Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Sergio Grez : La izquierda chilena y las elecciones: una perspectiva hist贸rica (1882-2013) (Parte III y final)
Columnas
2015-01-15
2193 lecturas

Sergio Grez
especial para G80

La izquierda chilena y las elecciones: una perspectiva hist贸rica (1882-2013) (Parte III y final)

Epílogo de actualidad: La democracia neoliberal

La solución negociada entre los partidarios del régimen dictatorial y las cúpulas de la oposición moderada agrupadas en la Concertación de Partidos por la Democracia, coalición compuesta principalmente por la Democracia Cristiana, el PS, el PR y el Partido por la Democracia (PPD), dio origen a partir de marzo de 1990 a un sistema político que, basado en la Constitución reformada de 1980 y en el sistema binominal de elecciones parlamentarias, ha sido conceptualizado desde diferentes miradas críticas como una democracia “tutelada” y “protegida”. Sistema que garantiza la continuidad del modelo económico neoliberal impuesto por la dictadura y vacía a la democracia representativa de contenido real, al garantizar el derecho a veto al bloque parlamentario minoritario mediante el binominalismo en las elecciones de diputados y senadores65.


En este contexto, el debate en la izquierda sobre la pertinencia de la utilización de las elecciones como medio para conquistar espacios democráticos y avanzar en la conquista de derechos para los sectores populares se ha presentado como una discusión acerca de la validez y los límites de este medio de lucha en un sistema que no reúne los requisitos mínimos para garantizar una justa representación a las fuerzas contestatarias del modelo, situadas fuera de los bloques hegemónicos de la derecha clásica (Alianza por Chile) y de la Concertación de Partidos por la Democracia, que gobernó el país durante los veinte años transcurridos entre marzo de 1990 y marzo de 2010.

Las respuestas a este problema han sido muy diversas. Socialistas, radicales y otras fuerzas que participaron en el gobierno de la Unidad Popular, plenamente integrados desde fines de los 80 en la alianza con la Democracia Cristiana en la Concertación de Partidos por la Democracia, han hecho de ese bloque y de la administración con “correctivos sociales” del modelo económico heredado de la dictadura, el centro de su política. El PC, por su parte, situado como oposición de izquierda a los gobiernos de la Concertación, optó durante largos años por postular candidatos propios o en alianza con pequeñas fuerzas afines en las elecciones municipales, parlamentarias y presidenciales, apoyando, a partir de 2006 en la segunda vuelta de las presidenciales, a los candidatos del bloque concertacionista para tratar de impedir el triunfo de la derecha tradicional. Pero como el sistema electoral binominal imperante en las elecciones parlamentarias produce la marginalización de las fuerzas políticas menores que no forman parte de una coalición, desde el 2008 este partido empezó a establecer pactos de desistimiento mutuo con la Concertación en las elecciones municipales y parlamentarias66. Los resultados fueron relativamente auspiciosos para sus promotores: ese mismo año, tres comunistas fueron elegidos como alcaldes en las votaciones municipales y a partir de marzo de 2010, por primera vez desde el golpe de Estado, tres dirigentes del PC ocuparon escaños en la Cámara de Diputados.

El entendimiento entre el PC y la Concertación se profundizó durante la campaña para las elecciones municipales de octubre de 201267 y se ahondó aún más con motivo de la campaña para las elecciones parlamentarias y presidenciales de 2013. A fines de mayo de este año, el Comité Central del PC decidió apoyar en las elecciones primarias del conglomerado opositor nucleado en torno a la Concertación a la expresidenta Michelle Bachelet, sin mediar siquiera el acuerdo de un programa de gobierno68. El horizonte inspirador de esta política, desde el punto de vista oficial comunista, fue definido por la Conferencia Nacional del PC, realizada en mayo de 2012, como la búsqueda de un “Gobierno de Nuevo Tipo”, resultante de una amplia convergencia político-social, siendo algunas de sus bases programáticas la plataforma de doce puntos del candidato concertacionista democratacristiano Eduardo Frei Ruiz-Tagle, derrotado en las elecciones presidenciales de enero de 2010, más el “Manifiesto por Democracia Social Ahora”, elaborado por varias organizaciones sociales con motivo del paro de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de agosto de 201169. Del mero pacto de desistimiento mutuo con la Concertación, la dirección del PC llegó, finalmente, durante la campaña electoral de 2013, a un acuerdo programático con dicho bloque, lo que suscitó fuertes críticas en la izquierda, e, incluso, en sectores de su propia militancia y área de influencia que no logran asimilar el cambio de política de dicho partido: de severo crítico a la gestión neoliberal de la Concertación cuando esta fue gobierno, a su aliado en una coalición ampliada (“Nueva Mayoría”), con el argumento de la necesidad de combatir a la derecha y superar el neoliberalismo70. La crítica más dura desde el campo de la propia área de influencia del comunismo chileno la formuló el escritor Alejandro Lavquén, quien luego de señalar que el PC no representa a todos los comunistas sino solo a los “comunistas militantes”, sintetizó el juicio y el sentimiento de muchas personas de izquierda frente a la nueva política de la dirección de ese partido:

[...] tenemos claro, desde un análisis materialista dialéctico e histórico, que cuando una partido de Izquierda decide apoyar una candidatura con claros tintes neoliberales comete un grave error. Hoy, los actuales dirigentes del Partido Comunista, a cambio de escaños en el parlamento, han hipotecado la ideología y desafectado la identidad comunista forjada en la lucha contra la dictadura y en contra del neoliberalismo de las últimas dos décadas.

La famosa “nueva mayoría” que se invoca como panacea para apoyar a Bachelet, es solo un eslogan, una ilusión. Mientras no haya participación efectiva de las bases no habrá democracia verdadera. Hasta el más bobalicón se da cuenta que el discurso de los dirigentes de los partidos de la Concertación no se condice con su práctica diaria. Recomiendo solicitar, por ley de transparencia, los documentos de cómo han votado los proyectos de ley los parlamentarios concertacionistas en los últimos años. Desde mañana veremos a los dirigentes comunistas tratando de justificar lo injustificable y tratando de convencer al pueblo de las virtudes de la candidata; sin olvidarse claro está, de decir que quienes los criticamos le hacemos el juego a la derecha. O sea, algo así como el discurso fascista de que los comunistas nos comemos las guaguas, pero al revés. Créanme, no se les ocurrirá un argumento más inteligente71.

Las críticas a esta política desde la izquierda situada fuera de la Concertación (o de la Nueva Mayoría) no están inspiradas en una posición contraria por principios a la participación en competencias electorales que solo es preconizada por los anarquistas o algunos grupos muy pequeños, sino porque ella es considerada por estos sectores como la “legitimación” de un sistema político que no alcanza los niveles mínimos para ser considerado democrático, y por el rechazo que les provoca la alianza con el bloque que administró y consolidó durante dos décadas ese sistema y el modelo económico neoliberal. Prueba de ello es que algunas pequeñas fuerzas de izquierda han intentado desarrollar una política electoral alternativa a la de los dos bloques dominantes, excluyendo establecer alianza con alguno de ellos, aunque con resultados más bien modestos. En las elecciones a concejales del 28 de octubre de 2012, el pacto conformado por el Partido Progresista (PRO) y el Partido Ecologista Verde obtuvo 4,51% de los sufragios; el Partido Humanista, 1,86% y el Movimiento Amplio Social (MAS), 1,19%, mientras que el Partido Igualdad logró solo 0,81% de los votos. Por su parte, el subpacto del PC y la Izquierda Ciudadana, insertado en un pacto más amplio de desistimiento mutuo con la Concertación, logró un 6,42% de la votación nacional, lo que le permitió elegir cuatro alcaldes y ciento dos concejales72. En las elecciones parlamentarias de 2013, estas fuerzas de izquierda aumentaron moderadamente su caudal de votos en comparación con las municipales del año precedente: el Partido Progresista obtuvo 3,79% de los sufragios a diputados, el Partido Humanista alcanzó el 3.36% en sus candidaturas a diputado y 3,47% en senadores, mientras que el Partido Igualdad apenas 1,09% en diputados y 1,57% en senadores. Además, de la elección a la Cámara de Diputados a fines de 2013 del ex líder estudiantil Gabriel Boric (Izquierda Autónoma), única candidatura “alternativa” que logó triunfar sin alianza alguna, rompiendo, de esta manera, con el “candado” binominal. Ello sin contar con el 4,11% obtenido por el Partido Comunista en diputados y 0,14% en senadores; además del 0,10% en diputados y 3,47% en senadores del Movimiento Amplio Social, estando ambas colectividades ya integradas a la Nueva Mayoría o coalición concertacionista ampliada73.

Los debates en la izquierda sobre la pertinencia de la participación en las justas electorales se articulan con otras discusiones en curso actualmente en Chile, primordialmente en relación con la reforma del sistema electoral binominal, con el cambio de Constitución y con la necesidad de una Asamblea Constituyente como medio para alcanzar dicho cambio. La mayoría de la izquierda que está fuera de la Nueva Mayoría estima que la crisis de legitimidad de la institucionalidad política nacional ha llegado a un punto tal que solo un ejercicio democrático resultante de una Constituyente haría viable un nuevo sistema político, una “Segunda República” con alto apoyo ciudadano74. Esta posición se vio reforzada por la altísima tasa (60%) de abstención en las elecciones municipales de octubre de 2012, interpretada por la generalidad de los analistas críticos como un repudio al conjunto de la “clase política” y al sistema institucional vigente en el país, y por el porcentaje casi similar (58,02%) de abstención en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de fines de 201375.

La exigencia de una Asamblea Constituyente ha cobrado más fuerza en este contexto. Ello cuestiona la legitimidad de la institucionalidad política heredada de la dictadura y, muy particularmente, las elecciones realizadas en base al sistema binominal76.

Conclusión

La cuestión electoral continúa siendo un factor de polémica y de diferenciación de las “dos almas” que han caracterizado y tensionado a la izquierda y al movimiento popular en Chile: una tendencia a la integración en el sistema institucional a fin de aprovechar sus espacios en función del logro de ciertos objetivos económicos, políticos y sociales que, generalmente, se ha traducido en estrategias gradualistas, reformistas, de ocupación paulatina del Estado y de evolución esencialmente pacífica, versus una tendencia rupturista, renuente a la integración sistémica, a los pactos con fuerzas “burguesas”, y que en algunos momentos de la historia ha proclamado o, incluso, intentado implementar políticas de corte insurreccional. Aunque no siempre ha existido una coincidencia perfecta entre la aceptación o el rechazo de las elecciones como medio para la acumulación de fuerzas y la adscripción a estrategias más o menos proclives a la integración sistémica o a la ruptura revolucionaria, con frecuencia, quienes han puesto un énfasis particular en la actividad electoral se han inscrito en la perspectiva de las reformas graduales, la ocupación escalonada del Estado y las alianzas muy amplias (incluyendo eventualmente a la “burguesía nacional”). En contrapunto, aquellos que han percibido las elecciones como una trampa sistémica han manifestado mayor inclinación por políticas de ruptura revolucionaria y, en la mayoría de los casos, por alianzas exclusivamente populares. El debate y la pugna entre ambas posiciones siguen vigentes en el Chile actual.

Sergio Grez Toso
Dr. en Historia, académico de la Universidad de Chile.

3ª parte y final del articulo resultante de las investigaciones realizadas en el marco de los proyectos FONDECYT N°1100047 y N°1130286. Versiones preliminares de este trabajo fueron presentadas en la Jornada Juan Bosch 2012, “Elecciones y transformación política: perspectivas de presente y futuro”, organizada por la Fundación Juan Bosch, Santo Domingo, Republica Dominicana, 13 de octubre de 2012, y en el Colloque “Le modèle d’Allende et l’Amérique Latine 40 ans après, le sens d’une expérience”, organizado por el Centre d’Histoire et de Sociologie des gauches de l’Université Libre de Bruxelles, la Maison de l’Amérique Latine, le Comité́ contre l’impunité́ et pour la démocratie en Amérique Latine (CIDAL) y el Institut des Communications Sociales (IHECS), Bruselas, Bélgica, ULB, 20 de septiembre de 2013.

Leer Parte I
Leer Parte II

Notas

65 Sobre estos temas, véase entre otros: Felipe Portales, Chile: una democracia tutelada, Santiago, Editorial Sudamericana, 2000; Gregorio Angelcos y Carlos Díaz, Chile una democracia de oligarquías, Santiago, Ediciones Documentas, 2005; Moulian, Contradicciones..., op. cit., pp. 117-131.
66 Alfredo Riquelme Segovia y Marcelo Casals Araya, “El Partido Comunista de Chile y la transición interminable (1986-2009)”. En Varas, Riquelme y Casals, op. cit., pp. 351-381.
67 “20, 21 y 22 de abril 2012. Informe a la I Conferencia Nacional del Partido Comunista”, Principios s/n, Santiago, junio de 2012, pp. 18 y 19.
68 “Teillier impone tesis y PC apoya candidatura presidencial de Bachelet”, diario electrónico El Mostrador, Santiago, 25 de mayo de 2013
69 “20, 21 y 22 de abril 2012. Informe a la I Conferencia Nacional del Partido Comunista”, op. cit., pp. 17 y 18.
70 Manuel Loyola, “Reflexiones de un historiador comunista sobre el PCCh en días de decisiones”, 27 de mayo de 2013, en www.g80.cl
71 Alejandro Lavquén, “El PC y su apoyo a Bachelet”, www.g80.cl, Santiago, 26 de mayo de 2013
72 www.elecciones.gov.cl. El aparente progreso de las posiciones municipales comunistas oculta, sin embargo, un hecho fundamental: el PC bajó de 299.121 votos en 2004 a 277.895 sufragios en 2008 y a 263.204 en 2012. De modo tal que –como observa Manuel Loyola– en ocho años este partido pierde un 12% de su electorado municipal, lo que significa que los nuevos electores comunistas no logran ni siquiera reponer el decrecimiento natural de sus fuerzas producto del envejecimiento y los decesos de sus votantes. Esto imprimiría un carácter “pírrico” a los triunfos comunistas en concejalías, ya que si la tasa de abstención hubiese sido menor –por ejemplo un 40% en vez de un 60%– los resultados del PC habrían sido mucho más modestos, como lo demuestra el hecho de que numerosos concejales comunistas reelectos obtuvieron, en promedio, 30% menos de votos que en 2012. Manuel Loyola, “Las municipales y el PC ¿Y cómo andamos por casa?”, en www.xn--daoestructural-rnb.cl
73 www.wikipedia.org
74 Jaime Massardo, “Nace una nueva forma de hacer política”, Le Monde Diplomatique N°121, edición chilena, Santiago, agosto de 2011; Sergio Grez Toso, “Un nuevo amanecer de los movimientos sociales en chile”, The Clinic N°409, Santiago, 1 de septiembre de 2011.
75 A modo de ejemplo, véase el comentario del Premio Nacional de Periodismo y Director de la Radio de la Universidad de Chile, Juan Pablo Cárdenas, “El triunfo del NO más”, en www.radio.uchile.cl
76 Manifiesto por la Huelga Electoral Constituyente, 14 de mayo de 2013, en www.radiodelmar. cl. Véase también Pedro Alejandro Matta, “Chile a seis meses de las elecciones”, Movimiento Generación 80, 14 de mayo de 2013, en www.g80.cl; Foro por la Asamblea Constituyente, “Chile: un sistema político antidemocrático”, Santiago, noviembre de 2013, en: www.convergenciaconstituyente.cl


Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validaci髇) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



46.497 lecturas en total tienen las 18 columnas de Sergio Grez con 2.583 lecturas en promedio por columna
Columnas de Sergio Grez
2015-09-24
La huesera de la gloria
1713 lecturas

2015-03-16
La tragedia de Valpara铆so causas profundas y reacci贸n ciudadana
1458 lecturas

2015-01-15
La izquierda chilena y las elecciones: una perspectiva hist贸rica (1882-2013) (Parte III y final)
2194 lecturas

2015-01-12
La izquierda chilena y las elecciones: una perspectiva hist贸rica (1882-2013) (Parte II)
3007 lecturas

2015-01-08
La izquierda chilena y las elecciones: una perspectiva hist贸rica (1882-2013) (Parte I)
2885 lecturas

2014-11-03
El MIR Chileno: Balance esencial a cuarenta a帽os de la ca铆da en combate Miguel Enriquez
2631 lecturas

2014-09-11
Salvador Allende en la perspectiva hist贸rica del movimiento popular chileno
1784 lecturas

2014-04-19
Las causas profundas de la tragedia de Valpara铆so
2305 lecturas

2013-08-14
González Vera: de muchacho anarquista a hombre de izquierda*
2102 lecturas

2012-12-21
A 105 a帽os de la masacre
3550 lecturas

2012-05-18
Una historia para el presente y el futuro
2903 lecturas

2012-01-12
Chile 2012: el movimiento estudiantil en la encrucijada
4482 lecturas

2011-09-04
Un nuevo amanecer de los movimientos sociales en Chile
3244 lecturas

2010-12-27
Reacciones ante una interpelaci贸n a prop贸sito del ''caso bombas''
2757 lecturas

2010-08-20
La Huelga de Hambre de los Presos Pol铆ticos Mapuche y el pueblo de Chile
2200 lecturas

2009-12-25
La Cruzada macarthista del fiscal Ljubetic
2433 lecturas

2009-11-23
La guerra social
2411 lecturas

2009-11-05
Justicia Militar en Causas Mapuche
2438 lecturas




Hay 31 usuarios visitando www.generacion80.cl

騦timas Columnas
Vengo de un pueblo peque帽o... que se llama Til Til por V贸lker Guti茅rrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis econ贸mica, social y pol铆tica por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Juli谩n Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por 脕ngel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACI脫N EN FUSI脫N NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 A脩OS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACI脫N DEL F脥SICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA