Noticias
2015-11-22
2909 lecturas

especial para G80
Comentario del Libro: Participación del Choapa en la Guerra del Pacífico

Por varios años, durante el desempeño de la cátedra de Historia Chilena, siempre introduje el tema de la Guerra del Pacífico dirigiendo a mis alumnos la siguiente pregunta: ¿y saben ustedes quién ganó la guerra? Y siempre ví brotar la incredulidad en sus rostros.

Palabras en presentación del libro “Participación del Choapa en la Guerra del Pacífico”  1879 – 1884 del historiador Joel Avilez Leiva, el viernes 11 de septiembre de 2015

Uno de esos incrédulos sorprendido por mi pregunta, uno muy especial, el mejor que he tenido durante toda mi carrera profesional docente, se encuentra hoy en esta sala convertido en un joven y entusiasta historiador, en un investigador profesional y en un profesor consciente de los desafíos que la docencia moderna plantea a todos quienes incursionan en sus aguas. Me refiero a Joel Avilez Leiva.

Desde un principio vi en Joel a esos historiadores de la vieja guardia que trajinan a sus personajes hasta donde más pueden, que se meten en el fondo de los hechos para reconstruir el pasado más fidedignamente posible, pero, fundamentalmente, que buscan rescatar el espíritu esencial que yace en el pasado.

La interminable galería de personajes que desfilan por las páginas de Participación del Choapa en la Guerra del Pacífico (1879 – 1884) deja impregnado el sello de la región como una marca indeleble en el gran libro de la historia. Y en esto Joel se aproxima bastante a la dialéctica hegeliana aplicada a la comprensión de la historia. También acusa la influencia de los cuentos minuciosos que le relatara su abuela, a la que con tanto cariño recuerda.

El profesor Avilez se aproxima a la Guerra del Pacífico desde una perspectiva regionalista que pone en el centro a su querida provincia de Choapa. Con ello logra dos objetivos relevantes: potenciar la historia de la región y enriquecer la comprensión general sobre un suceso decisivo en nuestra historia nacional. El autor, bien respaldado en fuentes documentales y una variada bibliografía, se desplaza con soltura sobre hechos, lugares, fenómenos naturales catastróficos y, de manera muy especial, sobre personajes de toda la gama social choapina a los que se refiere con nombres y apellidos, con sus aciertos y caídas, todo, al mejor estilo de los historiadores positivistas liberales del siglo XIX.

Joel nos cuenta, por ejemplo, de las movidas comerciales no muy transparentes del Teniente Gobernador illapelino don Gabriel Larraín en tiempos de O´Higgins; de las levas forzadas para el Ejército de la Independencia, de las Guerras civiles de 1829, 1851 y 1859, del vapor “Paquete de Los Vilos” del joven de 20 años Pedro Núñez Alfaro, primer illapelino en disparar un tiro en la guerra; del artillero Nicanor Guerra Rojas, nacido en el fundo Pintacura de Illapel caído en la Esmeralda, y que, a pesar de todo, su nombre no aparece en el monumento a los héroes de Iquique levantado en Valparaíso en 1888; del R.P.  Franciscano José María Madariaga Reyes, capellán militar illapelino, según Joel “la figura más famosa, reconocida y popular del Choapa en toda la guerra del Pacífico”. También nos habla el autor de la heroica participación de la mujer choapina simbolizada en la figura de María Quiteria Ramírez, cantinera del 2º de Línea.

A través de las páginas del libro, el historiador Joel Avilez va configurando un cuadro vívido y de un realismo que golpea, sobre los niveles de degradación a los que sometió la guerra a miles de jóvenes sanos de Coquimbo: heridos gangrenados, levas forzosas, hambre, miseria y muerte. Seres inocentes que entregaron sus preciosas vidas a una causa que estuvieron lejos de comprender. Víctimas irremediables de un auténtico holocausto nacional. Un cuadro que bordea los límites del patetismo y que la dorada historia oficial olvidó.

Y como si todo lo anterior fuera poco, al finalizar la guerra los seres sobrevivientes del Choapa volvieron a su terruño para vivir en carne propia el “pago de Chile”. Sostiene el autor que los ex soldados cayeron rápidamente en manos de estafadores inescrupulosos que los despojaron de la poca ayuda que recibieron del gobierno. Muchos perdieron sus trabajos porque los terratenientes locales los miraron con temor y los reemplazaron prontamente pues eran ahora hombres de armas. Otros tantos fueron víctimas de delincuentes y bandidos, varios se quedaron trabajando en las pampas salitreras nortinas y no pocos vagaron por el desierto cubiertos de harapos y mendigando trabajo para no morir de hambre. La situación de las viudas no corrió la misma suerte y su estado de miseria fue tal que ni siquiera pudieron viajar a Santiago para tramitar algún beneficio en las escurridizas y burocráticas oficinas gubernamentales. La mayoría de los soldados nunca recibió un bono de licenciamiento, porque el Estado simplemente no se los pagó o porque fallecieron antes que se promulgaran las leyes correspondientes.

A espaldas de la tragedia, entretanto, poderosos capitalistas alemanes (Geisse - Ulrich), ligados a sus socios menores, genuflexos e incondicionales representantes de la oligarquía del Choapa, hacían el negocio del siglo.

La investigación en profundidad de “Participación del Choapa en la Guerra del Pacífico” (1879 – 1884) de Joel Avilez nos conduce, inevitablemente a la formulación de una pregunta clave: “¿cambió la guerra la vida de los combatientes choapinos que participaron en ella?”. Y la respuesta fluye del contenido abrumador de su propio relato: la guerra cambió la suerte del pueblo del Choapa, pero no en el sentido de convertir a sus soldados en héroes gloriosos bien tratados, reconocidos y respetados. Por el contrario, los sumergió más aún en la miseria y las injusticias que siempre han tenido que soportar. Chile ganó la guerra, pero el pueblo no se benefició de la victoria, cuya cuota de sangre pagaron con creces.

Sin duda el libro es un gran aporte a la historiografía nacional, desde una perspectiva local, regional y social. Un episodio clave en la configuración del país y su ruta al capitalismo. Un homenaje a los “olvidados” y un tremendo rescate de memoria histórica.
La Serena, Septiembre 11 de 2015.
Juan Guillermo Torres Rojas
Doctor en Historia Universidad de California
San Diego, Estados Unidos de América.

Juan Guillermo Torres Rojas

Comenta con ayuda de Facebook (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios
ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA



Hay 20 usuarios visitando www.generacion80.cl