Deprecated: mysql_connect(): The mysql extension is deprecated and will be removed in the future: use mysqli or PDO instead in /home/g80cl/public_html/Connections/conexportal.php on line 9
Columna G80: Sergio Grez : Un nuevo amanecer de los movimientos sociales en Chile
Columnas
2011-09-04
3244 lecturas

Sergio Grez
especial para G80

Un nuevo amanecer de los movimientos sociales en Chile

El año 2011 quedará inscrito en la historia de Chile como el de un nuevo despertar de los movimientos sociales después de más de dos décadas de aletargamiento debido a la combinación de la acción “natural” del modelo económico neoliberal, del recuerdo del régimen de terror de la dictadura, de las trabas y cortapisas legales e institucionales para la expresión de las demandas sociales, de la virtual dictadura mediática impuesta por un puñado de grupos económicos y de poder, además del control y cooptación de estos movimientos ejercidos durante largo tiempo por los gobiernos de la Concertación y sus partidos.

En lo que va corrido de este año, los movimientos sociales en Chile se han sucedido con insólita rapidez, masividad y persistencia. En apretada e incompleta síntesis habría que mencionar la protesta regional de Magallanes, las movilizaciones contra el megaproyecto de HidroAysén, las marchas por los derechos de la diversidad sexual, los paros comunales de Calama, la protesta de Arica, las huelgas de los trabajadores del cobre (estatales y privados), los paros de los empleados fiscales, sin olvidar la persistente lucha de los mapuches por la recuperación de sus tierras y la reconquista de su autonomía y libertad. Pero, sin duda, el más masivo y de mayores efectos sociales, culturales y políticos, ha sido el movimiento por la educación pública cuya columna vertebral y principal componente son los estudiantes.

Tal vez la principal virtud de este movimiento –aparte la de poner en la agenda política con tremenda fuerza la cuestión educacional- ha sido su aporte a la repolitización de la sociedad chilena, potenciando la reactivación de otros sectores y cuestionando certezas, valores, normas, instituciones y formas de hacer las cosas que parecían haber adquirido características “naturales” para millones de ciudadanos sometidos a la hegemonía ideológica del neoliberalismo. Hasta hace unos cuantos meses solo una minoría de chilenos cuestionaba seriamente el lucro en la educación y el rol subsidiario del Estado. Hoy son millones los que exigen junto a los estudiantes una educación estatal gratuita, laica, democrática, igualitaria y de calidad. El cambio ha sido radical. Igualmente, hasta hace poco, plantear demandas como el plebiscito para zanjar disyuntivas de gran interés ciudadano, la renacionalización del cobre y una reforma tributaria para financiar la solución de los más acuciantes problemas sociales, además de la convocatoria a una Asamblea Constituyente para que por primera vez en su historia los pueblos de Chile ejerzan su soberanía, eran sueños de izquierdistas impenitentes, sin gran eco social. Hoy son temas ineludibles y hasta la “clase política”, que ha pretendido monopolizar la representación ciudadana en las últimas décadas, debe, muy a contrapelo de sus naturales inclinaciones e intereses, tomarlas en cuenta para rebatirlas o simular acuerdo con ellas para mejor contener las exigencias provenientes de la sociedad civil.

Asistimos, tal como lo han señalado diversos analistas, a un colapso del acuerdo de gobernabilidad suscrito entre los partidarios de la dictadura y sus opositores moderados en la segunda mitad de la década 1980, pero también a una crisis de legitimidad del modelo económico neoliberal y del sistema de democracia restringida, tutelada y de baja intensidad administrado por dichas fuerzas desde 1990. Al mismo tiempo se extiende el cuestionamiento a las viejas formas “delegadas” de hacer política a través de representaciones institucionales divorciadas de las bases sociales, altamente centralizadas y jerárquicas. En su lugar, los jóvenes y otros actores sociales han venido construyendo desde hace años formas más democráticas y horizontales, como los colectivos sociopolíticos, las asambleas territoriales y locales y las coordinaciones sectoriales, regionales y nacionales de colectivos y organizaciones sociales cuyas políticas y decisiones se toman colectivamente y en las que no es extraño que los dirigentes y voceros sean removidos por sus bases si estas lo estiman conveniente. El sistema político binominal, la elitización de la política “profesional” y los abusos de la “clase política”, han engendrado sus propios sepultureros: una ciudadanía popular y de clases medias crecientemente empoderada. La crisis del sistema es profunda aunque aún no es “terminal”.

¿Qué falta para que la democracia de baja intensidad y el extremista modelo neoliberal chileno sean desalojados del escenario histórico?

Varios elementos. Los más importantes e inmediatos parecen ser los siguientes.

En primer lugar, que los trabajadores en tanto tales (y no solo como pobladores, consumidores, padres o apoderados) entren decididamente en la lucha por sus propios derechos, con los mismos grados de autonomía, radicalidad y sagacidad política demostrados hasta ahora por el movimiento estudiantil. Ellos son y seguirán siendo el elemento decisivo, como lo es la infantería en la guerra, considerada tradicionalmente como la “reina de las batallas”.

En segundo término, es indispensable que los movimientos sociales (no solo el estudiantil) sean capaces de elaborar sus propias propuestas políticas y de tender lazos solidarios entre sí para formar un frente común ante sus adversarios. Esos movimientos deben buscar sus puntos de acuerdo para construir plataformas unitarias consensuadas democráticamente. Pero también es imprescindible que se doten de sus propias representaciones en la esfera política. El profundo desprestigio que envuelve al duopolio de la “transición chilena” (la Concertación y la Derecha clásica) ofrece una oportunidad como pocas veces se ha visto en la historia de este país para que los movimientos sociales se auto representen políticamente y sean, por primera vez, los actores principales de la refundación de las bases políticas que la sociedad requiere so pena de deslizarse hacia callejones sin salida de sucesivos estallidos sociales sin capacidad de construir alternativas viables. La anomia política es un mal que suele acechar a los movimientos sociales si estos no están en condiciones de orientarse más allá de sus reivindicaciones sectoriales o corporativas, y esa anomia es también un peligro que está rondando a la sociedad chilena.

La convocatoria a una Asamblea Constituyente en la cual los representantes de los movimientos sociales sean la fuerza principal, debería ser el horizonte político para la refundación de una segunda República, que deje atrás la soberanía delegada y esencialmente nominal que ha imperado durante doscientos años, sustituyéndola por la soberanía efectiva de los pueblos que viven en este Estado nación. El plebiscito sobre la educación puede ser un hito importante en ese camino hacia la soberanía popular.

Sergio Grez Toso
The Clinic, Nº 409, 1 de septiembre de 2011
El autor y la revista autorizan su difusión

Comenta con ayuda de Facebook(*) (Habilitado el 11 de diciembre del 2009): ¡OJO! Se puede comentar escribiendo un mail (no se muestra es solo para validaci髇) o con cuenta de Facebook.


(*)Algunas versiones de Internet Explorer bloquean esta herramienta social, sugerimos navegar con Firefox, Safari, Opera, Chrome u otro navegador web para hacer y leer los comentarios



46.502 lecturas en total tienen las 18 columnas de Sergio Grez con 2.583 lecturas en promedio por columna
Columnas de Sergio Grez
2015-09-24
La huesera de la gloria
1713 lecturas

2015-03-16
La tragedia de Valpara铆so causas profundas y reacci贸n ciudadana
1458 lecturas

2015-01-15
La izquierda chilena y las elecciones: una perspectiva hist贸rica (1882-2013) (Parte III y final)
2194 lecturas

2015-01-12
La izquierda chilena y las elecciones: una perspectiva hist贸rica (1882-2013) (Parte II)
3008 lecturas

2015-01-08
La izquierda chilena y las elecciones: una perspectiva hist贸rica (1882-2013) (Parte I)
2885 lecturas

2014-11-03
El MIR Chileno: Balance esencial a cuarenta a帽os de la ca铆da en combate Miguel Enriquez
2631 lecturas

2014-09-11
Salvador Allende en la perspectiva hist贸rica del movimiento popular chileno
1784 lecturas

2014-04-19
Las causas profundas de la tragedia de Valpara铆so
2305 lecturas

2013-08-14
González Vera: de muchacho anarquista a hombre de izquierda*
2102 lecturas

2012-12-21
A 105 a帽os de la masacre
3550 lecturas

2012-05-18
Una historia para el presente y el futuro
2903 lecturas

2012-01-12
Chile 2012: el movimiento estudiantil en la encrucijada
4482 lecturas

2011-09-04
Un nuevo amanecer de los movimientos sociales en Chile
3245 lecturas

2010-12-27
Reacciones ante una interpelaci贸n a prop贸sito del ''caso bombas''
2757 lecturas

2010-08-20
La Huelga de Hambre de los Presos Pol铆ticos Mapuche y el pueblo de Chile
2201 lecturas

2009-12-25
La Cruzada macarthista del fiscal Ljubetic
2434 lecturas

2009-11-23
La guerra social
2412 lecturas

2009-11-05
Justicia Militar en Causas Mapuche
2438 lecturas




Hay 22 usuarios visitando www.generacion80.cl

騦timas Columnas
Vengo de un pueblo peque帽o... que se llama Til Til por V贸lker Guti茅rrez
Tierra: medio siglo de la Ley de Reforma Agraria por Manuel Riesco
2016, Venezuela en la encrucijada. La grave crisis econ贸mica, social y pol铆tica por Orlando Caputo
La Codelco de Eduardo Engel por Juli谩n Alcayaga
Venezuela: crisis para todo uso por 脕ngel Saldomando
Otras noticias
2017-08-01
LUN DESTACA INVESTIGACI脫N EN FUSI脫N NUCLEAR DE LA CChEN
2017-07-27
CONMEMORAN LOS 50 A脩OS DE LA TOMA DE LA UC
2017-07-26
OFICIALIZAN LA POSTULACI脫N DEL F脥SICO LEOPOLDO SOTO NORAMBUENA