Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Dauno Tótoro Taulis : Presentación del libro “La Breve Vida de José Huenante” de Nicolás Binder
Columnas
2013-05-14
2255 lecturas

Dauno Tótoro Taulis
especial para G80

Presentación del libro “La Breve Vida de José Huenante” de Nicolás Binder

Esta tarde, en esta sala donde nos hemos reunido para presentar el libro del periodista Nicolás Binder Igor, “La breve vida de José Huenante, historia del primer detenido desaparecido en democracia”, habiéndose hecho ya los correspondientes agradecimientos a todos los presentes, debemos destacar quienes son los ausentes. Quizás sea esta una forma de entender de mejor modo el alcance e importancia de este libro. Aquí, con excepción del autor, están ausentes todos los protagonistas del libro que nos reúne. No están aquí ni los padres ni los familiares de José Huenante para honrar su memoria; no están ni sus profesores ni sus custodios ni sus empleadores para hablarnos acerca de sus aptitudes o defectos; no están sus amigos ni sus amigas; no están los jueces ni los policías ni los investigadores ni las autoridades políticas para contarnos cómo fue que se aclaró el caso y cómo se hizo justicia. Aquí, además de quienes hemos venido, no hay nadie, porque José Huenante no existe más, o no debió haber existido nunca, porque José Huenante ha desaparecido.

Aquí sucede que se han perdido tantos y tantas, se han  perdido historias y sueños, pero también han desaparecido palabras, las palabras perdidas. De eso se trata precisamente esta alianza editorial entre el Instituto de la Comunicación y la Imagen de la Universidad de Chile y Ceibo Ediciones, en memoria y con la memoria del periodista José Carrasco Tapia: de encontrar las palabras perdidas, las palabras verdaderas.

¿Por qué esta colección y por qué es este libro el que la inaugura? Porque creemos que el periodismo se ha convertido, para muchos y en demasiados sitios, en una profesión de moda, una actividad seudoliteraria, seudoliberal, seudobohemia, con profesionales de la fachada y de la superficialidad, soldados del disimulo y de la tergiversación.

El periodista que investiga, como dice el autor argentino Horacio Verbitsky con razón, lo hace para desenmarañar, para develar, para descubrir. El periodista debe decir y mostrar aquello que alguien con más poder, con algún poder, no quiere ni que se sepa ni que se sospeche. Hemos elegido este oficio para molestar.

Si hay alguien que se moleste, que se incomode, que se delate con la circulación de este libro, “la breve vida de José Huenante”, los editores y el autor habremos cumplido una tarea urgente. Sobre todo el autor, el investigador, que ya desde las primeras páginas de su libro se ha autoimpuesto, con una sola pregunta dura y transparente, una tarea titánica. Dice Nicolás Binder y le habla directamente a José Huenante:

¿Cómo es posible que un cabro de mi ciudad y de mi misma edad pasara a la historia como el primer detenido desaparecido en democracia?

Pero la pregunta de Nicolás Binder no es retórica. Tampoco autorreferente ni descontextualizada. Ya en el título del libro y a lo largo de todo el trabajo de investigación, está presente la condición de José Huenante como detenido desaparecido. Así, Binder logra con suma claridad establecer el ininterrumpido vínculo entre el caso de Huenante y una historia de permanente horror que, también en Puerto Montt, ha marcado los rasgos de nuestro -muchas veces- maldito país. Señala Nicolás:

Fueron cientos los presos políticos en la zona. La mayoría torturados por Carabineros de Chile. Por funcionarios que vendaban a sus víctimas para después no ser reconocidos, porque en una ciudad pequeña como Puerto Montt todos se conocían. Torturadores que más tarde fueron enviados a otros destinos para nunca tener que encontrarse con sus torturados.

En la ciudad no hay nada con los nombres de las víctimas del terrorismo de Estado. Ni siquiera está marcado en el camino a Pelluco dónde fueron ejecutados. No hay murales con sus caras. No hay calles con sus apellidos. Ni siquiera una placa que reconozca al ex edificio de la PDI como centro de detención y tortura. Mucho menos en la base naval ubicada en pleno centro, ni en la antigua base aérea de la FACH en Chamiza o en el antiguo sitio del regimiento Sangra.

Todo esto y más es Puerto Montt, la ciudad donde José Huenante fue visto por última vez la madrugada del sábado 3 de septiembre de 2005, mientras era detenido por Carabineros.

A lo largo de las páginas de esta extraordinaria investigación, leemos y seguimos los pasos de Binder haciendo lo que otros no quisieron o no supieron hacer. Entrevistó a cada uno de aquellos y aquellas que tuvieran alguna relación con Huenante, familiares, amigos, pololas, conocidos, directores de escuela y de centro de reclusión de niños abandonados, empleadores, policías, jueces, abogados, políticos. Y cuando no estuvo conforme con lo anotado, volvió a entrevistar, volvió a preguntar, contrastó datos e informaciones, leyó entre líneas los informes periciales, los libros de actas, las indescifrables  bitácoras de cuarteles, las hojas de ruta de patrulleros. Binder dibujó planos y comprobó distancias, ángulos de visión, tiempos de recorrido; dedujo la ubicuidad de los testigos que desestimaban la acción criminal de los sospechosos y comprobó la fortaleza de los recuerdos de los testigos de la barbarie. Binder ató cabos sueltos y también anudó sargentos sueltos, capitanes sueltos, tenientes sueltos, jueces sueltos. Y cuando luego de tanto contrastar, comparar, cruzar información, surgió en él una especie de certeza, supo que había llegado a donde la justicia no lo había hecho.

“La mayoría de los carabineros que participaron en el operativo durante el que desapareció José fueron trasladados a distintas unidades, fuera de Puerto Montt, después que el caso Huenante reflotara el 2009”, explica Nicolás Binder. Y ahí, en ese instante en que otros se hubiesen detenido, el periodista siguió adelante:

Necesitaba hablar con ellos. No con todos, solo con dos: los funcionarios del Radio Patrullas-1372, Arnoldo Canobra y Ronnie Ibarra. Tenía que preguntarles si acaso mi suposición de que ellos eran los que habían detenido a José era correcta. Tenía que ver sus caras y preguntarles personalmente. Tal vez nunca nadie antes les había preguntado directamente si detuvieron a José Huenante.

Fue a buscar a Ibarra y a Canobra

Cuando les mencioné el motivo de mi visita, me di cuenta que por primera vez alguien fuera de su círculo cercano les preguntaba por José Huenante. Fue evidente que jamás se imaginaron el motivo de mi visita.

Me dijeron que ningún carabinero vio a José esa noche. Que recién supieron de él tiempo después, cuando vieron su foto en los diarios. Les manifesté directamente mi sospecha: que ellos detuvieron a José y lo subieron al RP-1372. Les pregunté si estaba en lo correcto. "Negativo", fue su respuesta a la pregunta que nadie nunca les había formulado.

Hemos escuchado tantas veces esa negación, ese “negativo”. Negativo, aquí no está su marido, su hijo, su madre, su hija. No, no es posible hacer tal cosa. Negativo, aquí nadie recibe coimas para aprobar tal o cual indicación. No, señores, aquí no se mueve una hoja. Negativo, nadie tiene cuentas en paraísos fiscales, nadie se hace rico ni con esto ni con aquello. No, el patrimonio fiscal no se enajena para depositar la plata en cuentas reservadas; por supuesto que lo que piden es imposible, no se puede. No tenemos mayorías absolutas, parciales ni necesarias. No se puede. No hay antecedentes que permitan asegurar eso, negativo.

Hasta que aparece un periodista o una periodista que investiga y molesta. Entonces, las negativas se tambalean, las mentiras sucumben y la verdad se asoma un poco, aunque solo sea un poco.

Dauno Tótoro
Ceibo Ediciones
Sala Ignacio Domeyko, casa Central U. de Chile / 13 mayo 2013)

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validacin) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



30.803 lecturas en total tienen las 10 columnas de Dauno Tótoro Taulis con 3.080 lecturas en promedio por columna
Columnas de Dauno Tótoro Taulis
2015-08-17
Hemos logrado instalar nuevas ideas en el mundo, a partir de nuestras propias experiencias
3128 lecturas

2015-07-23
De los viajes y los viajeros (Parte II de IV)
1663 lecturas

2015-07-09
Proyecto anillo de ciencia asociativa. La ciencia contra los dragones (Parte I de IV)
1606 lecturas

2014-12-22
Ayotzinapa y los ellos y los nadie. Acerca de la novela “Bandidos”
1656 lecturas

2014-07-29
Prólogo a la edición chilena de GAZA (Seguimos siendo humanos) de Vittorio Arrigoni
2730 lecturas

2013-09-14
Presentación de “Allende: Yo no me rendiré”
2972 lecturas

2013-09-11
El despertar de los cuervos
3060 lecturas

2013-05-14
Presentación del libro “La Breve Vida de José Huenante” de Nicolás Binder
2256 lecturas

2011-11-01
Los intransigentes (La Palabra y la Acción)
3890 lecturas

2008-07-15
María Música y el H2O
7842 lecturas




Hay 15 usuarios visitando www.generacion80.cl

ltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA