPs, Isapres, legislación laboral, etc.) “se mantienen casi sin variación, pese a todas las fundadas críticas que se han hecho. La concentración en la distribución del ingreso ha aumentado los últimos años, y sigue siendo una de las peores del mundo. Las políticas sociales son básicamente asistenciales, de acuerdo al modelo neoliberal del Estado subsidiario. La educación pública primaria y secundaria, y la subvencionada son de muy bajo nivel. Los servicios públicos de salud presentan numerosas falencias por la falta de recursos. Y, por más que insistan las élites de poder, es una ilusión o un engaño presentar como superación de la pobreza lo que no es más que su disminución”.

Desde el Cenda (Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo), entidad que ha realizado sólidas evaluaciones y proyecciones sobre el sistema previsional privado, se advierte que la reforma tiene dos áreas. Una es la pensión universal, la que, pese a no constituir el monto que este organismo había propuesto, evalúa como un gran avance social. La otra cara de la reforma es la mantención de la capitalización individual. Las administradoras no han sido tocadas -salvo algunos detalles- en el proyecto, lo que tendrá graves consecuencias futuras.

Tal como otros sectores políticos y sociales han consignado, Cenda tampoco comprende los motivos que ha tenido el Ministerio de Hacienda para postergar por varios años la plena puesta en marcha de esta medida, la que podría entrar en vigencia a partir de 2007, ya que existen recursos más que suficientes.

Pero la mayor falencia de esta reforma está en la otra cara de la moneda. El economista investigador de Cenda Manuel Riesco afirma que no se ha tocado el sistema de capitalización individual, el que se mantiene como único mecanismo de pensiones para los sectores medios. A diferencia de los sectores de menores recursos, la clase media, dice Riesco, continúa igual que hasta ahora, con pensiones inciertas y de montos por debajo de los que entrega el sistema de reparto; en tanto, las mujeres siguen siendo las más perjudicadas.

Cenda hace un cálculo. Según lo demuestra la estimación de una AFP, “una mujerque ha cotizado sin pausa a partir de 1981 por la remuneración tope imponible de 60 UF, puede aspirar, al cumplir 60 años, a una pensión de $460.000 al mes. De haber permanecido en el sistema antiguo, dicha mujer habría jubilado con la pensión pública tope, que actualmente es de $880.000 mensuales. Por lo tanto, el daño previsional inferido por el cambio al sistema deAFP es considerable. Si este es el caso de una persona que ha cotizado sin pausas y por el tope -menos del uno por ciento de los afiliados se encuentra en esta situación-, es fácil imaginar cuál es el daño de quienes han cotizado por montos inferiores y con algunas lagunas”.

COSTOS PARA EL ESTADO; GANANCIAS PARA LOS PRIVADOS

La Anef, a través de Raúl de la Puente también observa la reforma en sus dos caras. “Es muy importante que más de un millón de personas tenga una pensión básica universal. Propusimos que la pensión básica universal fuese equivalente a un ingreso mínimo, pero valoramos que aquella persona que hoy es dueña de casa, temporera o temporero, tenga una pensión universal. Eso significa que se beneficia al sector de mayor pobreza en nuestro país. Pero también decimos que eso no lo ha hecho el sistema de AFPs, los empresarios, sino que ha sido inducido, entregado, por el Estado, con el impuesto de todos los chilenos. Una vez más los empresarios van a obtener utilidades y no van a pagar costos. Nuevamente es el Estado el que debe acudir a suplir brechas y carencias del sistema.

También hemos dicho -agrega- que este sistema de capitalización individual es un buen negocio, pero para los que administran las AFPs. Porque no garantiza a ningún trabajador una jubilación similar a la renta que percibe. En ninguna parte el sistema garantiza al trabajador, por mucho que cotice regularmente, una jubilación siquiera cercana a la renta percibida. Según la comisión que presidió Mario Marcel, los trabajadores jubilan con un 45 por ciento de la renta percibida”.

La situación es aún peor para los empleados públicos. Ese porcentaje de pérdida, que se denomina tasa de reemplazo (porcentaje entre pensión versus remuneración), la reduciría a un 33 por ciento. “El empleado fiscal pierde un 67 por ciento”, dice De la Puente. “Rechazamos el sistema de capitalización individual administrado por privados, que es la base del sistema económico chileno. Los fondos de los trabajadores forman parte de un alto porcentaje de la inversión que los empresarios usan para sus empresas o para invertir en el extranjero. Con ellos obtienen grandes ganancias. Las AFPs controlan hoy el 70 por ciento del PIB, pero los trabajadores tienen tasas de reemplazo de un 45 por ciento en el sector privado y de un 33 por ciento en el público”.

SIN VOZ NI VOTO

“El 7 de enero de 2006 la presidenta se comprometió con la Anef a una profunda reforma previsional -comenta De la Puente- en la que seríamos un actor protagónico. Pensamos que dentro de la comisión Marcel habría varios sectores. Sin embargo, de los quince miembros de la comisión, once eran economistas, dos abogados y dos sociólogos. Creímos que estarían presentes sectores con otros pensamientos, que creen que la previsión no sólo es un negocio para el sector privado, sino también un sistema de reparto administrado por el Estado. No fuimos parte de la comisión a pesar que la presidenta se había comprometido con nosotros. Aunque fuimos recibidos por la comisión Marcel, a la que llevamos una propuesta que consistía en un pilar solidario, pero también que el sistema fuera mixto. Que existiera un pilar basado en un componente individual pero también un sistema solidario de reparto, como existe en todos los países del mundo. No fuimos escuchados en nada”. El proyecto considera algunas modificaciones al actual sistema de capitalización individual.

Entre éstas, hay medidas para ayudar a las mujeres trabajadoras en su cotización (bonos por cada hijo), una mayor cobertura para los trabajadores jóvenes (subsidio a las cotizaciones de los trabajadores jóvenes de bajos ingresos) y mayor cobertura para trabajadores independientes (medidas para incentivar la cotización de los no contratados). Otros cambios anunciados apuntan a incentivar la competencia del sistema con el ingreso de nuevos actores, como los bancos, lo que, en teoría, reduciría las comisiones y otros cobros. Otras medidas incorporadas en el proyecto son abrir más las posibilidades de inversión de los fondos, tanto en Chile como en el exterior y, fomentar el ahorro previsional voluntario.

El catálogo de modificaciones no sorprende a los observadores. No es la primera vez que este tipo de modificaciones se ha incorporado al sistema, las que no han generado cambios sensibles en las pensiones.

La privatización del sistema previsional ha significado que, a partir de 1981, el Estado ha debido asumir, con sus propios recursos, el pago de todas las pensiones, incluyendo aquellas pocas pagadas por las AFPs, las que se han financiado íntegramente consubsidiospúblicos.La reforma asume que esta situación se prolongará, en buena medida, indefinidamente en el tiempo.

Los chilenos deben recordar cuál ha sido el balance de la privatización del sistema previsional, dice Riesco, apoyado en un reciente documento de Cenda. “Entre 1990 y 2005, se les han descontado 23 billones de pesos (millones de millones de pesos de 2005) a sus salarios con este objeto. Ello equivale a un 40 por ciento del PIB de 2005. En el mismo lapso, las AFPs pagaron algunas pensiones y otros beneficios por un monto total de 4.4 billones de pesos. Sin embargo, los financiaron íntegramente con subsidios fiscales, principalmente bonos de reconocimiento, los que sumaron esa misma cantidad. Una quinta parte de los 23 billones cotizados, es decir, más de 5 billones de pesos, fueron a parar a los bolsillos de las AFPs y sus compañías de seguros relacionadas, en forma de comisiones. El resto, más los intereses ganados en el período, conforman los fondos de pensiones. Sin embargo, ¿dónde se encuentran hoy estos fondos? Más de la mitad están en manos de doce grandes conglomerados privados -entre ellos los dueños de las propias AFPs-, que operan en el país, y de ocho fondos de inversión en el extranjero. Los han recibido en préstamo o como capital accionario, y no existe garantía alguna de que los restituyan, como no sea su solvencia, la cual, como se sabe, es siempre relativa. Estos conglomerados, y las propias AFPs, han sido los reales beneficiarios del ahorro forzoso delos chilenos”, concluye el economista.

(Publicado en Punto Final Nº 631, 29 de diciembre, 2006)

Punto Final Nº 631, 29 de diciembre, 2006

Comenta con ayuda de Facebook (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios
ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA



Hay 44 usuarios visitando www.generacion80.cl