Columnas
2012-09-15
4955 lecturas

Manuel Riesco
especial para G80

Carta abierta a Camilo Escalona

Me permito escribirte en esta ocasión, no en tu calidad de Presidente del Senado, alta investidura que ciertamente me alegra y enorgullece. Quiero dirigirme a un viejo camarada, con quien hemos compartido cuatro décadas de lucha perseverante por un país mejor, buena parte del tiempo codo a codo en la misma trichera y siempre apuntando a un adversario común.

Quisiera compartir algunas reflexiones en torno a tu reciente descalificación de la demanda por una Asamblea Constituyente: "Yo no quisiera que fuera una especie de droga que nos haga olvidar los problemas políticos, que son los decisivos. O sea, que nos pongamos a fumar opio en un escenario ficticio, inexistente, de una crisis institucional que no existe," según declaraste a La Tercera el 1 de septiembre del 2012.

No puedo dejar de hacer presente que el tono de la entrevista resulta algo arrogante, y es inaceptable la mezquina e injusta sugerencia deslizada en la misma, que el binominal no se habría podido modificar ¡debido al pareo de un diputado comunista! Lo principal, sin embargo, es que me parece basada en un error de apreciación serio, que de imponerse en el seno de la oposición, puede conducir al poderoso movimiento progresista que se levanta en el país a un despeñadero.

Desde luego, tu opinión que no hay crisis institucional sino apenas un "desencanto político," a estas alturas resulta curiosa, por decir lo menos. Debes ser el único que opina eso. Desde luego, no se sabe de ningún otro político opositor que sostenga algo parecido. El movimiento social es unánime en denunciar dicha crisis. Más allá de ellos, la misma resulta bien evidente para todo el mundo.

Ascanio Cavallo, analista político que no acostumbra hacer apreciaciones tremenbundas y a veces parece más bien un poco anclado en las claves políticas de la "transición," afirma en la misma edición de La Tercera en que aparece tu entrevista referida: "el descrédito de las instituciones, los partidos y los dirigentes políticos se acerca a los bordes de una crisis de legitimidad."

Pilar Vergara, periodista de El Mercurio, en un reportaje del 2 de septiembre pasado, tras entrevistar a Longueira y a von Mühlenbrock, "CEO" en Chile de la empresa brasileña Gerdau Aza, escribe: "Confianzas en cortocircuito. La conclusión a la que uno llega luego de escuchar a estos dos protagonistas del problema es que el gran cambio social que vivimos y se siente, en realidad es un rebaraje del poder."

Bernardo Larraín, Presidente de Colbún y vocero del Grupo Matte, que acaba de suspender el proyecto HidroAysén precisamente por este motivo, ha afirmado en El Mercurio del 13 de septiembre recién pasado: "Para que el resultado sea el legítimo, es necesario que la institucionalidad tenga legitimidad. Sin embargo, esto no está ocurriendo. No se están dando equilibrios entre las empresas y la ciudadanía." Cabe subrayar que dicha falta de legitimidad ha paralizado los dos proyectos hidroeléctricos que en conjunto cubren la mitad de la demanda de las décadas venideras. Eike Batista, inversionista brasileño que impulsa el segundo de los mismos, declaró a El Mercurio del 31 de agosto: "Se está volviendo imposible invertir en Chile."

Ciertamente, quien mejor lo ha expresado es el célebre editorial del diario británico Financial Times, del 24 de agosto del 2011: "Diseñadas para salvaguardar el modelo económico y social heredado de Pinochet, su fosilización ha ahuecado las instituciones estatales de toda representatividad."

Es decir, es una situación que no da para más. Resulta imperioso encontrar una salida. Sin embargo, al revés de lo que afirmas en tu entrevista, la actual institucionalidad no permite hacerlo. Incluso, el solo cambio del binominal no parece resultar suficiente, aunque ciertamente constituye una apertura importante.

Necesariamente, por lo tanto, debe generarse una ruptura. Se pueden imaginar muchas formas en que ello puede cursar, como la aprobación de un plebiscito vinculante con iniciativa ciudadana, por ejemplo. Sin embargo, cuando se encuentre la salida, lo que resulta inevitable y ocurrirá más temprano que tarde, probablemente la misma resultará inédita.

Lo importante, sin embargo, es representar claramente a la ciudadanía la imperiosa necesidad de realizar este cambio. Ese es precisamente el contenido de la demanda por una Asamblea Constituyente: ciertamente la salida más democrática y civilizada para una situación imposible.

Lo que está en crisis no es sólo la institucionalidad, sino "el modelo económico y social heredado de la Pinochet," como dice el Financial Times. Lo esencial al respecto es renacionalizar el cobre y los recursos naturales, puesto que el monopolio sobre los mismos por parte de un puñado de grandes conglomerados rentistas, extranjeros los mayores de ellos, es la base principal de todas las distorsiones de la economía y la sociedad.

Según cifras oficiales, sólo la minería ha concentrado un tercio de las inversiones extranjeras de las últimas cuatro décadas y la mitad de las nacionales y extranjeras aprobadas para el próximo quinquenio. Representa un cuarto de las ventas de las mayores empresas que operan en el país. Sin embargo, ocupa apenas al uno coma cinco por ciento de la fuerza de trabajo asalariada. Considerando el conjunto de las ramas basadas en recursos naturales, dichas cifras suben a 61 por ciento y 72 por ciento en el caso de las inversiones y 51 por ciento de las ventas, respectivamente. Sin embargo, la ocupación de todas ellas alcanza apenas al 8,8 por ciento de la fuerza de trabajo asalariada.

Es decir, los grandes grupos inversionistas que operan en Chile no invierten en la gente, puesto que no obtienen sus ganancias del valor agregado por el trabajo de los chilenos y chilenas, sino de la renta de los recursos con que la naturaleza ha bendecido a nuestro territorio, pero que en sus manos se han convertido en una verdadera maldición.

Por esta razón, principalmente, las políticas de las últimas décadas han desprotegido la producción interna de bienes y servicios, la que se desarrolla con relativa debilidad en relación a otros países emergentes y sólo en sectores que cuentan con protección natural, como la construcción o los servicios; las grandes corporaciones rentistas que explotan los recursos naturales no necesitan protección, puesto están sentados sobre ella: según el Consejo Minero, sus empresas asociadas donde predominan las extranjeras, se han apoderado de más de !25 millones de hectáreas! ¡Solo el 2010 se apoderaron de más de un millón de hectáreas adicionales!

Esta es la causa de fondo de la precariedad del empleo, puesto que más de la mitad de la fuerza de trabajo está ocupada en comercio o servicios que producen escaso valor agregado. Por esta misma razón, se ha consentido en el desmantelamiento de la educación pública: la fuerza de trabajo importa poco para los grandes rentistas que hegemonizan la elite.

También, ciertamente, es la causa principal de la escandalosa desigualdad. No solo de aquella que se verifica al interior de la fuerza de trabajo, que es la que mide la CASEN, que también resulta más desigual que en la mayoría de los países. La desigualdad de verdad, sin embargo, es entre el 99 por ciento de la población que representa la CASEN y el uno por ciento verdaderamente rico que ni siquiera se digna responderla. Según la propia CASEN y el Banco Central, el ingreso total de las familias que responden dicha encuesta representa apenas un 40 por ciento del PIB. Ello equivalente exactamente a los ingresos del trabajo, mientras que los excedentes de explotación de las grandes empresas representan el 50 por ciento del PIB; el resto son ingresos del Estado netos de subsidios. La misma fracción de los ultra ricos consume un 27 por ciento del PIB y se nota: basta visitar las tres comunas donde vive el uno por ciento más adinerado del país.

La renacionalización de los recursos naturales resolverá de una plumada estas gigantescas distorsiones. Es el equivalente de la reforma agraria, que hace cuatro décadas barrió con las trabas que frenaban el progreso del país. Ello permitirá redirigir la economía hacia la producción de bienes y servicios, en base a la mano de obra nacional, garantizando una verdadera competencia en todos los mercados y reorientada a su vez hacia adentro de una América Latina crecientemente integrada. Junto a ello, hay que terminar con el lucro en la educación, las ISAPRE y AFP y reconstruir los grandes sistemas públicos de educación, salud, previsión y transporte, para ofrecer una adecuada seguridad y comodidad a la población. Entre otras cosas.

Esas grandes medidas no constituyen un asalto al cielo ni mucho menos. Sencillamente, se trata de corregir las distorsiones acumuladas tras cuatro décadas de extremismo neoliberal, que han favorecido principalmente a un puñado de grandes corporaciones rentistas. Permitirán el desarrollo sin trabas de la auténtica producción capitalista en el país, como ocurre en las potencias emergentes más dinámicas, con grados mucho mayores de respeto y equidad para los trabajadores: la verdadera fuente de la moderna riqueza de las naciones.

Sin embargo, no se trata de tareas sencillas. Los sectores afectados son ínfimos en número, pero hoy por hoy controlan el país a su amaño. No podemos caer nuevamente en la ingenuidad de pensar que no harán todo lo que esté a su alcance para mantener sus privilegios.

Pero es posible. Principalmente porque se trata de medidas nacionales, indispensables para que el país continúe progresando. También, porque la situación actual no da para más: ni siquiera tenemos asegurada la energía requerida para la próxima década. La abrumadora mayoría del país está de acuerdo con estas medidas, puesto que benefician a todos. Incluso a la segregada elite que hoy vive aislada y atemorizada, en un Apartheid que sabe que no puede continuar. Los auténticos empresarios capitalistas serán los principales beneficiados de nivelar la cancha para las inversiones productivas en base al trabajo calificado de los chilenos y chilenas; de hecho, las principales corporaciones rentistas que hoy explotan los recursos naturales de Chile, son extranjeras.

Ciertamente, al igual como ocurrió a lo largo de buena parte del siglo pasado, esta gran transformación solo puede ser dirigida por el Estado, conducido por una nueva coalición desarrollista, de trabajadores manuales e intelectuales, empresarios grandes, medianos y pequeños y funcionarios, civiles y militares. También los trabajadores independientes, pescadores y campesinos. Estos últimos hoy por hoy se han visto reducidos significativamente en número y se identifican en medida no menor con las comunidades de pueblos originarios, que ven amenazadas su tierra y su agua y contaminado hasta el aire que respiran, por la voracidad de las grandes corporaciones rentistas.

Al igual que ha venido ocurriendo con todos los grandes avances de nuestra sociedad a lo largo del pasado siglo, una transformación de esta magnitud solo resulta posible en el marco de una renovada participación masiva de la ciudadanía en los asuntos políticos. Felizmente, es bien evidente que ello está sucediendo nuevamente, a pesar que hasta hace poco, muchos daban por clausurada la marcha de la historia, pensando y ensoñando - a ellos si se aplica tu frase del opio -, que la calma chicha en que transcurrieron las dos últimas décadas iba a durar para siempre.

Esto lo conocemos bien, porque hemos sido actores en los últimos grandes ciclos de auge de la movilización popular: el que se extendió desde la segunda mitad de los años1960 y hasta 1973, que hizo posibles las grandes e irreversibles transformaciones progresistas de los gobiernos de los Presidentes Frei Montalva y Allende. También en aquel que en el curso de los años 1980 permitió terminar con la dictadura; imagino que sonríes con socarronería cuando algunos afirman hoy que esto último se debió a la creatividad de algunos publicistas. En mi caso, como soy más viejo que tú, recuerdo haber presenciado cuando niño el estallido del 2 de abril de 1957, que abrió paso a la derogación de la Ley Maldita y a la cédula única que terminó con el cohecho electoral de los latifundistas.

Aprendimos asimismo, que cuando la movilización va al alza, hay que adecuar las consignas, adelantándolas para que se encuentren con el movimiento de masas en ascenso. Es precisamente lo que hicimos en años recientes, al proponer en la campaña presidencial de Jorge Arrate, la reconstrucción del sistema nacional de educación pública gratuita; al cabo de poco tiempo, los estudiantes y la comunidad educacional recogieron esa justa consigna y orientaron su movilización tras ese objetivo.

El peor error en estas situaciones, consiste en quedarse atrás del movimiento en alza; sencillamente, ello significa que este último nos pasaría por encima. Es lo que Lenin - quién precisamente descubrió estos grandes ciclos de actividad política de las masas, como bien aprendimos en las escuelas de cuadros a las que asistimos en nuestra juventud- denominó "cretinismo parlamentario," aludiendo a los políticos que pretenden seguir actuando en los momentos de auge igual como lo hacían en los largos y exasperantes períodos de calma chicha, durante los cuales la política se ve reducida a la manida "medida de lo posible" de los consensos en los corredores parlamentarios.

También aprendimos - dolorosamente, tanto a principios de los años 1970 como luego a fines de los años 1980 - que estos grandes ciclos de actividad política masiva no duran para siempre; menos mal, puesto que a la larga resultan bastante agotadores. Cumplidos sus objetivos principales, la gente común y corriente, cuya fuerza colectiva de millones los hacen posible en primer lugar, se cansan del inevitable caos en que transcurren y añoran que se restablezca el orden para poder regresar a sus asuntos cotidianos.

La joven generación de socialistas de la cual formas parte, se grabó a fuego el gran error de 1973, cuando la dirección de tu partido promovía frívolamente "avanzar sin transar," sin percatarse que el gran ciclo de movilización popular había empezado a declinar, al menos desde marzo de ese año. La generación de comunistas de la cual yo formo parte, aprendimos la misma dolorosa lección a fines de los años 1980, cuando pretendimos seguir impulsando "a pulso" el derrocamiento de la dictadura, sin parar mientes que la gran ola de protestas populares había empezado a declinar desde mediados de 1986. En ambas situaciones, los principales objetivos de ambos movimientos se habían ya cumplido: se habían completado la nacionalización del cobre y la reforma agraria en el primer caso y Pinochet había entregado la oreja para la salida plebiscitaria en el segundo. En ambos casos, fuimos víctimas de una suerte de "cretinismo parlamentario al revés."

Precisamente porque aprendimos juntos todas estas cosas a lo largo de todos estos años, es que te escribo esta carta: Tus declaraciones recientes parecen indicar que no aprecias la situación que se vive con realismo. Pareces tener una sola idea en la cabeza: ganar las próximas elecciones presidenciales y asegurar la gobernabilidad del segundo mandato de la Presidenta Bachelet. En pos de ese objetivo ¡todo!

Ciertamente, concuerdo plenamente en la necesidad de ganar las próximas elecciones presidenciales y obtener la mayor representación parlamentaria que resulte posible. Asimismo, será necesario garantizar la gobernabilidad del gobierno de Bachelet. Lo primero parece bastante asegurado, porque la gente votará por Michele para poner término al gobierno de la derecha, tal como votó por Piñera para poner término a los gobiernos de la Concertación. Así de sencillo. De ahí se verá.

Sin embargo, lo más probable es que lo segundo e incluso quizás lo primero, solo resulte posible poniéndose a la cabeza del movimiento ciudadano en alza. En parte, es lo que hizo la Presidenta con los Pingüinos. No se opuso al movimiento, como lo habían hecho los gobiernos precedentes con las importantes movilizaciones del profesorado. Por el contrario, se apoyó en los Pingüinos para poner en jaque a la LOCE. Luego la movilización se tomó un respiro, como siempre ocurre y la cosa terminó levantando las manos al cielo con impotencia en el "gran acuerdo nacional," que en definitiva canalizó los importante recursos obtenidos por los pingüinos ¡hacia la educación privada!

Lo más probable es que el futuro gobierno de Bachelet desate una importante movilización popular. Hasta ahora solo han entrado a la pelea los sectores medios, pero ello no significa que el pueblo ya esté arreglado, como ilusamente ha planteado el expresidente Lagos. Muy por el contrario, el descontento popular es explosivo, solo que nunca empiezan la pelea, esperan pacientemente al momento preciso para lanzarse al ruedo, porque saben que al final pagan los platos rotos.

Para asegurarse la conducción de dicho movimiento hay que hacer ahora lo mismo que hizo la Unidad Popular: levantar un programa decidido, que diga claramente lo que hay que hacer. Luego, hay que avanzar apoyándose en la movilización en alza, con cautela para no quedar en el vacío, con paciencia para no precipitarse, pero con toda decisión en la medida que las condiciones para avanzar vayan madurando.

Luego, asegurarse de estar muy atentos al momento en que la movilización empiece a declinar, para restablecer el orden y consolidar lo avanzado, antes que la inevitable reacción asuma este desagradable papel. Esto último es lo que no hicimos con Allende.

Acá es donde entra la demanda de una Asamblea Constituyente. Ésta debe ser la consigna central de la campaña de Bachelet. Al mismo tiempo, hay que decir que no vamos a poder lograrla si no obtenemos una mayoría importante en el parlamento y/o la movilización social no irrumpe para exigirla.

Si el gobierno de Bachelet no se propone actuar de este modo, corre el riesgo que le pase lo mismo que al gobierno de Kerensky en el ejemplo clásico: ser sobrepasada absolutamente por los acontecimientos. Éstos, por otra parte, seguirían un curso impredecible al no tener adelante una fuerza política experimentada, capaz de conducirlo.

Su segundo gobierno sería un desastre. Sencillamente no podría gobernar y podría terminar muy mal, como el gobierno de De la Rúa en Argentina o los socialistas en Grecia o España: en la impotencia total. ¡Una suerte de madrugada del 27 de febrero extendida a los cuatro años de gobierno!

Estoy seguro que eso sería lo último que desearías para ella y para el país. Por este motivo, te sugiero consideres revisar tu posición respecto de la justa consigna de la Asamblea Constituyente.

Te saluda con un abrazo fraternal,

Manuel Riesco

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validación) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



1.531.403 lecturas en total tienen las 500 columnas de Manuel Riesco con 3.063 lecturas en promedio por columna
Columnas de Manuel Riesco
2017-08-10
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria
857 lecturas

2017-08-02
Vueltas de la vida
848 lecturas

2017-07-25
Superexplotación
352 lecturas

2016-08-12
Apurando el Tranco
3849 lecturas

2016-08-02
Correligionarios del Ministro Secretario General de la Presidencia
2749 lecturas

2016-07-17
Tergiversación del ministro Valdes
2197 lecturas

2016-06-24
Recesión Valdés - Vergara
2154 lecturas

2016-06-20
Uber
2098 lecturas

2016-06-09
Rechazo: total y decidido al proyecto de reforma de educación superior
2181 lecturas

2016-05-25
Paso atrás... el gobierno aparece cansado y su ímpetu reformista frenado casi del todo
2182 lecturas

2016-05-19
Clase Obrera... diez millones de chilenos
2218 lecturas

2016-05-12
Extremos: ola de descontento popular viene reventando desde el sur
2286 lecturas

2016-05-05
Autoexilio de uno de los “Hijos de Pinochet”
2200 lecturas

2016-04-26
Aylwin... equivocó de bando en el momento trágico que marcará su rol en la historia
2117 lecturas

2016-04-20
Cojonudo: Ojalá, las vacas flacas no duren tres décadas
1977 lecturas

2016-04-14
Vendrán nuevas ventoleras y marejadas
2023 lecturas

2016-04-06
CAE: Trampitas contables y pillerías políticas
2250 lecturas

2016-03-29
TranSantiagazo
927 lecturas

2016-03-10
Espejismo del acuerdo de CORFO y Rockwood Litio
2524 lecturas

2016-02-10
¿Ocurrió? El gran derretimiento del “Modelo chileno”
891 lecturas

2016-01-21
Ocaso de los "Hijos de Pinochet". A mitad del segundo mandato de la Presidenta Bachelet (1 de 3)
2498 lecturas

2016-01-16
Indignación ante limitaciones de la gratuidad
2481 lecturas

2016-01-06
Año Nuevo desencuentro nuevo en la Nueva Mayoría
2255 lecturas

2016-01-04
Ahora se viene el tiempo de cambiar este modelo
2481 lecturas

2015-12-23
Balance Navideño
2147 lecturas

2015-12-15
¡La Gratuidad Va!
2438 lecturas

2015-12-03
La solución a los conflictos con nuestros vecinos pasa por integrarnos
2366 lecturas

2015-11-25
Los demonios de la modernidad son bien reales
2260 lecturas

2015-11-08
Élite
2297 lecturas

2015-11-01
¿Reforma de Macetero?
2291 lecturas

2015-10-21
Sistema de AFP: Inmoral
1096 lecturas

2015-10-15
¿Década Perdida?
909 lecturas

2015-10-08
Tranco Firme: Se ha iniciado el fin de un mal sistema de educación
2526 lecturas

2015-09-23
Septiembre
2279 lecturas

2015-09-15
Pensiones
2757 lecturas

2015-09-14
Eyzaguirre 3.0
2302 lecturas

2015-08-31
Consejo consultivo
2332 lecturas

2015-08-30
Caída del precio del cobre
2430 lecturas

2015-08-24
Presupuesto de Educación 2016
2450 lecturas

2015-08-22
Ricardo Lagos ¿Jefe opositor?
2355 lecturas

2015-08-02
Derrota
2898 lecturas

2015-07-26
Asesinato
3020 lecturas

2015-06-11
Peligro Público
2526 lecturas

2015-05-18
Erupción
2624 lecturas

2015-04-29
Informe Engel
2843 lecturas

2015-01-25
Oro y Cobre
3458 lecturas

2014-12-17
Vacas Flacas
5050 lecturas

2014-10-05
Quo Vadis
4404 lecturas

2014-09-12
Emblemático. Nunca se avanza quitándole el puesto a otro
3575 lecturas

2014-08-18
No más CAE
3653 lecturas

2014-08-04
Gratuidad 2015
2740 lecturas

2014-08-01
Algunos elementos de diseño del nuevo esquema de financiamiento y calidad de la educación
2459 lecturas

2014-07-21
Eyzaguirre
2269 lecturas

2014-07-14
Parelé
2330 lecturas

2014-07-10
Arriba las Manos (bis)
2583 lecturas

2014-07-08
TranSantiagazo
2264 lecturas

2014-06-20
AFP del Estado no resuelve el problema de fondo
2836 lecturas

2014-06-10
Reforma tributaria
2579 lecturas

2014-04-17
Rectores
3486 lecturas

2014-03-21
Condiciones mínimas de la gratuidad (III) Reconstrucción
3107 lecturas

2014-03-20
Condiciones mínimas de la gratuidad (II) Gratuidad
3089 lecturas

2014-03-18
Condiciones mínimas de la gratuidad (I) Subsidio a la Demanda ¡Estúp...!
3063 lecturas

2014-03-08
"666"
2887 lecturas

2014-03-05
Correctivos
2995 lecturas

2014-03-03
La hija del torturador
3248 lecturas

2014-02-21
La Generación del 68
2810 lecturas

2014-02-10
Ocaso de los "Hijos de Pinochet"
3044 lecturas

2014-02-05
De Generaciones: El ocaso de los "Hijos de Pinochet"
5770 lecturas

2014-01-10
Perverso: la ilusión de la capitalización individual
3297 lecturas

2014-01-03
Pronósticos: ...derrumbe de la bolsa chilena
3164 lecturas

2013-12-26
Colapso Clínico: "lease back" del Hospital de la Universidad de Chile
3512 lecturas

2013-12-01
Renacionalización de los recursos naturales: Clamor Nacional
3335 lecturas

2013-11-16
Publicidad Engañosa de Asociación de AFP
3845 lecturas

2013-11-15
AC
2801 lecturas

2013-11-04
Demagogia
2853 lecturas

2013-09-29
Maremoto
3079 lecturas

2013-09-10
Aportes miserables
2926 lecturas

2013-08-23
Las demandas de hoy y las de ayer
3095 lecturas

2013-07-08
Acoplados
3571 lecturas

2013-06-21
A Chaucha Mais Grande
3417 lecturas

2013-05-27
Apoyo a Bachelet
3211 lecturas

2013-05-24
PIB
5001 lecturas

2013-05-08
Renta y Crisis
3391 lecturas

2013-03-24
Renacionalizar
3862 lecturas

2013-03-13
Chávez y Bolívar
3250 lecturas

2013-03-12
Sur
3337 lecturas

2013-03-08
Paleteados
3188 lecturas

2013-02-09
Pichicateada
4058 lecturas

2013-02-02
Charcha
3404 lecturas

2013-01-21
Japoneses
3307 lecturas

2012-12-25
Razón de Estado
3441 lecturas

2012-12-17
La Gran Pregunta
3362 lecturas

2012-11-19
Estatizar
3642 lecturas

2012-11-05
Desafíos del Vivir Más
3312 lecturas

2012-11-02
Mal Holandés
3400 lecturas

2012-09-15
Carta abierta a Camilo Escalona
4956 lecturas

2012-08-29
Candidatura de la Izquierda
3938 lecturas

2012-08-01
Escoria
3614 lecturas

2012-07-02
Opositores a Allende
3833 lecturas

2012-05-28
Zambullón
3776 lecturas




Hay 27 usuarios visitando www.generacion80.cl

òltimas Columnas
Vengo de un pueblo pequeño... que se llama Til Til por Vólker Gutiérrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis económica, social y política por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Julián Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por Ángel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACIÓN EN FUSIÓN NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 AÑOS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACIÓN DEL FÍSICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA