Columnas
2015-08-02
3814 lecturas

Manuel Riesco
especial para G80

Derrota

La izquierda y los pueblos del mundo han sufrido una severa derrota. Humillando brutalmente a Grecia, los conservadores (y acreedores) europeos se anotaron una victoria Pírrica, pero lograron emporcar la dignidad de la que aparecía como una promisoria expresión de la izquierda revolucionaria en los albores del siglo XXI. La marea de descontento popular en la resaca de la crisis no va a amainar, pero la capacidad de conducirla mediante una fuerza política popular experimentada, enraizada en una larga y heroica tradición, organizada e ilustrada, ha sufrido un golpe demoledor. Los únicos ganadores, por ahora, son el cretinismo parlamentario y la sin razón extremista de todos los pelajes. Mala cosa, peligrosa.

Syriza se elevó al poder con el mandato claro de liberar a Grecia del peso insoportable de una deuda impagable y sacudir el yugo de acreedores cuyas recetas "austericidas" han sumido su economía en una crisis más aguda y prolongada que en los años 1930. Hizo casi todo bien para alcanzar el poder y desde allí poner manos a la obra con sincero afán y singular habilidad, sumando fuerzas y aliados día tras día, al interior del país y en el exterior, mediante una sucesión de pequeñas victorias cotidianas, como tiene que ser.

Decidió enfrentar inicialmente a sus adversarios en su propio terreno y durante seis meses logró dar batalla a fuerzas abrumadoramente superiores en el seno de la Eurozona, confiando representar el interés general y no sólo a su propio pueblo. No era una apuesta descabellada, puesto que el endeudamiento y las políticas "austericidas" afectan también a otros países, algunos mucho más grandes, con resultados tanto o más graves y dañinos que en el caso de Grecia. Como resultado de ello, en toda la región se vive un estado de gran agitación, calificado de "clima prerevolucionario que recuerda 1968" por el Presidente del Consejo de Europa, Donald Tusk, impresionado por la clamorosa acogida del Parlamento Europeo al líder de Syriza, Alexis Tsipras, en la semana previa a la debacle.

Sin embargo, Syriza abordó una batalla decisiva con sus acreedores aparentemente sin haber sopesado bien la determinación de éstos de aplastarlos —reacción torpe y corta de vista, que busca intentar evitar el contagio político en las economías más grandes que tienen un endeudamiento inmensamente mayor que Grecia, pero pone en riesgo el proyecto, progresista, de construir la Unión Europea como un estado supranacional democrático —, y la debilidad de sus aliados para acudir en su ayuda. Careciendo de la indispensable decisión y un plan acabado para trasladar el combate a un terreno más propicio, fuera del Euro, su líder firmó una capitulación total.

Desde entonces, bajo la conducción de Tsipras, Syriza ha venido acatando, más o menos sumisa, las inaceptables exigencias de los acreedores a cambio de nuevos préstamos para pagar los anteriores, actuando en los hechos como una más de las fuerzas políticas de centro que fueron responsables de generar el endeudamiento en primer lugar y se doblegaron luego a las políticas "austericidas" dictadas por sus acreedores, que habían hipotecado ya la soberanía del país en buena medida. Transformado en su aliado, el líder griego cuenta con todo el apoyo de éstos, y en lugar de caricaturizarlo como un peligroso aventurero como hasta hace tres semanas, lo pintan ahora como un gran estadista empeñado en salvar a su país y le instan a romper con la fracción de Syriza que ha rechazado la capitulación.

Tsipras probablemente fracasará en ese intento, al igual que los políticos socialistas y conservadores que le precedieron. Las condiciones que le forzaron a firmar son todavía más humillantes y gravosas para su país que las anteriores y la situación económica se ha deteriorado aún más en el forcejeo de los últimos meses. Ello inevitablemente afectará la popularidad que Syriza y Tsipras todavía mantienen en la población, que les reconoce su intento gallardo por cambiar las cosas. Lo más probable es que Syriza se divida y pierda su mayoría parlamentaria, obligando a Tsipras a llamar a elecciones adelantadas cuyas consecuencias son imprevisibles. Habrá que ver cómo se desenvuelve la situación en los meses que vienen, pero el daño ya está hecho.

Los Jacobinos —denominación clásica de la izquierda revolucionaria— hacen política todos los días, aún bajo las circunstancias más duras, pero acceden al poder más o menos cada setenta años, siempre de la mano de recurrentes alzamientos populares de magnitud mayor, para remover las grandes trancas que de tanto en tanto se atraviesan en el progreso de las sociedades, tarea que las restantes fuerzas políticas han sido incapaces de realizar.

Mal que pese a muchos, la historia de las sociedades no sigue un curso de ascenso suave y lineal, sino se desarrolla en medio de oscilaciones cortas y largas, a tumbos, empellones y saltos, como casi todos los fenómenos naturales. Por este motivo la política Jacobina resulta tan necesaria para el avance de las sociedades modernas como las variantes más moderadas —Girondinos en su denominación clásica—, de tendencia más conservadora o progresista, que se alternan la administración del poder en tiempos más normales.

Los Jacobinos no se sientan a esperar que llegue su momento y la revolución los pase a recoger a la puerta de su casa. Muy por el contrario, con buen tiempo, llueva o truene, llevan adelante una actividad política constante en el seno del pueblo, para empujar desde abajo todas las causas más progresistas que en cada momento se ponen a la orden del día, en su país y hasta en los más remotos rincones del mundo, cuya evolución siguen apasionadamente devorando cotidianamente las noticias de los periódicos.

Lejos de constituir una secta fanática encerrada en sí misma, trabajan siempre con amplitud y prudencia, buscando consolidar alianzas con todos los sectores para lograr los objetivos que se proponen en cada momento, los que siempre resultan adecuados a lo que es posible lograr en las condiciones dadas. Se preocupan muy especialmente de crear y fortalecer las organizaciones del pueblo y dirigir desde éstas sus luchas cotidianas, aprendiendo allí a desplegar la ofensiva y también a pasar a la defensiva cuando corresponde, alcanzando acuerdos transitorios que permitan avanzar un poco, sin perder nunca de vista su objetivo mayor.

En las circunstancias de represión severa y a veces asesina que enfrentan de tanto en tanto, saben desplegar la lucha clandestina y organizar y dirigir la resistencia del pueblo, asumiendo muchas veces con decisión todas las formas de lucha, también las armadas, puesto que en esta materia los Jacobinos nunca han sido vegetarianos y saben bien que la guerra es la continuación de la política por otros medios. Nadie mejor que los griegos para dar testimonio de esta honrosa y aguerrida tradición.

Saben por otra parte que sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria, y que también es cierto todo lo contrario. Por lo mismo cultivan todas las actividades del espíritu y dedican gran atención a la lucha ideológica, apoyados en la riquísima tradición del movimiento revolucionario en este plano. No es raro, por lo mismo, que su influencia sea generalmente muy extendida en los ámbitos de la ciencia, las artes y la cultura.

Participan también activamente de la vida política, creando y cuidando partidos propios o actuando en el seno de casi todos los existentes en el ámbito progresista, y formando parte de alianzas políticas con las cuales acceden al parlamento y otras instancias democráticas, incluso al gobierno desde posiciones de influencia menor en determinadas circunstancias.

Todo ello les permite lograr avances constantes de mayor o menor significación, pero sin perder nunca de vista lo principal, que es su enraizamiento en las luchas cotidianas en el seno mismo del pueblo. Dicho sea de paso, al parecer, en el caso de Syriza este aspecto no fue bien resuelto del todo, puesto que según algunos reportajes que vienen de cerca, sus dirigentes se habrían concentrado casi exclusivamente en la lucha electoral y parlamentaria, al tiempo que el antiguo partido comunista griego del cual provienen en su mayor parte, se concentraba en la actividad de base pero adoleciendo de un sectarismo político no menor; pero habría que ver cómo es la cosa en realidad.

De esta manera, los Jacobinos son los únicos capaces de asumir el desafío de conducir con solidez los asuntos de los países en las circunstancias de crisis en que son llamados a hacerlo. Y puestos ante la tarea, generalmente la asumen con prudencia pero con extraordinaria decisión y firmeza, llevando a cabo aquello que son llamados a realizar.

Usualmente, los Jacobinos resultan derrotados a poco andar, lo que no tiene nada de raro, puesto que si bien los sucesivos alzamientos del pueblo empujan desde abajo el nacimiento y progreso de la era moderna, son otros los llamados a hegemonizar sus destinos. Generalmente son desplazados por Bonapartes, a veces grandes figuras ilustradas y otras, las más, unos brutos redomados, que surgen desde el interior de su propio sector, dispuestos a restablecer el orden domeñando a un pueblo cansado tras años de agitación constante. En otras ocasiones son vencidos por contrarrevoluciones azuzadas desde el exterior, lo que es muchísimo peor.

Casi siempre su derrota sobreviene después que logran cumplir la misión para la cual fueron convocados y junto al pueblo alzado, realizar las más increíbles proezas históricas. Otras veces enfrentan situaciones imposibles y su derrota sobreviene aún antes de empezar.

Sea como fuere, los Jacobinos deben saber enfrentar la derrota y, por aplastante que sea, sobrellevarla con dignidad, recordando que la única lucha que se pierde es la que se abandona. Es su legado inspirador de pueblos, el gran ejemplo entre muchos otros de los republicanos españoles y los comunistas griegos, cuyas derrotas escribieron el prólogo y epílogo de la Segunda Guerra Mundial. Es también el legado universal de la izquierda chilena después de su derrota el 11 de septiembre de 1973, inspirada en el martirio de Salvador Allende.

Manuel Riesco

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.674.385 lecturas en total tienen las 500 columnas de Manuel Riesco con 3.349 lecturas en promedio por columna
Columnas de Manuel Riesco
2017-08-10
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria
3129 lecturas

2017-08-02
Vueltas de la vida
2442 lecturas

2017-07-25
Superexplotación
1361 lecturas

2016-08-12
Apurando el Tranco
5665 lecturas

2016-08-02
Correligionarios del Ministro Secretario General de la Presidencia
3805 lecturas

2016-07-17
Tergiversación del ministro Valdes
3219 lecturas

2016-06-24
Recesión Valdés - Vergara
3237 lecturas

2016-06-20
Uber
3161 lecturas

2016-06-09
Rechazo: total y decidido al proyecto de reforma de educación superior
3175 lecturas

2016-05-25
Paso atrás... el gobierno aparece cansado y su ímpetu reformista frenado casi del todo
3128 lecturas

2016-05-19
Clase Obrera... diez millones de chilenos
3311 lecturas

2016-05-12
Extremos: ola de descontento popular viene reventando desde el sur
3308 lecturas

2016-05-05
Autoexilio de uno de los “Hijos de Pinochet”
3242 lecturas

2016-04-26
Aylwin... equivocó de bando en el momento trágico que marcará su rol en la historia
3077 lecturas

2016-04-20
Cojonudo: Ojalá, las vacas flacas no duren tres décadas
3054 lecturas

2016-04-14
Vendrán nuevas ventoleras y marejadas
3010 lecturas

2016-04-06
CAE: Trampitas contables y pillerías políticas
3197 lecturas

2016-03-29
TranSantiagazo
1225 lecturas

2016-03-10
Espejismo del acuerdo de CORFO y Rockwood Litio
3537 lecturas

2016-02-10
¿Ocurrió? El gran derretimiento del “Modelo chileno”
1227 lecturas

2016-01-21
Ocaso de los "Hijos de Pinochet". A mitad del segundo mandato de la Presidenta Bachelet (1 de 3)
3458 lecturas

2016-01-16
Indignación ante limitaciones de la gratuidad
3556 lecturas

2016-01-06
Año Nuevo desencuentro nuevo en la Nueva Mayoría
3273 lecturas

2016-01-04
Ahora se viene el tiempo de cambiar este modelo
3436 lecturas

2015-12-23
Balance Navideño
3106 lecturas

2015-12-15
¡La Gratuidad Va!
3408 lecturas

2015-12-03
La solución a los conflictos con nuestros vecinos pasa por integrarnos
3354 lecturas

2015-11-25
Los demonios de la modernidad son bien reales
3255 lecturas

2015-11-08
Élite
5218 lecturas

2015-11-01
¿Reforma de Macetero?
3270 lecturas

2015-10-21
Sistema de AFP: Inmoral
1425 lecturas

2015-10-15
¿Década Perdida?
1232 lecturas

2015-10-08
Tranco Firme: Se ha iniciado el fin de un mal sistema de educación
3499 lecturas

2015-09-23
Septiembre
3253 lecturas

2015-09-15
Pensiones
5695 lecturas

2015-09-14
Eyzaguirre 3.0
3259 lecturas

2015-08-31
Consejo consultivo
3318 lecturas

2015-08-30
Caída del precio del cobre
3422 lecturas

2015-08-24
Presupuesto de Educación 2016
3402 lecturas

2015-08-22
Ricardo Lagos ¿Jefe opositor?
3292 lecturas

2015-08-02
Derrota
3815 lecturas

2015-07-26
Asesinato
3976 lecturas

2015-06-11
Peligro Público
3500 lecturas

2015-05-18
Erupción
3553 lecturas

2015-04-29
Informe Engel
3803 lecturas

2015-01-25
Oro y Cobre
4437 lecturas

2014-12-17
Vacas Flacas
6150 lecturas

2014-10-05
Quo Vadis
5413 lecturas

2014-09-12
Emblemático. Nunca se avanza quitándole el puesto a otro
4555 lecturas

2014-08-18
No más CAE
4629 lecturas

2014-08-04
Gratuidad 2015
3050 lecturas

2014-08-01
Algunos elementos de diseño del nuevo esquema de financiamiento y calidad de la educación
2803 lecturas

2014-07-21
Eyzaguirre
2561 lecturas

2014-07-14
Parelé
2682 lecturas

2014-07-10
Arriba las Manos (bis)
2895 lecturas

2014-07-08
TranSantiagazo
2596 lecturas

2014-06-20
AFP del Estado no resuelve el problema de fondo
3171 lecturas

2014-06-10
Reforma tributaria
2912 lecturas

2014-04-17
Rectores
3827 lecturas

2014-03-21
Condiciones mínimas de la gratuidad (III) Reconstrucción
3429 lecturas

2014-03-20
Condiciones mínimas de la gratuidad (II) Gratuidad
3534 lecturas

2014-03-18
Condiciones mínimas de la gratuidad (I) Subsidio a la Demanda ¡Estúp...!
3354 lecturas

2014-03-08
"666"
3254 lecturas

2014-03-05
Correctivos
3300 lecturas

2014-03-03
La hija del torturador
3553 lecturas

2014-02-21
La Generación del 68
3111 lecturas

2014-02-10
Ocaso de los "Hijos de Pinochet"
3358 lecturas

2014-02-05
De Generaciones: El ocaso de los "Hijos de Pinochet"
6252 lecturas

2014-01-10
Perverso: la ilusión de la capitalización individual
3610 lecturas

2014-01-03
Pronósticos: ...derrumbe de la bolsa chilena
3450 lecturas

2013-12-26
Colapso Clínico: "lease back" del Hospital de la Universidad de Chile
3824 lecturas

2013-12-01
Renacionalización de los recursos naturales: Clamor Nacional
3880 lecturas

2013-11-16
Publicidad Engañosa de Asociación de AFP
4137 lecturas

2013-11-15
AC
3200 lecturas

2013-11-04
Demagogia
3155 lecturas

2013-09-29
Maremoto
3406 lecturas

2013-09-10
Aportes miserables
3249 lecturas

2013-08-23
Las demandas de hoy y las de ayer
3406 lecturas

2013-07-08
Acoplados
3902 lecturas

2013-06-21
A Chaucha Mais Grande
3748 lecturas

2013-05-27
Apoyo a Bachelet
3585 lecturas

2013-05-24
PIB
5398 lecturas

2013-05-08
Renta y Crisis
3747 lecturas

2013-03-24
Renacionalizar
4228 lecturas

2013-03-13
Chávez y Bolívar
3601 lecturas

2013-03-12
Sur
3710 lecturas

2013-03-08
Paleteados
3515 lecturas

2013-02-09
Pichicateada
4429 lecturas

2013-02-02
Charcha
3701 lecturas

2013-01-21
Japoneses
3627 lecturas

2012-12-25
Razón de Estado
3788 lecturas

2012-12-17
La Gran Pregunta
3663 lecturas

2012-11-19
Estatizar
3959 lecturas

2012-11-05
Desafíos del Vivir Más
3640 lecturas

2012-11-02
Mal Holandés
3758 lecturas

2012-09-15
Carta abierta a Camilo Escalona
5437 lecturas

2012-08-29
Candidatura de la Izquierda
4278 lecturas

2012-08-01
Escoria
3925 lecturas

2012-07-02
Opositores a Allende
4158 lecturas

2012-05-28
Zambullón
4083 lecturas




Hay 34 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA