Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Raúl Blanchet : Enemigo al acecho. Trabajadores amenazados por fallos de la Corte Suprema
Columnas
2008-03-18
2307 lecturas

Raúl Blanchet
especial para G-80

Enemigo al acecho. Trabajadores amenazados por fallos de la Corte Suprema

La situación de miles de trabajadores del país está en riesgo. Mayor inseguridad e inestabilidad se cierne sobre su futuro producto del comportamiento de las Cortes de Apelaciones ante los requerimientos de las empresas, privadas o estatales. Pero la mayor amenaza ha surgido de diversos fallos de la Corte Suprema, los cuales reducen las posibilidades de que quienes viven de un salario, se vean efectivamente protegidos por la ley.

Los trabajadores del país enfrentan una de las peores amenazas a sus derechos: la actuación del poder judicial en su contra. Un conjunto de resoluciones y fallos judiciales en desmedro de otras tantas demandas presentadas por trabajadores de diferentes rubros y empresas o en favor de recursos elevados por distintos empleadores, configuran una marcada tendencia en varias Cortes de Apelaciones y de la propia Corte Suprema, a dirimir con esa clara inclinación.

Por algo en el balance anual realizado el pasado 31 de diciembre por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), consignó como uno de los hechos negativos de 2007, “los intentos de empresas públicas y privadas por eludir la aplicación de la ley utilizando los tribunales de justicia para obtener fallos favorables”. La central se refería en particular al caso de los trabajadores subcontratistas de Codelco, debido a que la cuprífera estatal presentó tres recursos de protección ante las Cortes de Apelaciones de Antofagasta y Copiapó, para anular lo dictaminado por la Dirección del Trabajo (Dirtrab) tras fiscalizar la situación de casi 5.000 subcontratados, en cuanto a que la empresa debía incorporarlos a su planta formalizando su contratación.

Pero no sólo en materia de subcontrato la Corte Suprema ha intervenido peligrosamente en perjuicio de los asalariados. También lo ha hecho sobre relaciones contractuales vigentes, como ocurrió en la minera El Abra (ver Recuadro), episodio en que “corrigió” incluso el derecho laboral internacional.

Subcontrato y Recursos de Protección

Los recursos de protección fueron acogidos por el tribunal de alzada de Antofagasta, pero no así por el de Copiapó.

En el caso de Antofagasta, dicha Corte de Apelaciones acogió el 12 de diciembre pasado la orden de no innovar presentada por la División Norte de Codelco, respecto a lo que había dispuesto la respectiva Dirección del Trabajo en cuanto a que cerca de 2.000 trabajadores subcontratistas que se desempeñan en Chuquicamata y Radomiro Tomic, debían ser integrados a la planta de la empresa estatal de acuerdo a lo dispuesto en la Ley de Subcontratación, vigente desde comienzos de 2007. Con la medida dictada por la corte antofagastina, fueron suspendidas también las multas aplicadas por la Dirección del Trabajo a la cuprífera nacional, debido a las violaciones cometidas por ella a la ley 20.123, que regula la subcontratación.

La minera estatal concretó la presentación de recursos de protección similares ante la Corte de Apelaciones de Valparaíso por las divisiones Andina y Ventanas, y ante el tribunal de alzada de Rancagua por la División El Teniente. Todos fueron acogidos y fallados en favor de Codelco, el último de ellos el 7 de febrero. Solamente la Corte de Apelaciones de Copiapó –por la División Salvador- apoyó lo dispuesto por la Dirección del Trabajo.

Con los fallos favorables a Codelco, quedaron sin efecto los informes entregados por los fiscalizadores del ente contralor quienes en el caso de la División El Teniente, constataron que 1.347 empleados de empresas subcontratistas de Codelco se encontraban en una situación de suministro ilegal de mano de obra y dispuso su incorporación a la planta. Según el acta de la Dirtrab, prestaban servicios bajo dependencia y subordinación de Codelco, considerándose de esta forma a la firma estatal como empleador de dichos trabajadores, por lo que esta infracción al artículo 183-A del Código del Trabajo debía ser resuelta en 15 días.

Sin embargo, el fallo de mayoría consideró que el “acto reclamado es ilegal y arbitrario y priva, perturba y amenaza los derechos constitucionalmente resguardados de los recurrentes, lo que obliga a esta corte a acoger la acción”.

En las resoluciones que dieron la razón a Codelco, los tribunales de alzada estimaron con leves matices de diferencia en la redacción que, “el acto impugnado es sin ninguna duda ilegal, porque no se limita a constatar hechos y ni aún a sancionar administrativamente por ello, sino que resuelve una cuestión jurídico contractual reservada exclusivamente a la judicatura”.

La dañina formalidad de la Suprema

El economista Hugo Fazio, ex vicepresidente del Banco Central, observó en su “Carta Económica” del 15 de julio de 2007, que las cortes de apelaciones daban respuestas diferentes a los recursos de protección presentados por las empresas para no ser obligadas a contratar trabajadores utilizados bajo el sistema de suministro de personal, según intenta normar la Ley de subcontratación. Pero precisó que “a su vez, la Corte Suprema –cuando los recursos han llegado a dicha instancia- se limita a pronunciarse sobre los procedimientos y no sobre el fondo, no determinando quién es efectivamente el empleador, manifestándose sólo sobre la facultad o no de la Dirección del Trabajo para actuar”.

La suprema se ha pronunciado en varias oportunidades, como muestran los casos de las empresas Tricot, Johnsons y la Zona Franca de Punta Arenas, que cuentan con un importante número de trabajadores, las que han recurrido de protección a los tribunales cuando la autoridad fiscalizadora ha resuelto que algunos empleados deben ser incorporados a las plantas, siguiendo los criterios de la nueva legislación vigente.

La Directora del Trabajo, Patricia Silva, informaba a El Mostrador.cl a fines de 2007, que los recursos de protección presentados por las empresas llevan a que los tribunales se vean forzados a pronunciarse sobre las formas y no el fondo de los procedimientos del organismo que encabeza, con lo que los trabajadores quedan indefensos respecto a su situación laboral y contractual. En efecto, los tribunales se pronuncian respecto a si la acción administrativa de la autoridad fue ilegal o arbitraria, y en el caso de la ley de Subcontratación, por ejemplo, los trabajadores no son beneficiados, aseguró la Directora del Trabajo.

Un caso emblemático

Tras los fallos adversos, los trabajadores subcontratistas de Codelco apelaron a la Corte Suprema, a la espera de revertir allí los dictámenes adversos, sin embargo el futuro de esa resoluciones podría contar con un pésimo precedente: el fallo de la Cuarta Sala del máximo tribunal emitido el 28 de enero pasado que aceptó la apelación a dos recursos de protección rechazados por la Corte de Apelaciones de Santiago, presentados por la Empresa Editorial Siglo XXI, propietaria legal del semanario El Siglo, órgano del Partido Comunista, cuyos trabajadores llevan más de 150 días en huelga.

El máximo tribunal acogió el libelo presentado por los propietarios de El Siglo, dejando sin efecto el pago de una multa aplicada por la Dirección del Trabajo de Santiago contra la empresa, debido a que ésta se negó a escriturar contratos a tres de sus trabajadores, medida ordenada por la fiscalizadora del ente estatal. La empresa adujo que contaban con contratos a honorarios, los que existen por casi cuatro años.

El fallo impugnó la resolución de la Dirección del Trabajo respaldada por la Corte de Apelaciones capitalina, que acogía cinco de seis objeciones de legalidad formuladas por la Comisión Negociadora del Sindicato de Trabajadores de la Sociedad Editora, Impresora y Distribuidora de Publicaciones Siglo XXI Ltda. Para tal impugnación, la Cuarta Sala consideró lo argumentado por la empresa, acerca de que un grupo de los integrantes del sindicato no eran trabajadores de ella, “en razón de prestar servicios profesionales a honorarios”.

También bajo el argumento de que estas personas no eran dependientes de la empresa, “sino que la unía a ellos una relación contractual civil”, el máximo tribunal anuló la multa impuesta por la Dirtrab, ante la no escrituración de contratos.

Corte Suprema modifica el Derecho

El economista Julián Alcayaga, director del Comité de Defensa y Recuperación del Cobre, escribió en mayo de 2007 un artículo llamando la atención sobre la actuación de la Corte Suprema en materias laborales. El profesional informó sobre un fallo de la Cuarta Sala de la Corte Suprema emitido el 13 de marzo de 2007, para dirimir un conflicto sobre gratificaciones en la Minera El Abra y el sindicato de Trabajadores. La resolución del máximo tribunal anuló una sentencia anterior de la Corte de Apelaciones de Antofagasta, favorable a los trabajadores. La Cuarta Sala dictaminó que “lo pactado entre la empresa y los trabajadores” prima sobre lo establecido por el Código del Trabajo, pues en lo hechos habría pasado sobre el inciso Segundo del Artículo 5 del citado Código, cuando ordena que “los derechos establecidos por las leyes del trabajo son irrenunciables, mientras subsista el contrato de trabajo”.

La derogación virtual del mencionado inciso se generaría cuando la Suprema, acogió el alegato de la empresa basado en una línea agregada al contrato colectivo desde 2001. En él se estableció que la gratificación se pagaría de acuerdo a la ley, es decir, 25 % de las remuneraciones con un tope de 4,75 Ingresos Mínimos Mensuales. Pero ese año se incorporó una línea que dice: “la compañía en el evento de obtener utilidades líquidas de su giro, pagará lo mismo que ya se había establecido en todos los contratos colectivos anteriores”. Sin embargo esta vez la minera alegó que no había obtenido utilidades por lo que no podría pagar gratificación. Más aún, El Abra nunca había declarado utilidades y siempre pagó la gratificación, informa Alcayaga, procedimiento que está dispuesto por la ley, pues se trata de un pago a todo evento, haya o no utilidades. Así las cosas, la Corte de Apelaciones de Antofagasta falló a favor de los trabajadores de El Abra, ordenando que se pagara la gratificación. Pero la Cuarta Sala de la Corte Suprema determinó que la empresa no debía hacerlo, pues no había obtenido utilidades, como supuestamente habrían acordado supuestamente las partes según la frase introducida el contrato colectivo en 2001, que se refiere a que aún cuando la empresa obtenga utilidades, sólo pagará lo establecido por la ley como gratificación.

Con este fallo, el máximo tribunal pasó por sobre Código del Trabajo, pero además dejó de aplicar “el principio in dubio pro operario, presente en el Derecho del Trabajo de todos los países del mundo, y que establece que ante una dificultad o duda en la interpretación de una disposición legal o de un contrato entre empleadores y trabajadores, se debe elegir siempre aquella interpretación que sea más favorable al trabajador”, escribió Alcayaga.

La Cuarta Sala deja también sin aplicación como la misma Corte Suprema lo ha declarado en numerosos fallos que “la cláusula ambigua en un contrato de trabajo debe interpretarse a favor del trabajador”.

Entre otros efectos a futuro, queda la amenazante posibilidad de que cualquier contrato entre empleador y trabajadores vulnere el Código del Trabajo y sea declarado válido por cualquier tribunal de la República, concluyó el profesional.

Raúl Blanchet Muñoz
El Siglo en Huelga

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



36.495 lecturas en total tienen las 18 columnas de Raúl Blanchet con 2.028 lecturas en promedio por columna
Columnas de Raúl Blanchet
2014-09-17
Bombas, bombazos y sistema criminal en una sociedad enferma
1295 lecturas

2014-09-01
Hasta nunca Joaquín Sabina
1227 lecturas

2014-08-06
Crónicas de un reportero y su grabadora
1037 lecturas

2014-01-30
El significado de la fuga de 1990
3325 lecturas

2014-01-24
Acerca del diferendo marítimo con Perú
1195 lecturas

2011-12-02
GOBIERNO EXPULSÓ A DESTERRADO PESE A SER AUTORIZADO A INGRESAR POR MINISTRO DE CORTE
1977 lecturas

2011-06-14
INVESTIGACIÓN SOBRE LA MUERTE DE SALVADOR ALLENDE
2131 lecturas

2011-05-21
Lo que hay tras el uso de gas lacrimógeno
1524 lecturas

2010-12-31
Crónica de combate para Humberto Vargas Calderón, ''Beto''
4001 lecturas

2010-11-01
Ofensiva contra el terrorismo
1606 lecturas

2010-07-24
Hasta siempre querido ''sovietincha''
1763 lecturas

2009-06-24
Ha partido el combatiente Manuel Leal González
3594 lecturas

2008-06-07
Listas paralelas, pactos y renuncias: El fantasma de la crisis política
1902 lecturas

2008-05-13
Estado de Derecho
1862 lecturas

2008-05-08
Aclaración a Lautaro Carmona sobre entrevista en revista Punto Final
2118 lecturas

2008-05-06
Colombia: Ola de asesinatos, ataques y hostigamiento contra dirigentes sindicales
1848 lecturas

2008-04-17
Dime con quién andas...
1782 lecturas

2008-03-18
Enemigo al acecho. Trabajadores amenazados por fallos de la Corte Suprema
2308 lecturas




Hay 19 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA