Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Aldo Torres Baeza : Discurso sin hegemonia o la parte animal del poder
Columnas
2015-07-21
1253 lecturas

Aldo Torres Baeza
especial para G80

Discurso sin hegemonia o la parte animal del poder

Maquiavelo llegó a la metáfora del poder encarnado en un centauro. El centauro posee dos partes, una animal y otra humana. El poder, según Maquiavelo, respondía a esa dualidad, en tanto presentaba una parte animal, simbolizada en la fuerza (la estructura de un sistema), y otra humana, simbolizada en la idea (superestructura). Gramsci tomó esta metáfora. A partir de ella, analizó la superestructura del sistema, el dispositivo ideológico que llevaría el gobernante a consentir el poder con el gobernado. De ahí nace su propio concepto de hegemonía, distinto al concepto de la Unión Soviética. Es decir: la hegemonía como la capacidad ideológica de un gobierno para hacer coincidir sus intereses con los intereses de las mayorías.

Por más de 25 años (y quizás durante toda la historia), el espacio político de este país estuvo sustentado en el funcionamiento de las instituciones. Las instituciones reemplazaron la deliberación ciudadana. La democracia, en ese sentido, era sólo el vehículo para renovar una elite que, sustentada en dicha institucionalidad, manejaba la superestructura del sistema instalando la idea del bien común. De este modo, el espacio político, en el sentido de la deliberación y dinámica del poder, fue sustituido por el funcionamiento de las instituciones. Mientras estas funcionaran, poco importaba quien ocupara el gobierno. “Hay que dejar que las instituciones funcionen”, repetía Ricardo Lagos. ¿Qué estaba diciendo en el fondo de esta afirmación?: que en las instituciones descansaba la verdad y, por sobre todo, el sentido común, entendido como el único orden posible. Antes los casos de corrupción, siempre se adujo la codicia individual. Ante las crisis de legitimad, las salidas siempre fueron institucionales, léase: acuerdos, pactos y empates. La institucionalidad jamás se erosionaba. En definitiva, había una cúpula de poder funcionando sobre instituciones estables. Por lo menos esa era la impresión generada hacia el público-elector, publico-elector que, por identidad nacional, sentía orgullo por esa capacidad de regeneración institucional. Eso hacía que, legitimado o no, el poder se sustentara en la parte humana del centauro. Funcionaban, entonces, los dispositivos ideológicos que nos enseñaban la producción de la vida. Así, la iglesia, mediadora en lo político, retenía su cuota de verdad, otra parte residía en el mercado y otra en los medios de comunicación. Podemos indagar en las características históricas que sustentaron esta estructura de poder: un sistema electoral diseñado para la estabilidad, no para la representación, un modelo de desarrollo ideado para la competencia, no para una idea de país, etcétera.

Hoy, existe la creciente sensación respecto a que esa superestructura se resquebraja. Parecen deslegitimarse  todos los dispositivos ideológicos que proponían los alcances del bien común, todas las instituciones intermedias que naturalizaban una visión de la sociedad por sobre otras. Y sin esos dispositivos ideológicos, sin la institucionalidad, un gobierno, cualquiera sea, pierde el consentimiento, la aceptación social, la hegemonía. Cae, por tanto, la parte humana del poder y sólo queda la animal, es decir: el poder como fuerza. En este sentido, podemos indagar los modos en que la Nueva Mayoría dejó de ser mayoría, decir, por ejemplo, que no supo administrar la superestructura del poder, porque no supo instalar sus posiciones políticas en un discurso general. Probablemente, la mala comunicación y falta de relato político, unido a los casos de corrupción, terminaron por hundir su proyecto político. Es probable.

Sin embargo, cuando se estudian los procesos políticos que han perdido la hegemonía, se entiende que el desplome no es de uno u otro sector político, de una u otra reforma, sino que del sistema en su conjunto. Y esto sucede por una razón simple, pero a la vez profunda: cuando cae la superestructura, cae la idea general del sistema, cae el paradigma sobre el cual se sostenían los relatos que, aunque aparentemente opuestos, se fusionaban en una idea general. Por eso, no se derrumba tal o cual intento de reforma sobre la estructura del poder, se derrumba la legitimidad que se sustentaba en la superestructura, y, jugando en las reglas de esa plataforma, es imposible no perder el equilibrio.

Ante este panorama, los relatos de fondo pueden direccionarse hacia diferentes rumbos, en búsqueda de una u otra estrategia. El arribo de la DC, por ejemplo, es la búsqueda del relato concertacionista de “lo posible”: la iglesia, los empresarios y la derecha unidos otra vez en post del crecimiento económico. El enemigo es la delincuencia y los sectores “minoritarios” que exigen cambios. He ahí el nuevo discurso hegemónico de la superestructura. Una de las características más importantes de la hegemonía es reducir las opciones de las minorías a la no viabilidad. Para Zizek, la apropiación de la hegemonía es la lucha por los conceptos no necesariamente políticos. Por ejemplo, el que consigue contemplar que su relato es el depositario del orden, y que, por consiguiente, el resto no lo son, está situando su orden por sobre el orden del otro. En esa apropiación se manifiesta la búsqueda de hegemonizar un discurso. Pero la búsqueda de la hegemonía es, ante todo, indagar en una interpretación distinta de lo cotidiano, es mirar con sospecha el discurso de la normalidad y proponer alternativas ante éste. Es, en definitiva, la búsqueda de otro sentido común, distinto al del discurso hegemónico. Por eso, ante este contexto surgen un par de preguntas: ¿qué pasa cuando la medida de lo posible no alcanza por qué ya no descansa en la hegemonía sino que en la cara animal del poder?, ¿qué pasa cuando el sentido común de la elite ya no es el sentido común de las mayorías?, ¿qué pasa cuando el centauro se queda sólo con su parte animal?...

Aldo Torres Baeza

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



68.473 lecturas en total tienen las 40 columnas de Aldo Torres Baeza con 1.712 lecturas en promedio por columna
Columnas de Aldo Torres Baeza
2016-06-20
Adios, profe
1310 lecturas

2016-04-01
Dedíquense a otra cosa
1102 lecturas

2016-03-10
Todos somos delincuentes
1205 lecturas

2015-11-25
Los frankestein de occidente
1253 lecturas

2015-09-04
El síndrome Dávalos en el alma de Chile
1578 lecturas

2015-08-24
La sociedad del miedo
1523 lecturas

2015-07-23
¿Es libre el libre mercado? El laberinto de la elite
1282 lecturas

2015-07-21
Discurso sin hegemonia o la parte animal del poder
1254 lecturas

2015-06-24
Poder político v/s poder económico: ¿Quién manda a quién?
1329 lecturas

2015-06-05
Carta abierta a cualquier astronomo de ALMA
1349 lecturas

2015-05-18
El laberinto de nuestra soledad
1287 lecturas

2015-05-09
Mar para Bolivia
1868 lecturas

2015-04-13
Adiós, Galeano... adiós, sentipensante
1405 lecturas

2015-04-06
Nuestra pobre democracia
1324 lecturas

2015-03-29
Luisa Toledo, una pena que dobla las rodillas
1474 lecturas

2015-03-24
Más política, menos políticos
1207 lecturas

2015-03-21
El síndrome Dávalos
1669 lecturas

2015-03-05
La UDI soy yo
1443 lecturas

2015-03-03
Limites planetarios
1715 lecturas

2015-01-22
De la institucionalidad de Lagos a un nuevo pacto social
1702 lecturas

2015-01-12
El (o)caso UDI
1640 lecturas

2015-01-07
Inmobiliaria pretende arrasan el último bosque que le queda a Santiago, y el poder político, una vez más, está de rodillas
1788 lecturas

2014-12-09
Chile bajo la niebla
1439 lecturas

2014-11-27
Un minuto del mundo por los 43 de México
1759 lecturas

2014-09-12
Notas sobre el terrorismo
1643 lecturas

2014-09-09
La miopía de Axel Kaiser
2119 lecturas

2014-08-22
El día en que seguí el consejo de Mafalda y me bajé del mundo
1741 lecturas

2014-08-14
“Bajen las armas, que aquí sólo hay pibes comiendo”
1881 lecturas

2014-08-07
La UDI no deberia revisar sus principios, debería desaparecer
1796 lecturas

2014-07-29
El secuestro del agua en Chile
1567 lecturas

2014-07-22
Palestina, Israel y las rarezas de este mundo
1804 lecturas

2014-06-13
La era del despilfarro
2030 lecturas

2014-05-28
La estrategia del miedo
1724 lecturas

2014-04-16
Breve diccionario de la política chilena
2272 lecturas

2014-03-24
Una política para la felicidad: del venceremos al ven-seremos
2020 lecturas

2014-03-12
La huelga de los otros
2065 lecturas

2014-03-04
Deambulantes
2574 lecturas

2014-02-25
Dicen, dijeron, que vieron al guerrillero
2218 lecturas

2014-01-31
¿Tendrá dueños el mundo?
2932 lecturas

2014-01-22
Santa Isabel, ¡¿Me conoce?!
3182 lecturas




Hay 44 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA