Columnas
2008-10-23
2591 lecturas

Andrés Bianque
especial para G80

El Ballet de los Amantes Invisibles

Definido de una forma sencilla, la danza clásica o el ballet es una forma de contar una historia determinada utilizando el movimiento del cuerpo.

Su ejecución requiere una temprana práctica en aquellos que lo realizan. Especialmente si se quiere ejecutar un Tour en láir triple ó un Entrechants por ejemplo.

El ballet, si se quiere, si se siente, si se proyecta más allá de un espacio determinado, más allá de los espejos y los maderos, es una forma de derrotar a la muerte y honrar la vida.

Sí lo piensas con calma son pasos que atraviesan el tiempo y el espacio, son saltos que vencen las vallas del rencor, son tijeras de ligamentos que cortan la penunbra en trazos luminosos, compases que caminan de la mano al ritmo del agua.

Son manos que arrancan los barrotes donde duermen escondidos esos niños que  tan hábilmente hemos encerrado.

Mientras tanto, en un lugar de nadie, anónimante escondido extiende los brazos entre bambalinas oscuras.  La luz espera callada, aún no amanece sobre el gran escenario. Puertas, telones y portones se abren pesados, aguardando su entrada magistral.

Contrae los brazos como en saludo de remos óseos y comienza lentamente a avanzar. Un paso, dos pasos. Un suave adagio comienza a emerger por entre las sombras.

Las venas preparan un té sanguíneo para entibiar sus manos entumecidas. Cierto pesado adoquín se instala sobre el nido de su pecho, losa inamovible pero suavizada y amaestrada con el andar del tiempo.

Luego vienen dos pasos más,  luego tres, y sin más preludios ya está instalado sobre el teatro del mundo.

Un tambor de ruedas metálicas viene orquestando desde antes su presencia. Corre por entre las avenidas la hélice popular domesticada para tales eventos.

Lleva las manos firmemente agarradas al pasamano del carretón, barandilla afinada con el acorde diario de sus dedos de mármol ceniciento.

Carreta sin caballos, ni burros, ni bueyes, ni reyes.

El balance perfecto, la brújula maestra adosada a su pecho, a sus pechos. Los hombros son dos engranajes que se mueven precisos, certeros y perfectos al compás de las manivelas de los brazos. La carga insiste en arrojarlo contra las copas de los árboles, otras, insiste en hundirlo como un clavo de ligamentos sobre el suelo.

Ducho en la lucha contra esta mole indiferente, no le cuesta mucho domesticar este párrafo de fierros, palos, ruedas y tuercas.

Y de pronto, un salto pequeño pero infinito. Eleva el tronco majestuoso desafiando el viento y la mañana. Es una caracola terrestre que se abre paso entre una multitud de gotas de lluvia, que corta a machete de torso indómito el cendal de la niebla matutina.

Luego otro salto, ahora más grande y más extenso. Ahora es un cisne en vuelo rasante sobre un lago inundado de cemento y guijarros.

Vuela elegante, hermoso. Su sola presencia se lleva volando a los presentes que no aplauden, que sólo elevan sus ojos junto a su figura que pasa rauda por entre las calles.

Lleva la medicina contra el hambre, entre muchedumbre de cajones repletos de frutas y verduras que aún duermen. Carga andamios robustos y acerados. Osamentas de coligues inquebrantables que son zampoñas que van desayunando el aire, largos tubos que más parecen flautas gigantes que silban en cada esquina alguna silueta crepuscular.

Lleva a cuestas cien veces su propio peso. Equilibra una mole gigante atada a su espalda con la elegancia que una avispa lleva su propio cuerpo.

Obsérvalo, va dando pasos pequeños como quién va saltando sobre el agua. Evita los hoyos trampas que tanto abundan en las calles. Suspicaz esquiva las piedras que amenazan descarriarlo. El balance sublime de un ser tan pequeño y su danza que pinta el ambiente, armónico y afinado que lleva cierta cruz como montaña de cartones que duerme sobre sus hombros.

Obsérvala, A esas horas el público duerme sobre sus camas tumbas indiferentes. Pero a ella no le importa, avanza hermosa adornada por el rocío sobre su pelo.

Desde niño aprendió el oficio. Desde pequeña fue fortaleciendo las plantas de sus pies, los dedos indefensos. Y las plantas quedaron marchitas y ahora son sólo placa endurecida por las eternas lecciones de la Maestra vida. Sus dedos son dos garras de lobo que se aferran al pavimento, sus dedos la extensión de un medusa popular que sabe como aguardar en las esquinas atestadas de semáforos, que son la pausa y tregua para este esclavo libertario y anónima que nadie mira y todos desprecian.

Pasa raudo por entre los automóviles y vehículos. Los conductores gruñen y ladran a su paso. Son leones adiposos y flojos que envidian la agilidad de esta gacela urbana y rural.

Allí van los cargadores de ilusiones, estibadores de sueños.

Lleva la mirada fija al frente. Todo es peligroso, todo puede ser detalle de accidente o descuido de muerte.

Porque es tanta la envidia contra ellos, que ciertos conductores tiran encima sus burros metálicos contra estas luciérnagas de luz interna y escondida.

Y ahí quedan tirados a la veda del camino. Sepultados entre cartones, botellas, duraznos, patatas, cartones o flores. Las zampoñas lloran notas invisibles e inauditas. El acero de las flautas se convierte en espada, lanza, cuchillo enrabiado buscando al culpable, que como de costumbre huye dejando sólo rastros de orina de su cerebro.

El Ballet es contar una historia con el cuerpo. Y en su cuerpo ella lleva el peso de mil historias de penurias, de mil estafas y ausencias.

Y ella recoge los cartones de entre la basura y tira fuerte su carreta sin animales esclavos, como si tirase el coche donde duerme su hijo. Quizás comprende que en esa carga van los hijos del mundo.

Carga con delicadeza de madre el sustento que lleva amarrado al mástil de su espina dorsal, donde invisiblemente nadie ve como ondea la bandera de la felicidad, que busca por entre las bolsas de desperdicios.

Allí van también sus sueños y esperanzas, allí va también el desayuno para sus hijos, allí también van las cuentas por pagar, va el pan que no puede faltar.

Detrás del gesto acerado duerme una sonrisa que es la sonrisa de toda la humanidad.

El sudor que la defiende contra el frío, lo convertirá en leche para sus críos, y todos los cartones sirven, todas las botellas son vasos en ciernes.

Y cual gacela proletaria se hunde entre calles y recovecos que le conduzacan a la feria, el mercado o los bazares de compraventa donde esperan su cargamento.

Es un pegaso de alas rotas que cabalga por entre los escombros. Un vaiven en si mismo, un arquitecto realizando malabarismos de volumenes y pesos que discueten entre si el cómo un ser tan pequeño puede equilibrar tanto peso, sólo con la fuerza de la necesidad.

Repite la prueba maestra del aguante ante los dioses terrestres. Soportar el peso de la necesidad sobre su cuerpo día a día, todos los días.

¿Cuánto pesan los sueños? ¿Por qué pesa tan poco un ser humano si se le compara con dinero?

Recorren las calles del mundo, hablan el mismo lenguaje de sacrificios. Gladiadores y Amazonas que derrotan paso a paso el callejón sin salida de la muerte.

Unos saltan con el bambú en cada esquina, con arroz los otros, con sus flores ella, con mangos y guayabas aquellos, con leña y carbón los otros.

Mientras el mundo se cae a pedazos, y algunos lloran en sus oficinas por ganancias perdidas, ellos recorren las avenidas con el retrato de sus seres queridos adosados a la retina interna.

Los puedes ver en la China y en la Argentina, en Perú y Egipto, en Chile y en Bolivia.

En México y Honduras, en Italia y España.

Y sin embargo, te son invisbles cuando pasan por tus propias esquinas y narices.

El Ballet más hermoso a vista y paciencia de todos los transeúntes. El Ballet de los amantes invisibles que no portan fusiles, ni pancartas  sino sólo un par de brazos desnudos contra la injusticia en el mundo.

Ausentes están los violines, ausentes están los adornos caros sobre sus cuellos, ausentes los aplausos más insignificantes, ausentes los pianos que jamás verán o tocarán en sus vidas, ausentes están de esparadrapos, ausente está la seda en sus vestidos.

Los mismos que cargaron piedras y palos en la construcción de las píramides, los mismos que cargaron ladrillos color ámbar en los coliseos romanos, las mismas que llevaron vasijas de barro para adornar Alejandría, las mismas que llevan carbón y legumbres a los mercados, los mismos que llevan a sus familias al doctor del pueblo.

Que joven que es la humanidad y que viejo que es el ser humano.

Sencillos hombres, mujeres y niños que ejecutan el ballet más digno sobre la tierra.

Andrés Bianque

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



167.128 lecturas en total tienen las 66 columnas de Andrés Bianque con 2.532 lecturas en promedio por columna
Columnas de Andrés Bianque
2016-08-08
AFPs: Afrenta pública
3873 lecturas

2013-01-10
La Ideología en Llamas
1563 lecturas

2013-01-05
La Causa en Llamas
1703 lecturas

2012-07-06
Rodrigo Rojas: fotografía de una muerte transitoria
2018 lecturas

2012-06-22
Duelo de Guitarra Austral
2106 lecturas

2011-09-07
Fragmento marino de Septiembre
2079 lecturas

2011-03-22
Chile, un Deja vu permanente
2153 lecturas

2010-10-14
Viaje al Centro de la Tragedia
2400 lecturas

2010-10-12
Día de la Raza. Día de la Mafia. El Paseo. Jira ó Un día de campo
2018 lecturas

2010-09-15
Breve Bicampanario Historiográfico de Chile
2081 lecturas

2010-08-24
Cuando la oscuridad se hace carne y también combustible para algunos
2143 lecturas

2010-03-03
Féretro 27, Versículo 3.34, Terremoto a la Chilena
2263 lecturas

2010-01-26
Graduación Fuerzas Especiales de Chile o la Epidermis sensible de algunos
2502 lecturas

2010-01-21
Mortandad de Claves Sucedáneos
2181 lecturas

2010-01-06
Nere Laztana Asel Luzarraga
2349 lecturas

2009-10-28
Los Incomunicados
2134 lecturas

2009-10-05
Miguel Enríquez, el menos muerto de todos
2328 lecturas

2009-09-24
Próxima Estación, Andén de la Muerte. México
2228 lecturas

2009-09-07
El Ocaso Laboral, obra y gracia de Acosadores Laborales
2229 lecturas

2009-09-01
Cárcel de Hombres, Infierno de Mujeres
2388 lecturas

2009-07-09
Herminia de la Pincoya
2701 lecturas

2009-07-04
Humanicemos el Capitalismo, vía reformismo. Viva Honduras, vía Zelaya, viva la ONU y la OEA
2169 lecturas

2009-07-01
Salvemos el Capitalismo, que vuelva Zelaya
2129 lecturas

2009-06-20
Seres de río Tormentoso. Andha Chile
2351 lecturas

2009-06-11
Un recado para Mario Bagua Llosa
2259 lecturas

2009-05-25
Anarquista en esquirlas óseas
2359 lecturas

2009-05-13
Cortando el Maíz con Guadaña Estatal
2141 lecturas

2009-03-21
A la Sombra de la Catedral
2266 lecturas

2009-02-24
De Mirlos y Loicas
2224 lecturas

2009-01-08
Postal desde el fin del mundo
2341 lecturas

2008-11-23
Temporeros, Recolectores. El Trabajo más fácil del Mundo
2295 lecturas

2008-10-23
El Ballet de los Amantes Invisibles
2592 lecturas

2008-10-10
Día de la Raza. Día de la Mafia
2498 lecturas

2008-10-05
Trastorno Ideológico Bipolar
2378 lecturas

2008-09-24
Palabras Anti-Oxidantes
2335 lecturas

2008-09-17
Bolivia, paz o gas, he ahí el dilema
2421 lecturas

2008-09-14
Bolivia, una flor de cuarzo acechada
2185 lecturas

2008-09-07
Maltrato verbal contra Carabineros de Chile
2474 lecturas

2008-08-29
La Educación Chilena se Cae a Pedazos: Liceo de Aplicación
2347 lecturas

2008-08-26
La espera: Siempre hay vacantes para el desempleo
2408 lecturas

2008-07-04
México, profesionalizando la Tortura
2342 lecturas

2008-06-16
La noche de los Cristos Rotos. Matanza de Corpus Christi
2374 lecturas

2008-06-13
Hernán Larraín, Educado para el descaro
2525 lecturas

2008-06-05
Todos contra la Ley de Ganancia Estudiantil, LGE
2609 lecturas

2008-06-02
Tormentas y Tormentos
2478 lecturas

2008-04-01
Paulina Aguirre, Nenúfar Combatiente
2551 lecturas

2008-03-29
Epístola de Espigas para Consolar a una Madre Atardecida
2565 lecturas

2008-03-12
“Coincidencias y Casualidades” Colombianas
2446 lecturas

2008-02-18
Discriminación, Tribus urbanas y Mutantes
5188 lecturas

2008-01-26
Patricia Troncoso, delgado pétalo empujado al infierno
2571 lecturas

2008-01-03
Matías Catrileo, Tambor de Volcán Ausente
3144 lecturas

2007-12-24
Día Internacional del Consumismo o Navidad
2952 lecturas

2007-12-20
Santa María Pampina. Matanza y Labranza de Obreros
3111 lecturas

2007-11-12
Chile en Estado de Sitio, el enemigo somos todos
2980 lecturas

2007-11-04
Joaquín Lavín, de bufón militar a principito empresarial
2797 lecturas

2007-10-05
Miguel Enríquez, el menos muerto de todos
2583 lecturas

2007-09-23
Doña Bachelet y sus Dos Partidos
2650 lecturas

2007-06-16
Tocata y Fuga en Mi Mayor
2556 lecturas

2007-05-31
Carlos Larraín, Una momia Hablando de Arqueología
2783 lecturas

2007-05-07
Celulosa Arauco, talando obreros a balazos
2746 lecturas

2007-05-02
Recuerdos de Dictadura
Carta Póstuma

3346 lecturas

2007-04-23
Una fogata incandescente
3260 lecturas

2007-03-29
José Huenchunao, otra hoja escrita en el viento
2723 lecturas

2006-11-23
La canibalización de la Araucanía
2708 lecturas

2006-11-13
Para Luciano Carrasco, mi otro Compañero de Clase
4484 lecturas

2006-10-27
Waikilaf Cadín Calfunao, otro prisionero político
3044 lecturas




Hay 13 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA